Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Autoinculpado, Lavanini volvió a ser suspendido y hoy regresará al país

El segunda línea de Jaguares se incriminó para recibir una sanción menor; reaparecerá en la 3» fecha, el sábado 19, en Vélez

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 01 de marzo de 2016
0

DURBAN, Sudáfrica.- Hay situaciones en las que lo más sencillo es descargar moralina. Por ejemplo, en la de una nueva suspensión a Tomás Lavanini, que les genera una baja importante al equipo titular y al plantel de Jaguares, con miras al encuentro del sábado con el poderoso Sharks, en esta ciudad, por la segunda fecha del Súper Rugby. El segunda línea, que fue sancionado por una semana y que hoy mismo emprenderá el regreso a la Argentina, se excede a la hora de jugar, pero todavía tiene la inmadurez de sus 23 años recién cumplidos, aunque parezca un adulto con sus apenas dos temporadas en el rugby internacional.

Lavanini es consciente del error en el que acaba de volver a caer. Ayer, mientras sus compañeros salían a entrenarse al campo del colegio Northwood -donde practican los Springboks cuando vienen a Durban-, el jugador crecido en Hindú se quedó en el hotel para declararse culpable en la videoconferencia con el oficial de citaciones de la Sanzaar. Esa decisión, aconsejada por un abogado sudafricano contratado por la UAR, atenuó la suspensión y le permitirá volver en la tercera jornada, cuando Jaguares debute en la condición de local y juegue en Vélez ante Chiefs, de Nueva Zelanda, el 19 de marzo.

"Juega al límite y a veces se excede, pero yo lo quiero a mi lado. El día en que no lo tenga, no sé qué voy a hacer", había dicho el capitán, Agustín Creevy, después del partido contra Cheetahs, en el que el árbitro le perdonó una tarjeta cuando se zambulló y golpeó con una rodilla a un rival que había marcado un try. De ser amonestado o expulsado, Lavanini habría dejado entonces a su conjunto con 12 jugadores (ya estaban fuera Martín Landajo y Nicolás Sánchez) o con uno menos durante un tiempo y medio, respectivamente.

Foto: LA NACION

Está claro que Lavanini debe cuidarse más. Ésta es la segunda suspensión consecutiva. Fue sancionado por haber embestido peligrosamente en el partido con Springboks por el tercer puesto del Mundial y eso le costó perderse el encuentro con Barbarians en Twickenham. Y ya había tenido que volver de una gira antes de tiempo: pasó en Nueva Zelanda en el Rugby Championship de 2014, por haber golpeado a Richie McCaw en un ruck.

Lo que también está claro es que rugbiers de las características de Lavanini viven al límite. Los años y la inteligencia que brinda jugar estos partidos enseñan las mañas y la concentración para no estar tan expuestos y, especialmente, tan bajo la mirada de los árbitros.

El staff de los Pumas, sobre todo, Germán Fernández, ha trabajado mucho con Lavanini en este aspecto, ya que el segunda línea, además, provoca reiteradamente penales. Mejoró a lo largo del año pasado, pero las dos suspensiones sucesivas lo ponen otra vez en peligro porque incluso ahora está en la órbita de un contrato que trata la cuestión de la disciplina.

Es cierto también que Lavanini se descontroló el viernes en un equipo que en un momento hizo lo propio. De ninguna forma es un justificativo, pero tampoco es como para caerle sólo a él.

¿Cuál es el panorama para el sábado próximo? Lo reemplazará Matías Alemanno y como suplente quedará Javier Ortega Desio o Rodrigo Báez, los únicos del plantel que pueden actuar en el mismo puesto.

Lavanini es un crack. Es de esos segundas líneas que están como para hacer historia. Pero tiene 23 años. Casi no jugó en la primera de su club. Tiene que seguir aprendiendo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas