Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Stiuso se queda a vivir en el país tras su polémica declaración

No regresará a EE.UU., donde se había refugiado porque temía por su vida; lo atribuyó al cambio de gobierno

Jueves 03 de marzo de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
Antonio Stiuso
Antonio Stiuso.

Antonio Stiuso, el poderoso ex agente de inteligencia que el lunes declaró ante la Justicia que la muerte del fiscal Alberto Nisman fue un asesinato perpetrado por un grupo ligado al kirchnerismo, decidió radicarse nuevamente en la Argentina con su familia.

Stiuso había salido casi huyendo hace un año del país cuando Cristina Kirchner primero lo echó de la SIDE y luego el gobierno de entonces impulsó una decena de denuncias judiciales en su contra.

A pesar de que muchas de esas causas están en trámite y Stiuso tiene incluso un pedido para ser indagado en una de ellas, decidió esta vez no dejar el país. Y, según él mismo admitió, influyó en la decisión el cambio de gobierno.

Así se lo hizo saber a la Justicia a fines del año pasado, el 21 de diciembre, cuando por escrito le dijo a la jueza Fabiana Palmaghini que estaba arreglando su situación migratoria en los Estados Unidos y gestionando la vacante en una escuela en la Argentina para su hija menor de edad. Además, a otra de sus hijas le vencía una licencia en el trabajo.

Stiuso primero mandó de regreso a su familia y el 19 de febrero entró él mismo a la Argentina en compañía de su abogado, Santiago Blanco Bermúdez. Ingresó en auto desde Uruguay a través del puente que une Gualeguaychú con Fray Bentos.

Stiuso se había ido en febrero de 2015 casi huyendo, corrido por las causas penales y las denuncias de amenazas contra sus hijas, lo que motivó que la Justicia les colocara una custodia.

Entre las denuncias en su contra, además de una por contrabando y otra por enriquecimiento, hay un expediente en que es investigado por escuchas telefónicas ilegales.

Allí está acusado de intervenir en una solicitud a la Justicia para realizar escuchas telefónicas al amparo de una investigación cuando en realidad se sospecha que se trataba de una excusa para pinchar teléfonos de adversarios en el mundo de los espías y obtener información de empresas y particulares. En esta causa el fiscal federal Franco Picardi, que antes de llegar a este cargo el año pasado fue funcionario del Ministerio de Justicia del kirchnerismo, pidió al juez Luis Rodríguez su declaración indagatoria, pero el magistrado aún no resolvió.

"Stiuso salió del país el 18 de febrero del año pasado a las 10.27, tras declarar en la fiscalía de Viviana Fein por la muerte de Nisman"

Se trata de uno de los jueces federales que pueden quedarse con la causa por la muerte de Nisman cuando recale en la justicia federal, ya que es quien tiene un expediente anterior supuestamente relacionado: la causa por las amenazas que recibió el fiscal dos años antes de su muerte. Rodríguez les puso custodia a las hijas de Stiuso antes de que dejaran el país.

Stiuso salió del país el 18 de febrero del año pasado a las 10.27, tras declarar en la fiscalía de Viviana Fein por la muerte de Nisman, el mismo día en que se realizó la primera marcha bajo la lluvia en memoria del fiscal.

En esa declaración, según dijo ahora, ya había expresado su parecer de que a Nisman lo mataron, pero dijo que Fein no lo volcó en el acta, que curiosamente él mismo firmó. Por esa falencia la jueza Fabiana Palmaghini denunció a Fein por encubrimiento.

Stiuso se había ido del país por el paso fronterizo que une la ciudad entrerriana de Colón con Paysandú, en Uruguay, en una camioneta a nombre de una sociedad que estaba investigada en una causa por drogas. Desde allí viajó a los Estados Unidos, donde supuestamente obtuvo protección de los servicios de inteligencia norteamericanos, con los que había tejido una intensa relación en sus años en la SIDE.

El ex espía transitó por todo el escalafón de la inteligencia desde que ingresó en el organismo en la década del 70 hasta que llegó a director de Contrainteligencia y estuvo a cargo del área de Operaciones.

Manejó grupos operativos y tejió estrechos lazos con sus pares de otros países, en especial cuando mantuvo intercambios relacionados con casos de terrorismo internacional. Con su salida de la Agencia Federal de Inteligencia (ex SIDE), en diciembre de 2014, dejaron el organismo un grupo de hombres de su confianza, forzados por el kirchnerismo.

Pero con la llegada del nuevo gobierno algunos de esos hombres están regresando a sus lugares. Emblemático es el caso de Juan José Galea, que regresó al área de finanzas luego de recalar en el grupo empresario que conduce Sergio Szpolski, donde manejó los números de ese conglomerado de empresa de medios kirchneristas hasta que las restricciones con la pauta publicitaria que impuso el nuevo gobierno forzó la venta de parte del grupo.

El desembarco de Gustavo Arribas y de la ex diputada de Pro Silvia Majdalani al comando de la Agencia Federal de Inteligencia significó al mismo tiempo una purga de los últimos nombramientos camporistas en el organismo y designaciones de viejos subalternos de Stiuso.

En la AFI dicen que entre la "gente de la casa" Stiuso es respetado por su profesionalismo, y la misma consideración tienen las agencias de inteligencia de los Estados Unidos, la CIA, y de Israel, el Mossad. Sin embargo, las fuentes consultadas dicen que Stiuso no regresará a tener funciones en la agencia.

Los que se habían ilusionado con que el alejamiento de Stiuso iba a significar una pérdida de poder se están dando cuenta estos días de que regresó con renovados bríos.

De hecho le bastó una declaración maratónica ante la Justicia para volver a generar revuelo en el kirchnerismo, en el Gobierno y en los tribunales, donde supo incidir en causas e influir en el nombramiento de jueces cuando estaban en juego sus intereses o los de sus mandantes de ese momento.

Si la información es poder, Stiuso sigue siendo poderoso dentro y fuera de la SIDE. Su radicación en la Argentina y su paso por los tribunales de anteayer es sólo un aviso.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas