Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una nueva era: debuta Jaguares en la NBA del rugby mundial

La Argentina vivirá hoy otro momento histórico, con la primera actuación en el torneo de clubes más competitivo del mundo; a las 14, un equipo integrado por varios jugadores de los Pumas se medirá con Cheetahs en Sudáfrica

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 26 de febrero de 2016
0

BLOEMFONTEIN, Sudáfrica.- En su bello ensayo Del boxeo, la escritora estadounidense Joyce Carol Oates escribió que "lo público no es más que la etapa final de un largo, arduo, agotador y a menudo desesperante período de preparación". Lo público es que hoy será el debut de Jaguares en el torneo Súper Rugby, un acontecimiento inédito para el rugby argentino. Pero el contexto, que la propia Oates define muy bien con un rotundo "lo es todo", lleva esta historia mucho más atrás que la etapa de entrenamiento que tuvo el plantel con miras al partido contra Cheetahs, que se celebrará a las 19 de Sudáfrica, las 14 de Buenos Aires. Esto que comienza en el Free State Stadium de Bloemfontein es el cierre de un círculo que se empezó a preparar a fines de 2009.

¿Por qué centrar una buena parte del inicio de este recorrido en noviembre de 2009? Porque fue entonces, durante la gira por Europa de otro equipo Jaguares, cuando el en ese momento presidente de la UAR, Porfirio Carreras, tanteó a Daniel Hourcade para que se hiciese cargo de un conjunto que al año siguiente iba a instalarse tres meses en Sudáfrica para disputar la Copa Vodacom. El tucumano estaba por entonces dirigiendo Portugal y -cuestiones del destino- el entrenador de aquel Jaguares era el mismo que está al frente del actual: Raúl Pérez.

Hourcade aceptó la propuesta, regresó a la Argentina a comienzos de 2010 y, ya con Luis Castillo como presidente de la UAR, puso en marcha su idea de juego a futuro, con Pérez como uno de sus brazos. Luego de escasos entrenamientos, con buena parte del rugby doméstico en contra o sorprendido por las primeras pagas a jugadores (al principio fueron contratos; después, becas), Pampas XV viajó rumbo a lo desconocido. Nunca antes un equipo de la UAR iba a estar tanto tiempo en el exterior. El viernes 26 de febrero de 2010, exactamente seis años antes del debut de hoy de Jaguares en el Súper Rugby, Pampas XV jugaba su primer partido por la Vodacom. Ambas historias, con un mismo capitán: Agustín Creevy. Los guiños del destino son muchas veces sorprendentes.

Foto: LA NACION

Nahuel Tetaz Chaparro fue el pilar derecho de Pampas ese viernes 26 de febrero de 2010 y será el 3 de Jaguares el viernes 26 de febrero de 2016. En ese trayecto que tiene a Creevy y al pilar platense como figuras en lo estadístico, el rugby argentino construyó una maquinaria bien pensada y ejecutada que sorprendió, por lo rápida y efectiva, al más optimista. Concretamente: una década atrás, antes del punto de inicio deportivo que fue la medalla de bronce de 2007, no existía en el ámbito doméstico un parámetro ni una pista de alta competencia profesional. Ni siquiera era posible imaginarlo. Hoy, la UAR no sólo entra en esta NBA del rugby, sino que además ingresa en un gran negocio, pues eso es también, y fundamentalmente, el Súper Rugby.

El recorrido que fue armando Hourcade como cabeza de grupo, con otra gente que contribuyó antes, moldeó a este Jaguares con un juego que ya trae de otros equipos que él dirigió. En 2010, Hourcade y Pérez entrenaron, por ejemplo, a Jaguares para Nations Cup y Americas Rugby Championship y en una gira por Europa. Se trata de un sistema, pergeñado y ejecutado en todas sus ramas por Agustín Pichot, que contuvo en todo este tiempo a Pampas, Jaguares, Pumitas y Pumas y que ahora desemboca en estos Jaguares profesionales y a disposición de la UAR, abriendo otra era que excluye del seleccionado mayor a los que están desempeñándose en Europa.

La llegada al Súper Rugby, cuya versión 2016 comenzará a las 5 de la Argentina con el encuentro entre Brumbies y Hurricanes, y que tendrá el debut de Tomás Cubelli como titular en el equipo australiano, demandó un proceso que necesitó fuertes y determinantes pasos y, además, lo mejor y lo peor que se utiliza en la política. Había una decisión de ir hacia allí y al que se puso adelante se lo pasó por arriba. Y como todo lo que empieza hoy es territorio nuevo para el rugby argentino, también habrá que ver cómo repercute en el futuro una competencia profesional en un deporte que en el país es enteramente amateur y en el que los clubes son el comienzo de todo.

La competencia que empezó como Súper 12 y que después pasó a tener 14, 15 y, ahora, 18 participantes con el ingreso de la Argentina, Japón y una franquicia más de Sudáfrica, es la más revolucionaria del rugby, especialmente por privilegiar el juego dinámico, el show y la televisión, que es la que sostiene el gran negocio. La Sanzaar quiere llegar a la gente y hace todo por ello. Este año, nuevamente, habrá cambios de reglas en beneficio del juego ofensivo: el punto de bonus será para el que haga tres o más tries más que su rival; en caso de marcar uno en la última pelota, se puede elegir no ejecutar la conversión y que el adversario saque, para tener una jugada más, y el maul pierde potencia por haber sido limitados los movimientos.

Jaguares puede ofrecer un buen juego en este certamen. Está preparado para ello. De hecho, es el actual seleccionado argentino. Será como los Pumas, pero con otra camiseta, que hoy será naranja (Cheetahs, que también usa ese color, se pondrá una negra para el lanzamiento de una camioneta de su principal patrocinador). Pero mucho dependerá de cuánto tarden los argentinos en acomodarse a algo desconocido y a cómo soportan un calendario que impone muchos y largos viajes. Cheetahs no es de los más fuertes del Súper Rugby. Viene de un 2015 muy flojo: fue el equipo que más tries (65) y puntos (531) recibió. Ha cambiado de entrenador y su plantel se renovó, pero sin figuras de peso.

En todo este tiempo, la UAR fue construyendo un edificio que hoy inaugura su último piso. No se sabe aún lo que vendrá. Si se apuesta a una torre (una franquicia más) o se espera a ver si los cimientos aguantan. Sea lo que sea, lo que empieza con Jaguares es histórico. Verdaderamente, un antes y un después, sin otros adjetivos calificativos. El título del torneo lo grafica perfectamente. Se trata, ni más ni menos, que de un súper rugby. Ahora, con la Argentina.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas