Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aerolíneas empezó su nueva etapa: cerró vuelos a Río Gallegos y a Brasilia

A cambio, agregan asientos a Río de Janeiro y a San Pablo; en pocos días, la compañía le presentará a Macri su plan de negocios

Jueves 03 de marzo de 2016
SEGUIR
LA NACION
Isela Costantini, presidenta de Aerolíneas
Isela Costantini, presidenta de Aerolíneas. Foto: Archivo

En pocos días, la ola de rumores que se han levantado sobre los futuros movimientos de Aerolíneas Argentinas empezará a disiparse. Será cuando el presidente Mauricio Macri apruebe el plan operativo de gestión. Mientras tanto, ya empezaron a tomarse algunas medidas para bajar costos y, en consecuencia, disminuir los subsidios.

Desde el 1° de abril, ya no habrá más vuelos a Brasilia. Según datos de la empresa, el destino no era rentable y nada justificaba la operación. A cambio, aumentarán los asientos que ofrecen a Río de Janeiro y San Pablo, dos rutas que funcionan con un alto porcentaje de ocupación.

Otra de las novedades es que el llamado corredor petrolero dejará de llegar a Río Gallegos. La ruta original empezó a volar en junio de 2012 y unía Córdoba con Comodoro Rivadavia, con escalas intermedias en Mendoza y Neuquén. Pero desde el 1º de julio del año pasado, en pleno año electoral, el vuelo agregó un destino al final del tramo y llegó a Río Gallegos.

En la empresa aérea dicen que las razones para agregar Río Gallegos tienen que ver más con la política que con las necesidades concretas, y por eso ahora la ruta volverá a tener el recorrido original.

Más allá de los destinos, en Aerolíneas Argentinas ya empezó a notarse el horizonte de la nueva gestión. Por caso, según fuentes de la compañía, en estos meses se lograron bajar 30% los gastos que no tienen que ver con la operación. Por ejemplo, desembolsos en remises, celulares y demás gastos corporativos fueron puestos bajo la lupa. Sucede que los primeros números que llegaron al despacho de la presidenta de la empresa, Isela Costantini, sorprendieron a muchos.

Los ingresos estaban muy por debajo de los gastos. La diferencia son los subsidios que debe aportar el fisco. Según esos números, se necesitan como mínimo alrededor de 700 millones de dólares de aportes estatales para mantener la operación tal cual está. El monto contiene, además, deuda impaga que quedó del ejercicio anterior.

Entonces empezaron las idas y venidas respecto del monto por subsidiar. La idea que prima en el Gobierno es que la empresa se ajuste a un presupuesto y no que gaste y después pida lo que le falta. Ese consenso general tiene aún algunas indefiniciones: cuál será el número final por transferir. De eso dependerá la profundidad de las medidas a tomar.

La semana próxima será clave para conocer el destino de la empresa. Costantini y su línea gerencial preparan un detallado informe para presentarle al Presidente. Aún la reunión no tiene fecha, pero se descuenta que será en los próximos días.

Allí, los ejecutivos de la empresa le mostrarán el estado de situación de la línea aérea y, tal como se hace en el mundo corporativo, un abanico de escenarios posibles. De acuerdo con el que se elija serán las medidas por tomar y sus consecuencias.

Nadie, ni en el Ministerio de Transporte ni en la empresa, se anima a decir cuál será el monto que les autorizará el Ministerio de Hacienda y Finanzas, que conduce Alfonso Prat-Gay. Todos esperan la decisión del presidente Macri.

Los gremios, en alerta

Desde hace varios días, los sindicatos están alertas ante la posibilidad de que el plan para la compañía termine por generar un recorte.

Los pilotos de Aerolíneas Argentinas agrupados en la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) se declararon en estado de alerta y movilización en demanda de la reapertura inmediata de paritarias y la recomposición de sus salarios.

Fue mediante un comunicado que el gremio advirtió que "hace semanas" desde APLA han solicitado reuniones con las autoridades de la empresa para reclamar la reapertura inmediata de las paritarias, pese a que se deberían negociar en la segunda parte del año.

Pero, además de los pedidos salariales, los gremios marcan su posición ante posibles cambios en la empresa.

Macri le dedicó un párrafo a la compañía en su discurso de anteayer en el Congreso. "Para impulsar el turismo y nuestra economía, vamos a cumplir nuestra promesa de hacer de Aerolíneas Argentinas una empresa bien administrada que sirva para que tengamos un país más conectado sin que sea una carga para todos los argentinos", dijo el Presidente.

La semana próxima será crucial para empezar a ver cuáles serán los pasos para evitar que la empresa no sea una "carga".

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.