Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Los tratados de fiscalización internacional de drogas no exigen la guerra contra las drogas"

Así lo asegura la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) en su informe anual; qué dice sobre la situación de la Argentina

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 02 de marzo de 2016 • 17:23
Foto: Archivo / LA NACION
0

El Informe Global de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), presentado hoy, sostiene que los tratados de fiscalización internacional de drogas no exigen la "guerra contra las drogas". El organismo sostiene que "se debe encontrar un equilibrio adecuado entre garantizar la disponibilidad de drogas para fines médicos y reducir la oferta ilícita".

Werner Sipp, presidente de la JIFE, señala que el mundo no está obligado a elegir entre una aplicación "militarizada" de la legislación sobre drogas y la legalización del uso de drogas para fines no médicos. "Se trata de hacer de la salud y el bienestar la piedra angular de una política equilibrada en materia de droga", explica.

La JIFE es un órgano independiente encargado de vigilar la aplicación de los tratados de fiscalización internacional de drogas de las Naciones Unidas. El informe anual contiene un análisis de la situación de los distintos países en cuanto a las drogas y el narcotráfico.

Sobre Argentina

El informe menciona la situación de la Argentina en los distintos aspectos que refieren al narcotráfico. Los puntos que hablan sobre el país son los siguientes:

América del Sur sigue siendo el principal lugar de origen de toda la cocaína fabricada en el mundo, y el cultivo de arbusto de coca y la fabricación de cocaína y pasta de coca tienen lugar sobre todo en Bolivia (Estado Plurinacional de), Colombia y el Perú. Sin embargo, la incautación de hoja y pasta de coca, así como el descubrimiento de laboratorios clandestinos en países vecinos, como la Argentina y Chile, parecen indicar que la refinación también se lleva a cabo en otros lugares de la región. La Argentina notificó el descubrimiento en 2014 de 15 laboratorios clandestinos de refinación, fabricación de comprimidos, corte y empaquetado, 12 de los cuales se dedicaban a la cocaína

La ruta del tráfico de cocaína hacia Europa transita por vía terrestre, fluvial y aérea, y afecta a todos los países, pero sobre todo a la Argentina, el Brasil y Venezuela, antes de atravesar el océano Atlántico en forma de cargamento marítimo y aéreo, ya sea directamente o pasando por el Caribe o África occidental. Al parecer, el tráfico por vía marítima es el preferido para las grandes remesas, pero el tráfico por vía aérea es más frecuente.

La ruta del tráfico de cocaína hacia Europa transita por vía terrestre, fluvial y aérea, y afecta a todos los países, pero sobre todo a la Argentina, el Brasil y Venezuela
La ruta del tráfico de cocaína hacia Europa transita por vía terrestre, fluvial y aérea, y afecta a todos los países, pero sobre todo a la Argentina, el Brasil y Venezuela. Foto: LA NACION

Con respecto a los casos de incautaciones de drogas durante el período comprendido entre 2005 y 2014, la Argentina y el Brasil fueron los países mencionados con más frecuencia como centros de tránsito en las rutas hacia América del Norte y Europa occidental y central.

Por lo que se refiere a las incautaciones de cocaína, los principales países de origen de los envíos a Europa en 2014 fueron, por orden descendente de los volúmenes incautados, Costa Rica, el Ecuador, Colombia, el Brasil, la República Bolivariana de Venezuela y la Argentina.

En la mayoría de los casos de incautación de cocaína señalados por Europa en 2014, la lista de los países de origen estaba encabezada por el Brasil, seguido por Colombia y la Argentina. Las drogas entran en forma clandestina a la Argentina por las provincias septentrionales del país, que son vulnerables debido a sus zonas aisladas y a su proximidad geográfica con el Estado Plurinacional de Bolivia y, en menor medida, el Perú. Los estupefacientes ilícitos se transportan principalmente por tierra, utilizando carreteras que atraviesan la frontera, pero también, aunque con menor frecuencia, por vía aérea.

La Argentina está procurando contrarrestar esas amenazas mediante el Operativo Escudo Norte, destinado a luchar contra el tráfico de drogas, la trata de personas y el contrabando en la zona. Tras un marcado aumento de las cantidades incautadas en 2012 (cuando el volumen de cocaína incautada alcanzó unas 10,5 t, es decir, un aumento del 151,4% respecto del año anterior), la incautación de cocaína permaneció bastante estable, y se situó en 10,4 t en 2014. Ese mismo año, la incautación de hoja de coca fue de aproximadamente 118 t, lo que representa un incremento del 34,8% respecto de 2013.

Países de América del Sur, entre ellos la Argentina, Chile y el Perú, están adoptando también iniciativas acordes con los principios del Grupo de Acción Financiera y que se centran en evaluaciones del riesgo para prevenir el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo.

Otros puntos relevantes del informe

La creciente amenaza de las nuevas sustancias psicoactivas: en el último año las nuevas sustancias psicoactivas han seguido apareciendo en cantidades cada vez mayores. En octubre de 2015, los Estados Miembros habían informado de 602 nuevas sustancias, lo que representa un aumento del 55% con respecto al año anterior, en que se comunicaron 388 nuevas sustancias.

La Junta observa con preocupación los riesgos de la prescripción injustificada de benzodiazepinas, sustancias utilizadas para tratar el insomnio y la ansiedad, y su consumo excesivo por las personas de edad avanzada. Esto podría ser peligroso, ya que los pacientes de edad avanzada suelen padecer más problemas de salud y, por consiguiente, tomar más de un medicamento simultáneamente.

Sobre Amércia Central y el Caribe

Se encuentra entre las regiones con mayores tasas de violencia y homicidio de todo el mundo, y se sigue viendo afectada por el tráfico y violencia relacionados con las drogas. El número de homicidios vinculados a la delincuencia organizada ha crecido en las zonas en que los grupos delictivos luchan por hacerse con el control de los mercados locales de drogas. Los esfuerzos de los grupos delictivos por controlar los mercados locales, así como la creciente disponibilidad de drogas, se han traducido en un aumento de las tasas de delincuencia y homicidio.

Sobre América del Norte

Sigue registrando las tasas de mortalidad por consumo de drogas más altas del mundo. En 2013 se comunicaron 43.000 muertes relacionadas con las drogas, lo que equivale a 136,8 muertes por millón de habitantes. Esto supera con creces el promedio mundial estimado de entre 40,8 y 50,5 muertes por millón de habitantes. Una de cada cinco muertes relacionadas con las drogas en todo el mundo ocurre en los Estados Unidos de América.

Sobre América del Sur

Tendencias del cultivo de arbusto de coca y del suministro de cocaína: Si bien América del Sur sigue suministrando la práctica totalidad de la pasta de coca y la cocaína de todo el mundo, los esfuerzos realizados por los Gobiernos de Bolivia (Estado Plurinacional de), Colombia y el Perú en 2013 han permitido lograr los niveles de cultivo de arbusto de coca más bajos desde 1990. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), esta tendencia podría haber contribuido a reducir el suministro mundial de cocaína.

Varios países, entre ellos el Brasil, Chile, Colombia, el Ecuador y el Uruguay, están debatiendo nuevas leyes sobre el uso del cannabis
Varios países, entre ellos el Brasil, Chile, Colombia, el Ecuador y el Uruguay, están debatiendo nuevas leyes sobre el uso del cannabis.

Preparación de nuevas leyes sobre cannabis: Varios países, entre ellos el Brasil, Chile, Colombia, el Ecuador y el Uruguay, están debatiendo y promulgando nuevas leyes, decisiones y resoluciones sobre el uso del cannabis, desde la regulación del cultivo de plantas de cannabis y la importación de medicamentos que contienen cannabidiol hasta la regulación más elaborada del mercado del cannabis con fines no terapéuticos, como sucede en el Uruguay. La JIFE sostiene que la legislación que permite el uso del cannabis con fines no terapéuticos infringe lo dispuesto en los tratados de fiscalización internacional de drogas.

Disponibilidad de estupefacientes y sustancias sicotrópicas para fines médicos: los países de la región están adoptando medidas para garantizar la disponibilidad de estupefacientes y sustancias sicotrópicas para fines médicos. La Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, aprobada en junio de 2015 por la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), insta a los Estados partes a que velen por la disponibilidad de medicamentos fiscalizados para la rehabilitación y los cuidados paliativos de las personas mayores. Algunos países de la región han señalado un bajo nivel de consumo de estupefacientes y sustancias sicotrópicas para usos médicos.

Aumento del uso indebido de cocaína en el Brasil: los expertos de América del Sur perciben un aumento del consumo de cocaína en la región, que consideran que está impulsado por el aumento del uso indebido en el Brasil. Las autoridades nacionales están dedicando especial atención al aumento del uso indebido de la cocaína fumable. El Brasil está invirtiendo en mejorar la recopilación de datos sobre el uso indebido de drogas, lo que incluye la realización de una encuesta entre la población penitenciaria.

El informe completo

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas