Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hourcade: el coach recoge la estela de Van Heerden

El tucumano, que rechazó una oferta para dirigir a Italia, es continuador de la línea del sudafricano que asistió a los Pumas en el 65

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 04 de marzo de 2016
0

DURBAN, Sudáfrica.- Izak Van Heerden fue el hombre que generó un antes y un después en la manera de entrenar de los seleccionados argentinos. Designado por la Unión Sudafricana para colaborar con Ángel Guastella y Alberto Camardón en la gira de 1965 que dio inicio a la leyenda de los Pumas, no sólo introdujo el rigor a la hora de las prácticas, sino que fue decisivo en las técnicas de ataque y defensa de las terceras líneas y en la mejora de las destrezas de los backs. Van Heerden, maestro de alma y de profesión, nació y murió en Durban. Lo encontraron muerto una mañana de junio de 1973 en uno de los salones de donde dio clase buena parte de su vida, el High School, cerca de donde ahora, en otro colegio, el Northwood, están entrenándose los Jaguares, con el Índico de fondo, para disputar su segundo partido en el Super Rugby, mañana, ante los poderosos Sharks.

Aquí acontecieron el año pasado dos hechos conmovedores para el rugby argentino, uno entrelazado con el otro: el encuentro de aquellos Pumas del 65 con los de 2015, enhebrando medio siglo de historia viva y pura, y el primer triunfo sobre los Springboks. La estela de Van Heerden perdurará por siempre, como la de tantos otros maestros y entrenadores que forjaron y establecieron, también antes que él, nuevos paradigmas de juego al seleccionado nacional.

Daniel Hourcade ya ha entrado en esa lista. La consagración de su idea global para un equipo de rugby se produjo precisamente en Durban, con aquella victoria fantástica ante los Boks, aunque cuando le dan a elegir, el tucumano se queda con la de Irlanda por los cuartos de final de la Copa del Mundo. Ahora está de nuevo en esta ciudad, a la que ya había visitado con los Pampas XV, el combinado con el que arrancó este recorrido que llegó al Super Rugby. Pero está en otra función. Ahora, mira desde afuera. Y como todo entrenador que está en una práctica y no entrena, de alguna manera lo padece.

Foto: LA NACION

En las tribunas bajo techo del Northwood, el lugar donde se entrenan los Springboks cuando están en Durban, el head coach de los Pumas cumple con lo que se comprometió: no meterse en los Jaguares más allá de algunas cuestiones básicas. Al frente de la franquicia de la UAR está su amigo y mano derecha Raúl Pérez, quien en un momento de la práctica se acerca a los escasos periodistas argentinos y les dice: "¿Ustedes vinieron hasta acá para cubrir a los Jaguares, no? Porque los Pumas no están acá?" Hourcade le devuelve la ocurrencia: "Aprovechá ahora?"

El tucumano, el "Huevo", habla de las ocasiones aprovechadas. Y, especialmente, de las no aprovechadas. Enfatiza, con convicción, que nunca puso el dinero por delante del deseo. Un ejemplo claro es bien reciente: acaba de rechazar una oferta varias veces superior a la que tiene con la UAR para irse a dirigir a Italia. "Antes de que me dijeran de qué se trataba, dije que no. Y no me quiero imaginar lo que me iban a ofrecer?", cuenta mientras suelta otra risa. Ya resolvió que, si le da la salud y lo quiere el próximo presidente, estará con los Pumas en la Copa del Mundo de Japón 2019. Y que después, quizás, ocupe un puesto de algo así como CEO del juego.

Tras el Mundial de 2007, la UAR lo había tentado. "Pero era para tareas de escritorio y yo no estoy para eso. A mí me gusta estar en el campo". Y una pista de cómo se maneja en este tema es que cuando asumió en los Pampas, lo primero que les dijo a los jugadores fue que no venía sólo a entrenarlos, sino a iniciar un proceso a largo plazo. "Te juro que en Europa me daban más dinero, pero sin dudar preferí venirme acá porque se ponía en marcha lo que yo siempre quise hacer", acota.

"¿Entendés lo que están haciendo?", le dice al cronista, mientras mira con él la práctica de los Jaguares. Y se entusiasma explicando los ejercicios de los "carrilleros" y la "infantería" (medio scrum y primeras y segundas líneas), en los cuales se recrean diversas situaciones posibles en un partido. Básicamente, los entrenamientos son similares a los de los Pumas. Hourcade y su grupo preparan las estrategias, estudian, pero a la hora de las prácticas se trata de establecer la libertad y la desorganización creativa que impone el tucumano como idea. Hay estructuras, claro, pero no hay nada estructurado.

Mientras destaca las bondades del seven para aplicar al XV (la organización defensiva y la situación de pesca) y explica cómo cada jugador sabe lo que tiene que hacer en cada acción, Hourcade está apasionado ahora con el estudio de la mente. A él y a su grupo de colaboradores les abrió la cabeza un encuentro que tuvieron con Julio Velasco, entrenador del seleccionado argentino de vóleibol y una eminencia más allá del deporte. Germán Fernández y Martín Gaitán, del staff Puma, están estudiando sobre el tema para incorporar nuevos métodos a los equipos nacionales.

"Es increíble el Negro (por Gaitán). No para de crecer", enfatiza Hourcade. Y agrega: "Donde más me apoyo es en la gente que trabaja conmigo. No te exagero, tengo un grupo extraordinario", confiesa el tucumano. Hay una anécdota que refleja esta situación. El día siguiente de cada test es el más arduo para el staff, porque después de analizar y ver videos y planillas, se arma un video de sólo 10 minutos. Hourcade es quien siempre está al frente de esa tarea. El post encuentro con los All Blacks en la Copa del Mundo lo encontró al head coach viajando a Londres para declarar en el caso Mariano Galarza, mientras todo el plantel estaba en Gloucester. Hourcade llegó a la noche, cansado y angustiado por la suspensión al segunda línea. Cuando entró en el cuarto de análisis, estaba todo el trabajo terminado.

Hourcade y Pérez y son amigos desde antes de que entrenaran juntos. Jugaron en contra en los duelos Rosario-Tucumán, duelos de estilos que más tarde, de entrenador, Hourcade soportó cuando en su propia provincia le gritaban "¡Andá a entrenar a Rosario!" En 2010, al comienzo del vínculo de Hourcade con la UAR, esa relación se fortaleció, ya que a fin de año ambos dirigieron a los Jaguares en la Nations Cup, la Americas Cup y en una gira por Rusia. "Yo siempre doy una charla antes de los partidos, antes de dejarlos solos a los jugadores. Recién en el Mundial me pidió: ?¿Puedo decir algo?'. Sin dudas, era el hombre para estar con los Jaguares", agrega Hourcade sobre Pérez, mientras mira entrenar a la mayoría de los jugadores que luego recibirá en los Pumas. El sol ilumina Durban y por acá, sin dudas, está el espíritu de Izak Van Heerden.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas