Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Vinculan el petrolão con la última campaña de Chávez

Los publicistas de Dilma, detenidos el martes, revelaron que la poderosa constructora Odebrecht aportó fondos sin declarar al líder venezolano

SEGUIR
LA NACION
Viernes 26 de febrero de 2016
0

RÍO DE JANEIRO.- Con sus primeras declaraciones ante la justicia, los estrategas de la campaña del miedo para la reelección de Dilma Rousseff ya están haciendo temblar a varios políticos y empresarios, tanto dentro como fuera de Brasil.

Detenidos el martes por su presunta participación en el esquema de corrupción de Petrobras, los publicistas João Santana y Mónica Moura afirmaron que su asesoramiento para el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez fue pagado en parte por la poderosa constructora Odebrecht con fondos no contabilizados en una cuenta en Suiza.

El testimonio que brindaron en Curitiba se filtró anoche a la prensa. Moura señaló que en 2011 la pareja propietaria de la consultora Polis Propaganda e Marketing empezó a trabajar en la campaña para la última reelección de Chávez, y que debido a que muchos donantes tenían dificultades para hacer sus contribuciones "fue orientada a buscar a Fernando Miggliacio, ejecutivo de Odebrecht en Brasil, que colaboraría con el costeo de parte de la campaña".

Según ella, la campaña venezolana costó unos 35 millones de dólares, y a través de una cuenta offshore con el nombre ficticio de la empresa Klienfeld, Odebrecht aportó unos tres millones de dólares que nunca fueron declarados ni en Venezuela ni en Brasil.

Según los fiscales que investigan el escándalo de corrupción del petrolão, en el que Odebrecht está acusada junto a varias otras constructoras de haber sobornado a directivos de Petrobras y políticos oficialistas a cambio de contratos con la petrolera estatal, Miggliacio era el encargado de pagar las coimas en el exterior. Entre los nombres de políticos que surgieron de las pesquisas están el del presidente peruano, Ollanta Humala, y el del ex ministro de Transportes de la Argentina Ricardo Jaime.

Miggliacio fue detenido la semana pasada por las autoridades suizas en Ginebra, cuando intentaba cerrar cuentas bancarias allí y transferir los fondos a otros países. El juez federal en Curitiba Sergio Moro, que lleva adelante el petrolão, ya adelantó que pedirá su extradición.

Odebrecht señaló que no tuvo acceso a las declaraciones de Moura y que por eso no haría comentarios.

Ante la justicia, la esposa de Santana reconoció que la pareja recibía los pagos por todos sus trabajos en el exterior -incluidos los hechos en la Argentina- en una cuenta en el banco suizo Heritage a nombre de la empresa offshore Shellbill. Indicó que la cuenta había sido abierta por su marido en 1998 a través de un representante en Uruguay, para recibir el pago por el asesoramiento en la campaña del gobernador de la provincia de Córdoba, José Manuel de la Sota (unos 70.000 dólares, especificó luego su abogado). Aquel marcó el inicio de los trabajos internacionales de Polis Propaganda e Marketing, que se convirtió en una de las principales consultoras de imagen política de América latina.

Entre sus clientes se cuentan, además de los brasileños Dilma Rousseff (en 2010 y 2014) y Luiz Inacio Lula da Silva (2006), los presidentes venezolanos Hugo Chávez y Nicolás Maduro; el salvadoreño Mauricio Funes; el dominicano Danilo Medina; el angoleño José Eduardo dos Santos, y el argentino Eduardo Duhalde. El año pasado, el ex gobernador de Buenos Aires Daniel Scioli consideró contratar a Polis para la campaña de cara al ballottage contra Mauricio Macri, pero Santana se excusó por estar trabajando en la reelección de Medina.

Tras las primeras comprometedoras declaraciones de Moura, su abogado, Fabio Tofic, aclaró a la prensa que todas las campañas electorales brasileñas fueron pagadas en Brasil y sus ingresos, notificados al fisco. Agregó que el único crimen de la pareja habría sido mantener valores no declarados en el exterior, y que esperaban la aprobación de una ley de repatriación de fondos para transparentarlos.

"No hay ningún brasileño preso por mantener cuentas en el exterior. Los recursos que recibieron eran lícitos, por trabajos que ellos prestaron en campañas políticas", afirmó Tofic, y trató de despegar a Santana de toda la ingeniería contable de la consultora.

Allanan una siderúrgica

Como parte de una investigación sobre evasión fiscal, la policía brasileña allanó ayer varias oficinas de la poderosa compañía siderúrgica Gerdau, y 22 personas -entre ellas André Gerdau, el presidente- fueron llevadas a declarar. Se trató de otra fase de la Operación Zelotes, que busca desentramar una red de sobornos de empresas a funcionarios para no pagar impuestos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas