Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Misión: seguir aprovechando los guiños del destino

Ante Polonia, sobre una superficie veloz, la Argentina enfrenta un rival que perdió a Janowicz; en 2015, se benefició con el sorteo de la 1» rueda y la ausencia de Djokovic

SEGUIR
LA NACION
Viernes 04 de marzo de 2016
0

GDANSK, Polonia.- Para avanzar y destacarse en la Copa Davis se necesitan varias circunstancias, tareas y conductas. A veces, también, que los planetas se alíneen. Y un poco de fortuna, claro. La temporada pasada, con una formación austera y sin egos perjudiciales, la Argentina alcanzó las semifinales (perdió con Bélgica, de visitante). Durante las distintas series, el equipo nacional lució predisposición, coraje, certezas y un referente como Leonardo Mayer, un antihéroe. También aprovechó las oportunidades que le presentó el destino: un sorteo favorable en la 1» rueda (Brasil, de local) y la ausencia de Noval Djokovic cuando Serbia visitó Buenos Aires, por ejemplo. Hoy se pondrá en marcha el segundo año de conducción del capitán Daniel Orsanic, frente a Polonia, que, después de un poco de misterio, no contará con Jerzy Janowicz, su pieza más valiosa. El poderoso sacador tiene la rodilla derecha maltrecha y sólo jugó un partido en el año, en Australia. Lo reemplazará Hubert Hurkacz, de 19 años, 602° del ranking, finalista de dobles junior en el Abierto de Australia 2015. Pero lo peor que podría hacer la Argentina es subestimar al rival -con el ejemplo de la final de 2008 ante España sin Rafa Nadal, alcanza y sobra-, un adversario que debutará en el Grupo Mundial tras 152 series.

"La baja de Janowicz es muy importante, es una buena noticia, pero nosotros estamos enfocados en adaptarnos a la cancha, que es realmente rápida. Tenemos algo de incertidumbre sobre el nivel que puedan tener, pero si hay un lugar donde pueden jugar bien es acá", alertó Orsanic, con mesura. El primero que competirá en la cancha bajo techo formada por placas de madera pintadas por un material acrílico será Guido Pella, uno de los dos debutantes en la Davis junto con Renzo Olivo. El bahiense, que atraviesa por el momento de mayor inspiración de su carrera, abrirá la serie en el Ergo Arena (con capacidad para unas 11.000 personas), desde las 10.30 de la Argentina, frente a Michal Przysiezny (32 años, 318° del tour), que había quedado afuera de la primera citación del capitán Radoslaw Szymanik por supuestos problemas de espalda. A continuación, a Mayer le tocará enfrentarse con Hurkacz, alguien que no conoce, que mide 1,93 metro y posee un saque para tener cuidado. Mañana, a las 9, se jugará el dobles, el punto polaco más fuerte: Lukasz Kubot y Marcin Matkowski ante Carlos Berlocq y Olivo. Y el domingo, la acción se iniciará a las 8.

La Argentina, que es la única potencia tenística que no ganó la Ensaladera (disputó las finales de 1981, 2006, 2008 y 2011), lleva 15 años en la elite de la Copa Davis. Desde el ascenso en 2001, tras vencer 5-0 a Bielorrusia en Córdoba, el equipo albiceleste se mantuvo en la máxima categoría. Solamente jugó un repechaje, en 2014, frente a Israel en Sunrise, al que luego de la alarma por un hipotético descenso, terminó superando con autoridad. En aquella serie, en el estado de la Florida, a Mayer -que no había sido citado en la 1» rueda, ante Italia en Mar del Plata- se le planteó una situación similar: por la lesión de un compañero, Bar Botzer, por entonces de 20 años y 776° del ranking, fue su rival. El correntino recurrió a YouTube para ver videos del juvenil y, si bien lo terminó venciendo, al principio le costó acomodarse (perdió 6-4 el primer set). "Cuando no conocés al rival, y más sobre una cancha rápida, en la que se te escapan las devoluciones o te hacen un buen saque y es punto, es difícil -reconoció el Yacaré-. Pero estoy bien, fui en alza. De a poquito fui mejorando mi adaptación a la cancha, que te obliga a mover más las piernas para no llegar tarde a los piques, porque se disparan. Hay que jugar, no queda otra".

Foto: LA NACION

En Polonia, sobre todo por Agnieszka Radwanska (3a de la WTA y 42 victorias por la Fed Cup), hoy es más popular el tenis femenino. La ausencia de Janowicz es un golpe para el equipo de la Davis, es evidente. De todos modos, jugará la quinta serie consecutiva como local y no baja las expectativas. Actuó en Varsovia, Plock, Szczecin y Gdynia, siempre bajo techo y en la misma superficie. "Fue una decisión mía que Jerzy no jugara, pese a que él quería estar. Acompaña al equipo desde 2008 y solamente faltó una vez. Pero la salud es más importante y no está recuperado de la lesión en la rodilla. Presentamos el mejor equipo que podíamos tener. Y les digo que podemos dar la sorpresa. Esta misma superficie ya la usamos y nos sentimos cómodos en ella", expresó Szymanik.

Barrios, calles, plazoletas y monumentos en la Argentina remiten a Polonia. El vínculo entre ambos países tiene mucha historia. La embajada polaca en Buenos Aires considera que la inmigración en nuestro país fue la tercera más numerosa después de la italiana y la española. Es más, se estima que hay unos 500.000 polacos o con esas raíces en distintas provincias nacionales. Incluso, los primeros llegaron a tierras criollas a comienzos del siglo XIX, pero de las grandes corrientes, a partir de 1897, muchos polacos pelearon junto a José de San Martín. La Davis sigue siendo una atracción -para la Argentina, casi una cuestión de estado-. Y permite cruces con condimentos e historias que, quizás, en el circuito no se encuentran.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas