Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La AFA pretende subirse a la ola de reformas de FIFA

Ya limitó los mandatos de su presidente y avanza en una reestructuración interna

Sábado 27 de febrero de 2016
0

La AFA ya no puede hacerse la distraída. Las reformas que votó ayer la FIFA también tendrán su efecto derrame. Y la casa del fútbol argentino deberá adaptarse a los tiempos que corren. Es por eso que, la semana pasada, el presidente Luis Segura escuchó una sugerencia que partió de su círculo más cercano: "Es la última oportunidad. El mundo demanda un cambio".

Segura puede jactarse de haber sido quien impulsó el límite de mandatos para los futuros presidentes: una sola reelección. Fue el primero de los cambios. Ahora se viene una limpieza profunda, que alcanzará al área de finanzas: ya está definida la salida de Rubén Raposo, un histórico empleado de la AFA que ocupa la dirección general de finanzas y administración. La idea original era reemplazarlo por un gerente general con experiencia en alguna multinacional de primera línea. A fines del año pasado, incluso, se inició un proceso de selección que quedó en la nada. Además de Raposo, también dejarán sus puestos algunos asesores, que le significan a la AFA una erogación de cientos de miles de pesos por mes. La meta, está claro, es ahorrar.

La reestructuración interna es otro de los pasos que integran un plan de gestión para este año. En realidad, para este semestre. Las elecciones de junio despejarán el camino de cara a los últimos seis meses. El problema es llegar a esa fecha. El flujo de caja que tenía la AFA a fines de 2015 era insostenible: las cuentas hablan de una deuda de los clubes cercana a los $1200 millones. El presidente de Lanús y candidato a suceder a Segura, Nicolás Russo, blanqueó que las deudas de la AFA eran de $2000 millones.

El contexto obliga a tomar determinaciones. El plan de desendeudamiento es una de ellas, y comenzará a implementarse en los próximos días. La reestructuración interna es otra de las postergadas decisiones que ahora verán la luz. La renegociación de los contratos para llegar a una facturación estimada de $2500 millones es otra. Todo, en un combo de medidas que aspiran a lograr el equilibrio financiero.

La política, mientras tanto, está en pausa. Es la continuación de 2015, cuando los directivos se enfrascaron más en las luchas intestinas (Tinelli vs. Segura) que en la gestión del fútbol argentino. El interrogante persistirá hasta que el 30 de junio vuelvan a realizarse las elecciones. E incluso ese día sobrevolará el fantasma del empate en 38 del 3 de diciembre último.

Por lo pronto, la AFA sabe que tiene un compromiso importante: el próximo martes debe aprobar el acta acuerdo firmada con el gobierno para el primer semestre de este año, a cambio de $761 millones.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas