Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

San Lorenzo se acostumbra a sufrir en medio del vértigo

El estilo del DT Guede lo lleva por los extremos, algo que en un torneo como éste resulta riesgoso; con su notoria falta de equilibrio, cosechó sólo un punto en dos encuentros; anoche rescató apenas un 1-1 como local ante Toluca

SEGUIR
LA NACION
Jueves 03 de marzo de 2016
0

San Lorenzo no descansa ni cuando juega en su cancha. Cada vez que los hinchas visitan el estadio del Bajo Flores, regresan a sus casas sobrecargados de nervios y emociones. Anoche, además, volvieron preocupados. La igualdad 1-1 como local ante Toluca pone en alerta la clasificación en la Copa Libertadores. Sin dudas, los partidos del equipo que dirige Pablo Guede son de lo más atractivo que regala hoy el fútbol argentino. Pero el público del Ciclón lo sufre en demasía. A los 15 minutos del primer tiempo de anoche, San Lorenzo ya había generado dos chances claras de gol. Una de ellas fue el penal que convirtió Néstor Ortigoza, a los 12 minutos. Aunque también sufrió de contraataque: a los 13, igualó Carlos Esquivel con un gran remate y el argentino Darío Botinelli desperdició un mano a mano ante Sebastián Torrico. La electricidad que propuso Guede desde el primer partido que dirigió llegó... para quedarse en San Lorenzo. La incógnita es si acaso no le convendrá resignar algo de explosión en función de mayor solidez defensiva. O si bien, puede ambicionar a lograr mayor equilibrio sin dejar de apostar por un equipo ultraofensivo.

El Ciclón siempre recibió goles como local y sólo dos veces en el año terminó un partido con su arco en cero. Fue en los encuentros ante Boca, por la Supercopa, y en el triunfo de Olimpo en Bahía Blanca, por el Torneo Transición. En el campeonato local, anotó nueve goles y recibió seis. Es decir, siempre hay acción en los duelos de San Lorenzo y algunas definiciones fueron agónicas, como el triunfo por 2-1 ante Sarmiento, con el gol de Barrientos en tiempo de descuento, o con Vélez, con el tanto de Matos sobre la hora.

Anoche, en busca del triunfo, Guede optó por un nuevo y extraño dibujo táctico, con una línea de tres, con Buffarini-Caruzzo-Díaz y Mussis un poco más adelantado, y después una línea de tres volantes con Belluschi-Ortigoza-Romagnoli. Pero en el segundo tiempo, volvió a alinear cuatro en el fondo y dos delanteros. Necesitaba mayor tranquilidad. Tampoco la consiguió porque, si no fuera por el arquero Torrico, hasta podría haber sufrido una inquietante caída en casa. Finalmente, fue un empate.

Foto: LA NACION

Un certamen, el 2016, en el que había empezado con una caída como visitante ante Liga de Quito y ahora deberá buscar puntos valiosos en México (en la revancha ante Toluca) y con Gremio, en Brasil, el próximo miércoles. El Ciclón, en rigor, es un experto de sufrimientos en la etapa de grupos en los últimos años, tanto cuando fue campeón (2014) como en la ocasión en la que terminó último (2015). En 2014, tuvo una pobre actuación en los primeros encuentros y se clasificó con 8 puntos, gracias a los goles de diferencia. Llegó a tener 4 puntos en 4 fechas, luego 5 en 5 fechas, y avanzó agónicamente con la victoria en la última jornada. Aunque aquel Ciclón dirigido por Edgardo Bauza era más previsible que éste. También más aburrido, es cierto. Ahora, San Lorenzo abunda en pulsaciones y carece de equilibrio.

El año pasado, en un grupo durísimo que compartió con Corinthians, San Pablo y Danubio, el campeón vigente quedó eliminado en la primera rueda. En esta temporada, el Ciclón otra vez padece un grupo difícil. Como suele ocurrir en estos torneos, los triunfos en casa son fundamentales para mantenerse con vida. Pero por ahora, San Lorenzo es como una moneda lanzada al aire. Con sólo un punto, necesita más equilibrio.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas