Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trump y Hillary vuelven a pisar fuerte y su duelo parece inevitable

Los primeros resultados del esperado "supermartes" ratificaban los triunfos de los dos grandes favoritos, que están más cerca de la elección general de noviembre; en total, votaron 12 estados

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 02 de marzo de 2016
La cola para votar en un cuartel de bomberos de Arlington, Virginia
La cola para votar en un cuartel de bomberos de Arlington, Virginia. Foto: AFP / Chip Somodevilla
0

NUEVA YORK.- Donald Trump y Hillary Clinton se perfilaban anoche como los grandes ganadores del "supermartes", un día decisivo de las internas presidenciales de Estados Unidos que apuntaba a encumbrarlos como grandes favoritos para enfrentarse por la Casa Blanca en la elección general de noviembre.

Anoche, Clinton y Trump se imponían en los estados del sur del país, Alabama, Georgia, Tennessee y Virginia, los primeros donde cerró la votación, en un desenlace que los ayudaba a estirar la ventaja que lograron marcar respecto de sus rivales desde el inicio de las primarias, en Iowa, a principios de febrero.

Los primeros resultados mostraban a Clinton y Trump encaminados a lograr contundentes victorias sobre el resto de los candidatos.

Además de sus triunfos en el sur, Trump se perfilaba como el ganador en Oklahoma, Massachussets y Vermont, un predominio geográfico que fortalecía su candidatura.

Hillary Clinton sólo relegaba Vermont a manos de su rival, el senador socialista, Bernie Sanders. La demócrata, además, apuntaba a quedarse con Texas y Arkansas, cuna política de los Clinton, mientras que en Oklahoma y Massachussets la pelea era más cerrada.

La interna republicana mostraba una fuerte puja por el segundo lugar entre el senador de Florida Marco Rubio, principal rival de Trump en la contienda por la nominación, y el senador ultraconservador de Texas, Ted Cruz, que capturaba su estado natal.

El "supermartes" fue el día más importante de las internas presidenciales en Estados Unidos. Votaron 12 estados: Alabama, Arkansas, Georgia, Massachusetts, Minnesota, Oklahoma, Tennessee, Texas, Vermont y Virginia, y Alaska, para los republicanos, y Colorado, para los demócratas. Además, la interna demócrata votó en Samoa. Los republicanos repartieron 595 delegados, casi un quinto del total, mientras que los demócratas distribuyeron 865, cerca de un cuarto.

Las miradas apuntan ahora a otra fecha que ha cobrado tanta o más importancia que el "supermartes": el 15 de marzo, cuando se realizarán elecciones en cinco estados, incluidos dos, Florida y Ohio, que serán decisivos en la interna republicana, pues se rigen por el sistema "el ganador se lleva todo" y otorgan 99 y 66 delegados, respectivamente.

Rubio, la gran esperanza del establishment republicano para impedir que Donald Trump se convierta en el abanderado del partido, debe ganar si o si en Florida, su estado natal. Rubio busca frenar a Trump antes de que el magnate quede encaminado a alcanzar los 1237 delegados necesarios para quedarse la nominación presidencial.

"Donald Trump es una seria amenaza para el futuro de nuestro partido y de nuestro país", fustigó Rubio, en una carta abierta a los republicanos. Rubio lanzó en los últimos días una desesperada ofensiva para intentar descarrilar la campaña del magnate inmobiliario.

Nada sugiere que podrá hacerlo. Cruz aparecía cerca en las primeras cifras del "supermartes", y el promedio de las encuestas nacionales aún marcan una clara preferencia a favor de Trump. De hecho, el último sondeo que abarcó a todo el país, de la cadena CNN y la encuestadora ORC, le otorgó un respaldo del 49% contra el 16% para Rubio.

En la interna demócrata, Hillary Clinton lograba imponerse gracias al respaldo que cosechó en el sur del país, donde el electorado tiene una mayor proporción de hispanos y afroamericanos. Su campaña había trabajado desde hacía meses allí en una "cortina" de protección en un región que es leal a los Clinton.

El triunfo del "supermartes" le permite a Clinton marcar una diferencia que ya puede resultar decisiva respecto de Sanders, que ha logrado montar un desafío mucho más grande de lo previsto.

La ex secretaria de Estado de Barack Obama ha ampliado su diferencia en el promedio de encuestas nacionales, donde ahora supera 49,6% a 40% en respaldo al senador socialista, según el promedio de encuestas del sitio RealClearPolitics.

Clinton tiene otra ventaja: se ha quedado hasta ahora con la mayoría de los "superdelegados", según un conteo de la agencia de noticias AP. Se trata de delegados de cada estado que tienen libertad para respaldar a cualquier candidato, cuyo papel fue creado para preservar la influencia del establishment político. O, en otras palabras, para contener el riesgo de un Donald Trump. Esos delegados se han volcado hasta ahora a Clinton.


Del editor: por qué es importante. El "supermartes" no es la elección que define a los candidatos, pero es un termómetro que anticipa lo que viene.
Compartilo
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas