Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cayó el organizador de un caso inédito de narcotráfico con "mulas"

Se cree que es quien reclutó y compró los pasajes a cinco mujeres que fueron detenidas con cocaína cuando iban a volar en el mismo vuelo a España; lo detuvieron cuando planeaba huir

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 02 de marzo de 2016
0

Fue un caso inédito en el país: cinco "mulas" fueron detenidas por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) cuando abordaban el mismo avión en Ezeiza, rumbo a España. Llevaban cuatro kilos de cocaína en sus zapatillas y oculta en la ropa interior. Ocho meses después, los investigadores lograron identificar y apresar al presunto organizador del narcoviaje: un joven que vivía en Belgrano y manejaba como propio un restaurante de sushi en Olivos.

Calificadas fuentes de la investigación identificaron al sospechoso como Pablo Ezequiel Cettu, nacido en Tierra del Fuego, que en su indagatoria ante el juez en lo penal económico Marcelo Aguinsky y la fiscal María Gabriela Ruiz Morales se negó a declarar. En los próximos días se definirá su situación procesal.

Cettu está acusado de integrar una asociación ilícita. Según informó una calificada fuente judicial a LA NACION, ya tuvo una condena del Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE) N° 3 por tentativa de contrabando de estupefacientes.

En los tribunales de Avenida de los Inmigrantes 1950, en Retiro, se leyó como un triunfo el avance de esta investigación. No siempre la detención de "mulas" permite llegar a los eslabones más altos de las organizaciones narcocriminales. Pero esta vez se consiguió.

Como informó LA NACION el 23 de junio de 2015, el caso comenzó cuando personal de la PSA controlaba a un pasajero que estaba por embarcar. Mientras revisaban su ropa, el joven se puso muy nervioso, según explicaron fuentes de la investigación. "Los detectives de la PSA le solicitaron que se identificara y le formularon preguntas sobre su itinerario y el motivo del viaje, según el protocolo para estos casos. El pasajero respondió en forma contradictoria y eso constituyó un perfil de posible caso de contrabando", explicaron fuentes oficiales.

Después de la detención de las cinco "mulas", ocurrida en junio del año pasado cuando estaban por viajar a España en el vuelo UX 042 de AirEuropa, la fiscal Ruiz Morales y los detectives de la PSA se enfocaron en tratar de llegar hasta los organizadores de los viajes y los reclutadores de las "mulas".

Los jóvenes detenidos -chaqueños y de origen humilde- serán enjuiciadas, aunque están excarceladas.

"A pesar de que muchos mensajes habían sido borrados y de que algunos de los integrantes de la banda cambiaban de línea telefónica cada semana, la fiscal y la PSA pudieron armar el rompecabezas electrónico y avanzaron sobre los datos que aportaron los celulares secuestrados a los sospechosos el día en que fueron detenidos en Ezeiza. Así pudieron reconstruir parte de las comunicaciones", explicó a LA NACION un importante investigador del caso.

Riesgo de fuga

Fueron intervenidas un par de líneas telefónicas. Se detectaron comunicaciones entre una de las "mulas" y quien había reservado los pasajes aéreos.

"Por las pruebas reunidas sospechamos que Cettu era quien se encargaba de la logística de los viajes de las «mulas» y hacía las reservas de los pasajes. Se descubrió que la organización también hacía viajes por la ruta Buenos Aires-Trelew y a Ushuaia", dijo a LA NACION una fuente con acceso al expediente.

La intención de los investigadores era continuar con las intervenciones telefónicas para intentar dar con el máximo eslabón de la organización, pero el jueves pasado una escucha reveló que Cettu tenía planes de irse del país. Entonces la fiscal Ruiz Morales pidió una serie de allanamientos y la detención del sospechoso. Aguinsky lo aprobó.

"Por lo que surgió de las escuchas, Cettu sospechaba que por cuestiones comerciales iba a sufrir una venganza y entones preparaba un viaje al exterior. Entonces hubo que hacer los allanamientos", explicaron fuentes de la causa.

Uno de los informantes agregó que Cettu manejaba como si fuera propio un restaurante de sushi en el bajo de Vicente López, comprado con dinero de su círculo íntimo.

Para los investigadores todavía hay pistas para seguir, como la ruta de las "mulas" hasta Ushuaia. "Es una línea de tráfico que hasta el momento no era muy conocida. Debemos descubrir si era un lugar de paso para llevarla a otro país o si existe un mercado en Tierra del Fuego", especuló un detective.

Los investigadores tienen otro dato que vincula al presunto organizador de los viajes con las "mulas". En un seguimiento hecho por la PSA se vio a Cettu en un shopping del sur del conurbano con una joven. Ambos fueron luego a un hotel alojamiento. La chica había sido detenida en octubre pasado cuando estaba por viajar desde Rawson hasta Ushuaia con droga.

Según explicó un investigador, a las "mulas" que hacían viajes internacionales la organización les pagaba 50.000 pesos y a las que se dedicaban al cabotaje, 8000.

Entre los allanamientos figuraba un estudio contable del que se secuestró poca documentación referida a los sospechosos. "Desde hace tiempo los narcos necesitan contratar con profesionales que los asesoren sobre cómo invertir el dinero que obtienen en sus negocios ilegales", sostuvo un investigador del caso.

En el juzgado de Aguinsky declinaron dar información sobre el expediente, pero se mostraron conformes con el avance de la causa.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas