Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cambiasso y la costumbre de las vueltas olímpicas

El volante, de 35 años, se consagró campeón con Olympiacos, de Grecia; sumó el título N° 24 de su trayectoria y es el tercer jugador criollo con más conquistas, detrás de Messi y Di Stefano

SEGUIR
LA NACION
Lunes 29 de febrero de 2016
En el centro de la escena, con el pantalón N° 91 y tomado de la mano con Domínguez, el festejo de Cambiasso
En el centro de la escena, con el pantalón N° 91 y tomado de la mano con Domínguez, el festejo de Cambiasso. Foto: @olympiacos_org
0

La sana costumbre de festejar. Con 35 años, Esteban Cambiasso agiganta su figura con títulos y se convirtió en el tercer futbolista argentino con mayor cantidad de coronas, detrás del imperial Lionel Messi (27) y del mítico Alfredo Di Stefano (25). Con Olympiacos, el rey del fútbol griego, un club que se impuso en 18 de las últimas 20 Súper Ligas y suma 43 campeonatos en el historial, Cuchu celebró la vuelta olímpica número 24 de su palmarés personal. Una cosecha con números de miedo, para un jugador que desde 2002 y hasta 2011 hizo de los festejos un ritual, con camisetas de dos de las instituciones más poderosas del Viejo Continente: Real Madrid e Internazionale.

El arribo del volante al fútbol griego resultó toda una sorpresa, ya que después de salvar la categoría con Leicester City -actual puntero de la Premier League- en la temporada pasada, y de recibir la propuesta para continuar en el conjunto inglés que dirige el italiano Claudio Ranieri, decidió cambiar de aire y marcharse a un país cuya economía sufre constantes crisis y que en la actualidad está atrapado por la dificultad migratoria de los refugiados que huyen de los conflictos de Medio Oriente, tras el cierre de la ruta de los Balcanes. De Inglaterra fue despedido como un ídolo, con mensajes de gratitud y honores por el esfuerzo para mantener en la elite a un club de escasos recursos en comparación con los gigantes millonarios de la Premier League; en su nuevo hogar fue cobijado por Alejandro Chori Domínguez, el capitán del plantel y con quien compartió vestuario en River, 14 años atrás. En aquella aventura en Núñez, y bajo la tutela de Ramón Díaz, también se consagraron campeones como ayer, donde la victoria 3-0 sobre Veria desató el festejo en el estadio Karaiskaki, en la zona Neo Fáliro, del Pireo, seis fechas antes de la culminación de la Súper Liga. Todo el cotillón estaba preparado, como si se tratara de una maniobra para borrar el sabor amargo por la eliminación de la Europa League, a manos de Anderlecht, certamen al que accedió luego de no superar la etapa de grupos de la Champions League, donde compartió la zona con Arsenal, Bayern Munich y Dinamo Zagreb.

Los títulos de Cambiasso empezaron a contabilizarse en la época de los seleccionados juveniles, cuando con José Pekerman la Argentina recuperó el brillo: los campeonatos sudamericanos Sub 20, de Chile y la Argentina, en 1997 y 1999, y la conquista del Mundial de Malasia 1997 -donde fue capitán-, las tres coronas que exhibió con la camiseta nacional. En su exitoso recorrido, el volante, de juego elegante y con presencia goleadora, cosechó campeonatos de toda clase: Ligas y Supercopas en España e Italia, Copa de Italia, Copa Intercontinental, Supercopas de Europa, Champions League, Mundial de Clubes...

Olympiacos se proclamó como el primer campeón de la temporada de las ligas europeas. Ahí estuvo Esteban Cambiasso, el futbolista de bajo perfil que no se cansa de festejar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas