Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un Oscar en blanco y negro, al rojo vivo

Desde la apertura, el conductor Chris Rock cargó las tintas sobre el racismo en Hollywood; En primera plana, Alicia Vikander y los rubros técnicos de Mad Max, entre los primeros ganadores

SEGUIR
LA NACION
Lunes 29 de febrero de 2016
El comediante volvió a conducir el Oscar después de once años y no decepcionó
El comediante volvió a conducir el Oscar después de once años y no decepcionó. Foto: Reuters
0

Sin baile ni canciones alusivas, pero con una punzante y actual rutina cómica llevada adelante por el conductor más indicado para estos premios Oscar tan controvertidos y polémicos. Luego de un montaje que celebró las películas del año, el comediante y director Chris Rock pisó el acelerador y en su estilo de metralleta verbal atacó el tema en la mente de todos los presentes en el Teatro Dolby y todos los que del otro lado de la pantalla empezaban a palpitar la 88a. entrega de los premios Oscar.

"Si nominaran a los conductores, yo no estaría acá. Pensé en renunciar, pero los premios iban a seguir", arrancó Rock y siguió, sabiendo que los primeros galardones entregados a mejor guión original (En primera plana) y guión adaptado (La gran apuesta) despertaban menos expectativas que su discurso sobre la falta de nominados negros, el boicot que organizó Spike Lee y los cambios que promete la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas para ampliar su diversidad racial y de género. "Esto pasó otras veces en los Oscar. Seguro que en los años cincuenta y sesenta tampoco había negros nominados y nadie protestó. Tal vez porque estábamos demasiado preocupados por ser linchados para tener tiempo de pensar en los nominados a mejor director de fotografía", decía el conductor, que también proponía una solución para tanta controversia: crear categorías "negras" como "mejor amigo negro". Y hasta bromeó con la novedad de que este año se haya hecho el "Rocky negro", más conocido como Creed: corazón de campeón. "Intentaron hacer creíble que los atletas blancos son tan buenos como los afroamericanos. Es una película de ciencia ficción".

Y si alguien imaginaba que todo su alegato terminaría con el monólogo de apertura, el hecho de que continuara aún luego del primer corte comercial y de la entrega de las primeras estatuillas confirmó que Hollywood se tomó en serio la idea de proyectar su arrepentimiento a todos los rincones del planeta. Un montaje con escenas de Joy, Revenant: El renacido, La chica danesa y Misión rescate con la participación de intérpretes negros dio en la tecla poniéndole humor al conflicto y confirmando por qué Rock debía volver justo ahora, después de once años, al lugar de maestro de ceremonias. La justa medida de ironía, relevancia política y talento humorístico que estos premios necesitaban.

Alicia Vikander, mejor actriz de reparto
Alicia Vikander, mejor actriz de reparto. Foto: AP

La ceremonia no sólo se ocupó de polémicas y protestas, si no que entre chistes y momentos incómodos también hubo reparto de premios.

La primera categoría interpretativa, mejor actriz de reparto, fue para la favorita: Alicia Vikander, por su papel en La chica danesa. Y luego Mad Max: furia en el camino se llevaría seis galardones en rubros técnicos: diseño de producción, vestuario, peinado, maquillaje, sonido y mezcla de sonido.

Cuenta la leyenda que los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas empezaron a denominarse Oscar porque la estatuilla se parecía al tío de una de las secretarias de los grandes estudios que controlaban el reparto de galardones en el viejo Hollywood. Pero, como todo lo que sucede en la ciudad del cine, nadie sabe si es una historia basada en hechos verídicos o apenas el delirio de un guionista intentando crear una historia que acercara al público a ver los premios que las estrellas millonarias se entregan a sí mismas. Esas que ayer, al cierre de esta edición, se reían nerviosas de una de las ceremonias más polémicas y políticas de los últimos años.

DiCaprio-Winslet, el reencuentro más esperado
DiCaprio-Winslet, el reencuentro más esperado. Foto: Reuters

Postales de la fiesta

Lo más destacado de la ceremonia de los premios de la Academia

Chris Rock

Conductor de los Oscar

"No se trata de un boicot. Queremos que los actores negros tengan las mismas oportunidades que los blancos. Nada más"

Las gracias por duplicado

Para abreviar los largos agradecimientos de los actores, que solían darse por terminados con música, en esta entrega de los Oscar se incorporó un zócalo en pantalla que destacaba a colegas, jefes y empleados del ganador. No funcionó: al subir al estrado, los felices propietarios del Oscar simplemente los repetían en vivo.

Una amistad de película

La estrecha relación entre Leonardo DiCaprio y Kate Winslet hace suspirar a sus fans desde el rodaje de Titanic. Si bien ya es ¿tarde? para esperar que reproduzcan en la vida real su romance cinematográfico, su abrazo en la alfombra roja fue lo más compartido en redes y fueron las primeras estrellas retratadas en la platea del teatro Dolby.

Chau musical, hola cine

Después de dos temporadas a cargo de Craig Zadan y Neil Meron -donde el canto y baile y los homenajes a clásicos del musical eran la regla-, la ceremonia del Oscar cambió de productores y volvió a poner el énfasis en lo importante: el cine. En los tramos iniciales, se festejó el regreso del estupendo montaje de "el año en películas".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas