Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A nueve años del crimen de Nora Dalmasso, apuntan a un nuevo sospechoso

El abogado querellante pidió al fiscal que investigue una hipótesis que señala a alguien del círculo cercano de la mujer en un crimen con móvil sexual

SEGUIR
LA NACION
Viernes 26 de febrero de 2016
A casi 10 años del crimen, investigan una nueva hipótesis en el caso Dalmasso
A casi 10 años del crimen, investigan una nueva hipótesis en el caso Dalmasso.
0

CÓRDOBA.- Un nuevo sospechoso aparece en el crimen de Nora Dalmasso, la mujer asesinada en Río Cuarto hace más de nueve años y cuyo caso conmovió al país. Semanas después de que el fiscal Daniel Millares se hiciera cargo de la causa, el abogado de la madre de la víctima, única querellante, pidió que se investigue a un sujeto, que sería del círculo cercano de la mujer, y sostuvo que el móvil del homicidio sería sólo el del ataque sexual.

Diego Estévez se reunió con el fiscal Millares, que después de ocho meses de vacío reemplazó a Javier Di Santo, quien renunció luego de una denuncia por "inacción". Para el abogado de la querella, aquella pista podría "haber sido pasada por alto" en las pesquisas anteriores.

Sin dar precisiones, Estévez afirmó que sería alguien que sabía que Nora estaba sola y que la casa no tenía alarma. En varias oportunidades el abogado dijo a LA NACION que la fiscalía de Di Santo "siempre trabajó sobre la base de la hipótesis de un crimen pasional". Pero aclaraba: "Nosotros tenemos otras líneas". De esas teorías hasta ahora no exploradas habló el abogado con Millares.

El crimen estuvo siempre rodeado de rumores y de trascendidos, como la existencia de un presunto amante relacionado con la política. El nuevo sospechoso no tendría que ver con ese "círculo del poder", como tanto se insistió inicialmente.

El cadáver de Nora Dalmasso fue hallado el 26 de noviembre de 2006; estaba desnuda y tendida boca arriba sobre la cama de su hija, en su casa del barrio Villa Golf de Río Cuarto. Había sido ahorcada con el cinto de una bata. La habían matado unas 36 horas antes, en la madrugada del sábado, cuando regresó de una salida con seis amigas. Su marido, Marcelo Macarrón, ese fin de semana estaba en Punta del Este, en un torneo de golf. Ésos son los datos que, según Estévez, el hipotético asesino conocía de antemano.

Fuentes vinculadas al caso dijeron a LA NACION que el blanco al que apunta Estévez "no es nadie de la familia y tampoco ninguna persona relacionada con el poder". "¿Otro «perejil»?", se le preguntó, en referencia al pintor Gastón Zárate, detenido a poco de ocurrido el crimen. La respuesta fue sólo un comentario irónico. No hay nombres ni precisiones.

Los otros sospechosos

Cuando la causa estalló, las derivaciones fueron múltiples y escandalosas; a los pocos días trascendió que la mujer había muerto en medio de un juego sexual y las miradas apuntaron a Rafael Magnasco, por entonces segunda línea del Ministerio de Seguridad de Córdoba. De manera voluntaria se hizo el ADN y quedó afuera de la causa.

No fue el único nombre vinculado al poder mencionado en el caso. Otro fue el de Miguel Rohrer, alias "el Francés". Hay escuchas telefónicas ordenadas por la justicia federal a un agente de la ex SIDE que demuestran que el empresario estuvo en Río Cuarto el día del crimen. Las escuchas eran por una investigación del fideicomiso San Bartolomé, en el que también participaba Macarrón. Para algunos, la hipótesis es que Nora Dalmasso advirtió que a su marido lo estaban involucrando en lavado de dinero, por lo que ella se había vuelto "peligrosa".

Las pesquisas sobre su teléfono celular dan cuenta de que el 24 y el 25 de noviembre Rohrer estuvo en Río Cuarto, a lo que se agrega el testimonio de una mujer que lo vio a unos 200 metros de la casa de Dalmasso y Macarrón, en el country.

El comisario Rafael Sosa -en ese momento investigador de la causa y ahora uno de los imputados del narcoescándalo policial cuyo juicio empieza el 8 de marzo- relativizó esos datos y encaminó la pesquisa hacia otras hipótesis. Las pruebas fueron enviadas el año pasado formalmente desde la justicia federal de Córdoba al juzgado de Daniel Muñoz, ya que no había fiscal. Todavía no están incorporadas al expediente del caso Dalmasso.

En febrero de 2007, los fiscales que trabajaban en el caso imputaron al pintor Gastón Zárate -al que los propios riocuartenses bautizaron "el Perejil" por considerarlo un simple chivo expiatorio- como supuesto autor del homicidio; también acusaron a Carlos Curiotti, que había estado tres días trabajando en la casa de Villa Golf. Una marcha de los vecinos de la ciudad logró que quedaran en libertad. Zárate fue sobreseído en marzo de 2011.

El último imputado fue el hijo de Nora, Facundo Macarrón. En función de los rastros genéticos hallados en la escena del crimen, en junio de 2007 el fiscal Di Santo lo acusó como supuesto autor de homicidio calificado y abuso sexual agravado; cinco años después fue sobreseído.

Hace unas semanas, cuando fue designado por la Unicameral de Córdoba al frente de la causa, Millares se comprometió a dedicarse a tiempo completo a la investigación y tratar de llegar a una conclusión.

Su antecesor, Di Santo, renunció cuando fue denunciado por el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de Río Cuarto. Lo acusó de haber incurrido en una "omisión de persecución a los delincuentes".

Nora Dalmasso

Víctima

Fue encontrada estrangulada en su casa de Río Cuarto, el 26 de noviembre de 2006. Estaba desnuda, en la cama de su hija, ahorcada con el cinto de su bata de baño

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas