Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Frenar como sea a Trump, el objetivo de todos en el "supermartes"

El polémico magnate llega como gran favorito y envuelto en una nueva controversia por negarse a repudiar el apoyo que le dio el líder del KKK; Hillary busca mantener el buen paso

Martes 01 de marzo de 2016
Clinton, durante un acto de campaña, ayer, en Springfield
Clinton, durante un acto de campaña, ayer, en Springfield. Foto: AP / Jessica Hill
0

WASHINGTON.- Llegó el Día D de la carrera hacia a la Casa Blanca. Las cuatro primarias por bando realizadas hasta ahora pueden considerarse un precalentamiento del llamado "supermartes", donde los electores de 12 estados darán sustento al sueño presidencial de los candidatos o los mandarán a la casa.

Los grandes favoritos deberán ratificar las expectativas generadas. Entre los demócratas, Hillary Clinton llega con un fuerte impulso después de lograr un convincente triunfo el sábado en Carolina del Sur. Del lado republicano, el magnate Donald Trump busca seguir con su paso triunfal, siempre envuelto en polémicas, esta vez por el Ku Klux Klan.

Un sondeo divulgado por la cadena CNN muestra que Trump tiene el apoyo para lograr la nominación presidencial republicana de casi la mitad (un 49%) de los votantes registrados del Partido Republicano y de aquellos que se definen como independientes de tendencia conservadora.

El polémico magnate saca más de 30 puntos de ventaja a sus más directos rivales, los senadores Marco Rubio, con un 16% de respaldo, y Ted Cruz, que se lleva un 15%. Además, el apoyo a Trump ha crecido desde el anterior sondeo, realizado en enero y en el que era el favorito de un 41% de los encuestados.

Por el lado demócrata, Clinton es la favorita entre los votantes registrados del partido y aquellos independientes de tendencia progresista, con un 55% de apoyo, frente al 38% de su rival, el senador Bernie Sanders. Sanders mantiene el mismo respaldo para lograr la candidatura demócrata que tenía en el sondeo de enero, mientras que el de Clinton ha crecido levemente, al pasar del 52% al 55% actual.

El "supermartes" es el día en el que más estados votan a la vez en las elecciones primarias de Estados Unidos, y se reparten 595 delegados republicanos y 865 demócratas. Este año los estados que votarán en el "supermartes" son Alabama, Alaska, Arkansas, Colorado, Georgia, Massachusetts, Minnesota, Oklahoma, Tennessee, Texas, Vermont y Virginia, además de la Samoa norteamericana.

Con la interna demócrata más clara, casi toda la atención está puesta en las internas republicanas, donde la premisa de casi todos los candidatos es la misma: frenar a Donald Trump. Incluso los analistas decían ayer que Hillary, tras su victoria en Carolina del Sur, ya empezó a enfocarse en el magnate republicano.

Donal Trump hizo campaña en Radford, Virginia
Donal Trump hizo campaña en Radford, Virginia. Foto: Reuters / Chris keane

Rubio y Cruz reconocen que el tiempo se está agotando para revertir la campaña y están apuntado todos sus cañones contra el controvertido magnate inmobiliario.

"El partido de [Ronald] Reagan está a punto de nominar a un estafador. Donald Trump no es otra cosa que un estafador de primer orden y está intentando llevar a cabo la mayor estafa", advirtió Rubio en un acto de campaña celebrado en Purcellville (Virgina). Rubio invitó a los votantes republicanos a desenmascarar la verdadera naturaleza de Trump. "No permitan que sus amigos voten por estafadores", les pidió el precandidato republicano.

El senador por Florida de origen cubano se presenta como el único capaz de frenar a Trump en las primarias y derrotar a Clinton, la favorita del Partido Demócrata, en las presidenciales de noviembre. Pero, por ahora, no ha tenido suerte. No ha ganado en ninguno de los cuatro estados que ya han celebrado elecciones internas.

Rubio, que se considera la encarnación del sueño americano, llegó al Senado impulsado por la ola del movimiento ultraconservador del Tea Party, pero se presenta ahora como el precandidato que prefieren los líderes del Partido Republicano, consciente de que el terreno "antiestablishment" ya está copado por Trump y Ted Cruz.

Mientras, Trump sigue sin variar ni un milímetro sus formas. Ayer ordenó que expulsaran a varios manifestantes en un acto político en Radford (Virginia), después de que lo interrumpieron cuando estaba hablando de inmigración no autorizada y de México.

"¿Eres de México?", gritó Trump desde el escenario, a lo que siguieron varios minutos de gritos y abucheos. Cuando el activista fue sacado del mitin, Trump dijo: "¿No es divertido estar en un mitin de Trump?". La gente lo ovacionó y Trump los tranquilizó, luego vio hacia la multitud y le dijo a una mujer: "¿Tienes algún problema? Sáquenla de aquí". Y también la sacaron del acto político. Luego agregó: "Créanlo o no, vamos a unificar este país", y cuando iba a concluir su frase fue interrumpido. "¿Hay otro por allá? Sáquenlo también."

Sus rivales también están criticando a Trump por no rechazar un apoyo implícito por parte del líder del Ku Klux Klan, David Duke.

Anteayer, en el programa State of the Union, de CNN, le preguntaron a Trump si rechazaba el apoyo expresado a su campaña presidencial por parte de Duke y otros supremacistas blancos. El aspirante respondió que "no sabía nada de David Duke". Pero ayer dijo que "no entendió bien" partes de la entrevista.

El líder del Ku Klux Klan había dicho a sus simpatizantes en un programa de radio que votar contra Trump era equivalente a "traicionar su herencia".

Agencias AP, AFP, EFE y DPA

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas