Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las cruciales elecciones en Irán, con una masiva participación

Las autoridades extendieron cinco veces el cierre de las mesas por la gran afluencia de votantes; se renovaba el Parlamento y la Asamblea de Expertos

Sábado 27 de febrero de 2016
Una mujer emite su voto en un centro electoral de Teherán, durante los decisivos comicios de ayer
Una mujer emite su voto en un centro electoral de Teherán, durante los decisivos comicios de ayer. Foto: EFE / ABEDIN TAHERKENAREH
0

TEHERÁN.- Los iraníes votaron ayer masivamente en unas elecciones que podrían cambiar el equilibrio de poder de esta potencia regional, y cuyos resultados serán cruciales para mantener el curso aperturista del presidente moderado Hassan Rohani, artífice del acuerdo nuclear con Occidente que acercó al país a la comunidad internacional.

Casi 55 millones de votantes estaban convocados a las mesas electorales para renovar los 290 escaños del Parlamento y a los 88 miembros de la llamada Asamblea de Expertos, la institución que tiene autoridad de nombrar o remover al líder supremo, la figura más poderosa del país, por encima del cargo presidencial.

Los colegios electorales de Teherán cerraron luego de casi 16 horas de votación y cinco prórrogas sobre el horario establecido debido a la gran afluencia de electores.

"Todos los que aprecien a Irán y su dignidad, su grandeza y su gloria deberían votar. Irán tiene enemigos. Nos observan con envidia", dijo el líder supremo, el ayatollah Ali Khamenei, al emitir su voto.

"La participación en las elecciones debe ser tan alta que decepcione a nuestros enemigos", agregó Khamenei. Sin necesidad de nombrarlos, su lista de enemigos va desde Arabia Saudita, el gran rival por la hegemonía de Medio Oriente, hasta Israel. Hasta hace poco estaba Estados Unidos, aunque la situación ahora es ambigua ya que ambos gobiernos alcanzaron inéditos niveles de entendimiento.

Durante su mandato de ocho años, la Asamblea de Expertos puede elegir en caso de muerte, renuncia o despido al sucesor de Khamenei, que tiene 76 años y está en el poder desde 1989. El control del Parlamento, por otro lado, influirá en la capacidad de Rohani de cumplir sus promesas de más libertades y reformas económicas, así como sus propias posibilidades de reelección en 2017.

Al votar en el Ministerio del Interior, Rohani declaró que su gobierno veía en las elecciones "una inmensa marca de confianza" y que el gobierno garantizaría que fueran "legítimas y sanas".

Éstas fueron las primeras elecciones desde el histórico acuerdo sobre el programa nuclear iraní que alcanzaron en julio pasado las grandes potencias y Teherán, y que debería permitir al país abandonar su aislamiento y reactivar una economía castigada por 10 años de sanciones internacionales. Algunas se levantaron a mediados de enero con la entrada en vigor del acuerdo.

Rohani, elegido en 2013, confía en que una victoria de los sectores reformistas y moderados sobre los conservadores, que hasta ahora controlan el Parlamento, consolide su camino hacia una inserción internacional que facilite las inversiones, el comercio y el despegue de la economía.

Si bien los resultados sólo se conocerán a partir de hoy o mañana, las respuestas de votantes consultados en Teherán sugerían que el electorado estaba dividido entre los dos grandes bloques ideológicos. Los conservadores quieren preservar las ideas austeras de la revolución islámica y su sistema gobernante, y los moderados y reformistas pretenden una apertura más rápida al mundo.

En las últimas elecciones legislativas, en 2012, los reformistas boicotearon los comicios en protesta contra la reelección en 2009 del entonces presidente, el ultraconservador Mahmoud Ahmadinejad, que consideraban fraudulenta, y dejaron la vía libre a los conservadores. La participación fue del 64,2%.

Esta vez los reformistas decidieron participar, pero el Consejo de los Guardianes de la Constitución, que supervisa la votación y se encuentra controlada por los conservadores, vetó a los progresistas más conocidos. Frente a ellos se erigió una gran coalición de conservadores que, sobre la base de la línea del líder supremo, se preocupan por una eventual "infiltración" extranjera en Irán, tanto en el terreno político como económico y cultural.

Las elecciones coincidieron con un informe favorable del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) sobre la marcha del "desarme" del plan nuclear iraní.

Según el organismo dependiente de la ONU, Irán está cumpliendo satisfactoriamente sus obligaciones de frenar su programa nuclear conforme a los acordado con las potencias internacionales. Las reservas de uranio enriquecido se mantienen por debajo del límite acordado de 300 kilos y el número de centrifugadoras para enriquecer uranio también cumple con lo establecido.

Dos instancias de peso decisivo

Ayer se renovaban los 290 escaños del Parlamento y los 88 de la Asamblea de Expertos, que designa al líder supremo en caso de muerte o renuncia

Ambas instancias están en la actualidad controlados por conservadores, pero un avance reformista reforzaría la línea moderada que promueve Rohani

Agencias AFP, ANSA, DPA, EFE y Reuters

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas