Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los fondos de cobertura le ganaron a Argentina con osadía y persistencia

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 03 de marzo de 2016
0

La apuesta que transfiguró a Wall Street esta semana bien se podría llamar la negociación más larga de la historia.

Una apuesta de casi 15 años en los bonos del gobierno de Argentina rindió US$2.400 millones, incluyendo más de US$100 millones para pagar costos legales, una ganancia en torno a entre 10 y 15 veces la inversión original

El ganador es Elliott Management Corp., un fondo de cobertura de Nueva York que administra US$26.000 millones y que inició la inversión durante los primeros días del primer mandato de George W. Bush como presidente de Estados Unidos.

En esa entonces, un gestor de cartera de Elliott llamado Jay Newman estaba buscando una oportunidad de inversión en deuda argentina, que entonces se negociaba a sólo 20 centavos sobre el dólar. Elliott calculó que podría llevarle algunos años cosechar las ganancias.

Este domingo, el fondo llegó a un acuerdo con el nuevo gobierno de Argentina para poner fin a lo que funcionarios presentaron como un asalto coercitivo al orgullo y las finanzas del país sudamericano.

El país acordó en principio pagar US$4.650 millones a Elliott y otros tres fondos de cobertura para resolver los reclamos pendientes sobre su deuda impaga, según Daniel Pollack, el mediador que un juez estadounidense puso a cargo de supervisar el caso.

La inversión, que duró más que los gobiernos de cinco presidentes de Argentina, se convirtió en una labor de tiempo completo para Newman, dicen amigos.

"No se iba a dar por vencido", señaló uno de sus allegados. "Había una cualidad de Moby Dick y Ajab".

Mientras tanto, un juez de distrito de EE.UU. avanzó el miércoles hacia la decisión de permitir que Argentina volviera a los mercados de deuda después de más de 20 años y en contra de las peticiones de bonistas más pequeños. La prohibición será levantada automáticamente en dos semanas siempre y cuando Argentina cumpla ciertas condiciones.

Originalmente, Newman, un abogado de 64 años que empezó a trabajar en Elliott en 1995, divisaba varias maneras de obtener ganancias de los bonos argentinos, según fuentes que lo conocen. Si la economía argentina repuntaba, el precio de los bonos subiría. Si el país caída en cesación de pagos, Elliott pasaría a integrar un comité de acreedores, como ocurre con casi todas las reestructuraciones, y trataría de beneficiarse de una refinanciación.

Los bonos ofrecían cláusulas que parecían asegurar que todos los acreedores serían tratados por igual en el caso de un incumplimiento, lo que tranquilizó a Newman y su fondo.

Abogados externos expresaron en algunas ocasiones su desacuerdo con el análisis de Newman, pero Paul Singer, fundador de Elliott, lo respaldó ya que algunos años antes, había realizado una jugada muy rentable con bonos peruanos en problemas que tenían protecciones similares.

Argentina entró en cesación de pagos en 2001 y rápidamente sus líderes rechazaron la idea de negociar con acreedores, un golpe para Newman.

Sobrevinieron años de disputas y para 2005, Argentina logró presionar a cerca de 75% de los acreedores para que canjearan sus bonos por nuevos valuados en apenas 30 centavos por dólar. La oferta los obligaba a aceptarla o rechazarla y el país promulgó una ley que hacía ilegal el pago a los bonistas rebeldes o "holdouts".

Pero Newman no aceptó la oferta con el argumento de que la cláusula de los bonos significaba que el fondo conseguiría un mejor acuerdo a través de las negociaciones.

La seguridad de Newman parecía equivocada tras la crisis financiera de 2008, cuando los bonos se llegaron a cotizar por centavos sobre el dólar. Newman montaba a caballo en su hacienda de Nueva York para bajar el estrés, según su amigo.

El abogado pasó a ser el rostro público de la inversión de Elliott. Mientras que Singer es conocido por sus opiniones políticas y por sus diatribas de inversionista, Newman asumió un tono más conciliador, con la esperanza de que los funcionarios argentinos cedieran.

"Jay Newman lideró el ataque durante 13 años. En ciertas ocasiones, lo consumió", dijo David Tawil, director gerente del fondo de cobertura neoyorquino Maglan Capital LP, que tiene inversiones en Argentina.

En 2009, Newman viajó a Argentina para tratar de negociar un acuerdo, pero fue infructuoso. En un momento dado, le preocupaba que "lo detuvieran en una celda oscura," dijo alguien que participó en las conversaciones.

Para 2010, 93% de los bonistas había intercambiado su deuda de 30 centavos sobre el dólar.

Elliott recurrió a medidas extraordinarias. En 2012, convenció a un tribunal en Ghana para que confiscara la Fragata Libertad, el buque escuela de la Armada de Argentina, con una tripulación de 200 personas, cuando ancló en el país. La medida irritó al gobierno argentino y un acuerdo parecía cada vez más distante. Un corte internacional ordenó a Ghana liberar el buque dos meses después.

Hace dos años, el fondo interpuso una demanda infructuosa en California para impedir que SpaceX, la empresa ligada a Elon Musk, lanzara un par de satélites para Argentina.

Las medidas crearon más antagonismo con Argentina. La entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner se negó a negociar y acusó a Elliott y otros fondos de ser "buitres" y "terroristas económicos".

Elliott obtuvo una victoria legal en 2014 cuando la Corte Suprema de EE.UU. negó una apelación final de Argentina a un fallo de una Corte de Distrito estadounidense que le prohibía pagar intereses sobre los bonos canjeados sin pagar también a los bonistas que no aceptaron la reestructuración. Si no podía pagar a los tenedores de bonos existentes, Argentina no sería capaz de recaudar dinero mediante nueva deuda, un golpe para una economía en problemas.

En julio de ese año, Axel Kicillof, el ministro de Economía de Argentina en el momento, les dijo a Newman y a un grupo de inversionistas que "nunca obtendrían" más de 30 centavos por dólar por los bonos, de acuerdo a fuentes al tanto. Al día siguiente, Argentina volvió a caer en default, esta vez sobre los bonos que los inversionistas habían recibido en los canjes de 2005 y 2010.

No obstante, la elección a fines del año pasado de Mauricio Macri renovó las esperanzas de Newman y sus colegas. El nuevo mandatario se fijó como prioridad la solución de la disputa.

El 18 de febrero, Newman y otros acreedores se reunieron con los negociadores argentinos en la oficina en Manhattan del mediador designado por la corte. Después de más de ocho horas, las dos partes acordaron los términos clave del acuerdo.

"Oh, Dios mío", exclamó Pollock, cuando se cerró el acuerdo. El ejecutivo dio la vuelta a la mesa corriendo para estrechar la mano de los representantes argentinos. "Tenemos un trato".

-Taos Turner contribuyó a este artículo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas