Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ni en la despedida de su padre hubo paz para Arantxa

Sus hermanos, Javier y Emilio Sánchez, le impidieron ingresar en el velatorio

Sábado 27 de febrero de 2016
0

Los conflictos entre las tenistas notorias y sus padres-managers sumó un capítulo que reverdece aquel que signó a Arantxa Sánchez Vicario. Pocas horas después de la muerte de Emilio Sánchez, su padre, el jueves pasado en Barcelona, la tres veces ganadora de Roland Garros intentó ingresar en la sala donde eran velados sus restos, junto con su marido, el empresario Josep Santacana, pero Javier y Emilio, hermanos de Arantxa -también ex tenistas- se lo impidieron.

Todo había comenzado cuando Arantxa publicó su libro de memorias, "¡Vamos!" (el título recuerda la expresión de aliento de la española, durante los partidos), en 2012. Allí describía la presión de su padre y de su madre, Marisa, infaltable en los torneos, quienes intentaban dirigir su vida profesional y privada.

Pero lo más grave, según publicó El País, fue la denuncia de que su familia se había apropiado de 45 millones de euros, una parte del patrimonio de la catalana, al mismo tiempo que hacía una denuncia en la justicia.

"No quiero espectáculos", dijo Arantxa al salir de la sala, acompañada por Santacana, su segundo marido, al que siempre rechazaron sus suegros. Marisa sufrió un desmayo durante el incidente.

Otrtas ex numero uno, Steffi Graf y las hermanas Serena y Venus Williams también quedaron expuestas ante las conductas de sus padres, por cuestiones financieras e impositivas -en el caso de la primera- y por demandas judiciales.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas