Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Belgrano: vecinos se oponen a una obra en construcción

Harán oficinas comerciales y un estacionamiento en Húsares y Echeverría; fue autorizado por la Ciudad

SEGUIR
LA NACION
Domingo 28 de febrero de 2016
Los vecinos que rechazan la obra
Los vecinos que rechazan la obra. Foto: LA NACION / Soledad Aznarez
0

La construcción de las oficinas comerciales de una red de gimnasios comienza a generar polémica en Belgrano. Un grupo de vecinos reclama contra el avance de una obra en Húsares y Echeverría, que considera ilegal. Pese a que el Código de Planeamiento Urbano (CPU) establece que allí sólo pueden edificarse viviendas unifamiliares, la administración porteña autorizó el avance del proyecto.

El gobierno argumentó que la obra se habilitó tras recibir el informe del Consejo del Plan Urbano Ambiental (Copua). En el documento de este organismo, que no es vinculante, se indicó que la aplicación de los recaudos necesarios para mitigar el impacto ambiental, como la construcción de cocheras en el terreno, podría permitir el uso propuesto.

En el lugar de la discordia funcionaba tiempo atrás una fábrica de medias de nylon. En 2007 fue aprobada la ley N° 2606, que modificó la normativa que regula el ejido urbano y los usos permitidos en cada lugar.

Así, esta intersección pertenece a la llamada Zona 1 de la categoría U23 (urbanización determinada) "destinada a la localización de vivienda individual o unifamiliar". Sin embargo, en ese cruce de calles del Bajo Belgrano prospera un emprendimiento de oficinas relacionado con la cadena de gimnasios Megatlón.

La Asociación Civil Vecinos del Bajo Belgrano rechazó la obra. "Queremos que se cumpla la ley que indica que en esa zona, conformada por 28 manzanas, sólo pueden otorgarse permisos de construcción si el uso destinado es exclusivamente para vivienda individual", dijo a LA NACION Martín Sáenz Valiente, presidente de la asociación,

Después de varias idas y venidas, la Dirección General de Interpretación Urbanística (Dgiur) autorizó en octubre pasado el uso de "oficina comercial" en el predio.

Fuentes de ese organismo argumentaron que la autorización llegó luego de que el Copua se expidiera: "Hay un número de edificios existentes que presentan posibilidades de cierta transformación en su uso. El Copua admitió el hecho de la dinámica de crecimiento de la ciudad", explicaron desde la Dgiur.

"Dieron el visto bueno aun cuando en 2012 resolvieron no permitir la construcción de oficinas comerciales en Monroe al 800, que también pertenece a la Zona 1 de la U23. En todo momento la Dgiur reconoció que se trata de un espacio de uso exclusivo para viviendas unifamiliares", respondió Sáenz Valiente.

Suspensión

La única vez que los trabajos en Húsares y Echeverría se paralizaron fue en septiembre pasado, cuando inspectores de la Dirección de Fiscalización y Control de Obras constataron una irregularidad relacionada con el permiso y dispusieron la clausura. Pero la medida se levantó a los pocos días.

En diálogo con LA NACION, Eduardo Amás, apoderado legal de Gimnasios Argentinos SA (Megatlón), explicó cuál es la posición de la empresa. "Según la normativa de usos, las oficinas comerciales no tienen efecto relevante en el impacto ambiental", fundamentó.

El abogado, que además consideró que esa zona de Belgrano ya no es estrictamente de viviendas, agregó: "No se trata de una ampliación de la superficie. En donde estaba la fábrica vamos a construir las oficinas, y dentro del mismo predio haremos el estacionamiento de vehículos".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas