Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Central, un líder con convicción, actitud y solidez

El equipo canalla llegó a la punta de la Zona 1 con un cómodo éxito sobre Colón; le queda pendiente plasmar lo que viene mostrando

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 29 de febrero de 2016
Ruben celebra uno de sus goles, con Montoya y Salazar; Rosario impresiona muy bien
Ruben celebra uno de sus goles, con Montoya y Salazar; Rosario impresiona muy bien. Foto: Télam
0

SANTA FE.- Este Rosario Central está intratable. Por donde se lo mire. En juego, en actitud, en ganas, es un equipo serio y sólido. Que sabe lo que tiene que hacer y lo hace; que no decae si el rival asume la iniciativa. Aprovecha los errores del adversario y es contundente. Tiene la mirada puesta simultáneamente en dos torneos (el Transición y el de la Copa Libertadores) con los mismos argumentos con los que inició el año. "Central debe prepararse para cosas grandes", dijeron hace algunas semanas el cuerpo técnico, jugadores y directivos. Para tranquilidad de sus hinchas, no parece que vaya a perder de vista ese objetivo. Por ahora está solo en la cima de su zona.

Ayer mostró todas esas virtudes frente a un Colón inexpresivo, al que superó por 3 a 0. Fue la primera victoria canalla en el Cementerio de los Elefantes desde 2004. Y le hizo precio al local, buen precio. Pudo y debió ser más abultada la diferencia, y nadie podría haberlo objetado. Consecuencia de la confianza que exhiben los jugadores, de los protagonistas que resuelven en el campo.

Giovanni Lo Celso estableció la ventaja en la primera aparición cerca de Jorge Broun. Lo que vino después, hasta los 30 minutos, fue un divertimento que propuso Central y al que Colón no pudo más que resignarse, en su propia casa. Cada vez que el sabalero perdió el balón en la salida y en el medio, el adversario lo desbordó en todas las líneas. Y cuando el conjunto canalla se lo propuso, tuvo la posibilidad de establecer una diferencia más amplia. Se fue al descanso con un insólito 1-0, cuando correspondía un resultado más abultado. Es cierto que no soportó sofocones, pero no siempre el rival perdona tanto como Colón ayer.

El anfitrión estaba como para el cachetazo. Y nunca reaccionó. Es más: ni siquiera conservó el orden de las primeras fechas, cuando el equipo ganaba e ilusionaba a sus seguidores. Algo ocurrió en las dos últimas fechas: el sabalero cayó estrepitosamente en Mendoza (4-1 contra Godoy Cruz) y en su cancha. Y no reacciona. Hay inconsistencias en todas las líneas, y según parece, llegó el tiempo de cambiar. De una nueva propuesta, para calmar el descontento que generaron estas dos últimas actuaciones, en las que a la falta de goles se sumó un bajo rendimiento de sus figuras más conocidas, Alan Ruíz y Pablo Ledesma. Pero ayer, la totalidad del conjunto exhibió una pobre imagen.

Central, en cambio, se acomodó. Decididamente, mostró que tiene pasta de buen equipo y quedó claro que Chacho Coudet administra bien la energía del plantel. Existe un firme convencimiento de que se está en el camino correcto. Lo que queda, luego de un par de temporadas de merodear la cumbre pero no plantar la bandera, es plasmarlo en realidad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas