Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La difícil ecuación de la Conmebol

SEGUIR
LA NACION
Viernes 26 de febrero de 2016
0

ZURICH - Cuando Alejandro Domínguez, el nuevo presidente de la Conmebol, admite haber analizado los riesgos de anunciar públicamente el apoyo en bloque a Gianni Infantino, sabe bien de que está hablando. "No tenemos miedo. No vemos por qué ese riesgo nos lleve a sentir miedo".

Perfecto, aunque sería más que comprensible que él y sus compañeros lo tuvieran. Sudamérica es un gigante en el fútbol y un enano político cada vez que llega el momento de elegir presidente. ¿Europa? Tiene 53 votos. ¿Africa? Uno más, 54. ¿Asia? Son 46. ¿La Concacaf? Suman 35. ¿La Conmebol? Apenas diez, uno menos que los 11 de Oceanía. Sin candidato propio y golpeada por ser prolífica tierra de dirigentes corruptos que contribuyeron decisivamente a la gigantesca crisis de la FIFA, la Conmebol debe medir muy bien sus pasos. Tan consciente es de eso, que ayer se reunió durante ocho horas para escuchar a cuatro de los cinco candidatos presidenciales y debatir qué hacer.

El fútbol sudamericano llegó dividido al día previo a la elección. El brasileño Fernando Sarney, nieto de senador e hijo de presidente, quería revisar lo acordado el mes pasado en Asunción. En su opinión, votar a Infantino era (¿es?) un riesgo innecesario, sobre todo porque es altamente improbable que la primera vuelta determine un presidente. Ni Infantino ni el jeque Salman tienen los votos para sumar dos tercios. Así, las teorías y las propuestas comenzaron a fluir por los pasillos, los ascensores, las salas de reuniones y las barras de bar de los hoteles de Zurich. ¿Por qué no dividir a la Conmebol entre los dos principales candidatos y así no significarse? O, mejor aún: ¿por qué no votar a alguien tan comprometido y apasionado como Jerome Champagne? "¡Libérense de la UEFA!", les imploró el ex diplomático francés. Votándolo, Sudamérica quedaba bien con su conciencia, no se comprometía con nadie y observaba todo desde un cuidadoso segundo plano. Tras la primera votación estaría claro hacia dónde hay que dirigirse. Si no, siempre se puede apelar a una frase que le gustaba repetir al senador José Sarney, abuelo de Fernando: "Lo que pasa cada vez que votás es que te entran unas ganas de traicionar?".

No le vayan con esas bromas a Uruguay, que no quiso saber nada con la fórmula de esperar y ver. Y eso que el jeque Salman les envió a los dirigentes charrúas dos atractivas damas para explicarles en detalle durante el desayuno su programa y ganarse el voto. Una de ellas trabaja para el Consejo Militar Deportivo de Bahrein, combina la autoridad y la persuasión. Pero no hubo caso. Tampoco sirvió la visita por la tarde del propio jeque, que por primera vez se presentaba oficialmente ante la Conmebol. "Él fue muy frío, y nosotros también", sintetizó un dirigente.

Un poco de calidez quizás no hubiese estado de más. La posibilidad de que un integrante de la familia real de Bahrein sea el nuevo jefe del fútbol mundial es bien cierta. Y dará igual si una frase que circuló durante el día -¿sabrá el jeque algo de fútbol, conocerá a nuestros futbolistas?- es exagerada o no. Con el jeque Salman como presidente de la FIFA, el centro de poder del fútbol se iría a tierras exóticas. Exóticas para los sudamericanos y exóticas para la historia del deporte, que hoy debatirá una reforma de estatutos que necesita aprobar sí o sí. Entre las novedades figura la obligación de incorporar al menos seis mujeres -una por cada confederación- al comité ejecutivo, que pasará a llamarse consejo y en el que se sentará Luis Segura, presidente de la AFA, junto a Domínguez, el maquiavélico Sarney y el principista Wilmar Valdez, presidente de la Asociación Uruguaya (AUF). Lo cierto es que la Conmebol no tiene idea aún la más remota idea de a quién postular. ¿Qué mujer es famosa en el fútbol sudamericano? No piensen en Marta, no puede ser de un país que ya tenga sillón en el consejo. Hay dos meses aún para encontrar candidata a una posición que es toda una paradoja en caso de que el jeque llegue a ganar: el Parlamento de Bahréin recién incorporó a su primera mujer en 2006, hace apenas diez años.

@sebastianfest

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas