Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aprender a manejar en un entorno virtual

Conducirte capacita a los nuevos conductores en un simulador que expone a los novatos a situaciones límite, antes de salir a la calle

SEGUIR
LA NACION
Lunes 29 de febrero de 2016
0

Según la Organización Mundial de la Salud, 1,2 millones de personas mueren cada año en siniestros viales, entre las cuales la Argentina aporta varios miles. En la región, los accidentes son reconocidos como la tercera causa de muerte por el BID. Sobrada inspiración para que Pablo Damiani (36) y Rocío Severino (33) se dedicaran a intentar cambiar la realidad.

En 2012, la pareja tomó contacto con una escuela de conductores en La Pampa, provincia donde Damiani creció. En esa experiencia advirtieron que "faltaban herramientas para la educación y la concientización de los ciudadanos sobre la importancia de los hábitos al conducir", dice el emprendedor. La capacitación era incompleta: los conductores llegaban a las calles sin la práctica suficiente. Investigación mediante hallaron que "los países con menores tasas de siniestros viales usan la tecnología para reducir los accidentes", cuenta Pablo.

Esa fue justamente la esencia de Conducirte, la empresa que crearon Pablo y Rocío, con algunos conocimientos cultivados en un emprendimiento anterior de espectáculos, en el que lideraban un equipo de 20 personas. Quizás haya sido el gen artístico lo que los llevó a incorporar algo de ficción a la seguridad vial: desarrollaron un simulador de manejo que posibilita a los novatos a "equivocarse y aprender de los errores" al volante.

"El ensayo virtual fortalece la práctica; se lleva a cabo siempre con la compañía de un profesional y tiene como diferencial el constituir una solución para que el aprendiz pueda experimentar los riesgos que existen en la vía pública antes de conseguir su licencia", dice Pablo. Los conductores sin kilometraje pueden, por ejemplo, salir a la ruta por primera vez, manejar de noche o vivir situaciones críticas como "morder" la banquina o sufrir el bloqueo de frenos. "Nada de eso se lleva a cabo en la práctica tradicional", explica el director ejecutivo de la joven firma.

El primer simulador fue presentado en 2014 y un año después, la pareja empezó a brindar el servicio, tras los pasos de un amplio target potencial. "Nuestro país cuenta con 1850 municipios que emiten licencias de conducir, con 350 escuelas de conductores que actúan actualmente como capacitadores." A ellas, pero también a colegios primarios y secundarios, y empresas de transporte, intentan acercarse. Mientras trabajan para crear nuevos centros de formación de conductores que, según la estadística, son escasos en el país. "España, con 47 millones de habitantes, cuenta con 5500 escuelas, mientras que la Argentina, con 43 millones de personas, tiene sólo 350 escuelas", precisa Pablo.

Según el diagnóstico que trazaron, la seguridad vial tiene una cantidad de actores en torno del mismo tema, sin coordinación. El objetivo para solucionarlo es aportar a ese grupo compuesto por el sector público y privado, ONG y conductores, tecnología y capacidad de gestión integral.

Conducirte obtiene ingresos por la venta y el alquiler de sus productos y servicios relacionados con la educación vial: el simulador de conducción, un libro que sirve de material teórico para la formación de los conductores, y seminarios, conferencias y consultoría.

En 2015, el simulador paseó por una veintena de municipios pampeanos, al servicio de la Dirección Provincial de Vialidad, el Ministerio de Producción y el Ministerio de Educación. Este 2016 se ubicará en el Centro Metropolitano de Diseño (CMD) porteño y en parque Roca, donde se realizarán pruebas de capacitación.

Será un año intenso: "Hemos acordado la incorporación del simulador con varias escuelas de conductores de distintas provincias; tenemos acuerdos de distribución en marcha, alianzas estratégicas y estamos trabajando en un acuerdo con una automotriz sobre un proyecto que nos permitiría desembarcar en otros países", proyecta el fundador de Conducirte. Con la idea de descentralizar el desarrollo, la pareja ya programa un modelo de franquicias pensado para extenderse a toda América latina.

Marcha segura

Combustible

En 2014, la inversión con la que Conducirte arrancó fue de $ 400.000. Parte de eso fue un premio por conseguir el 2° puesto en la competencia nacional Naves, del IAE. En 2015 recibió una suma de $ 1.350.000. La facturación esperada para este año es de $ 7 millones.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas