Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Batman está de vuelta: Frank Miller, el hombre que derrotó a Superman

El historietista cambió para siempre la imagen de los superhéroes y un trabajo suyo está detrás del film Batman vs. Superman; "¿quién no odiaría a Superman", dice

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 04 de marzo de 2016
Manos a la obra: Miller en su mesa de trabajo
Manos a la obra: Miller en su mesa de trabajo. Foto: Benjamin Norman/The New York Times
0

"Podríamos haber cambiado el mundo? míranos ahora? yo me convertí en un problema para los políticos? y vos? en una broma. Quiero que recuerdes, Clark? en los años por venir? en tus momentos más privados? quiero que recuerdes? mi mano? en tu garganta?" La frase continúa y, aunque haya sido impresa en 1986 y recién cumplió 30 años, sigue siendo la más icónica línea que Batman ha pronunciado jamás en sus setenta años de vida. Y se la dice, con la mano en su garganta, a Superman.

Hoy, con la película Batman vs. Superman, que se estrenará en la Argentina el 24 de este mes, no parece imposible ese instante. Pero en aquel 1986 era una imagen muy potente, incluso siendo los 80 la década en la que los superhéroes de Marvel y DC fueron revolucionados para siempre por Frank Miller y una pandilla de enamorados del género. Un big bang que cambiaría para siempre no sólo el personaje, sino también el espectáculo creado por ellos.

La historieta se llama El regreso del caballero de la noche y, junto a Año Uno, es la obra que define la imagen contemporánea de Batman. No por nada el guionista Grant Morrison, estrella actual del género, la llamó "una verdadera obra del arte pop americano, capaz de llegar a las grandes audiencias, salir de los quioscos de revistas y legitimarse en las librerías".

En El regreso del caballero de la noche, Batman tiene 55 años, abandona el retiro (mitad obseso mitad saturado del estado parapolicial) y reacciona frente a una distopía donde Reagan era presidente desde la TV. En la pelea del cómic, Batman usa la misma armadura que se le puede ver en el tráiler de Batman vs. Superman, el film de Warner Bros. que evoca el clásico de Miller no sólo en vestimentas y referencias visuales, sino, claramente, en la buscada adultez de su tono (ya se sabe que no será apta para todo público). Miller en persona le confesaba a LA NACION en el último Nueva York Comic Con: "Todavía no me invitaron a nada relacionado con la película". Hasta el director del film, Zack Snyder, se lanzó a la fama gracias a la adaptación de un cómic de Miller llamado 300, donde se contaba la leyenda de los 300 espartanos y su batalla en las Termópilas.

Miller, de 59 años, es una leyenda viviente brutal del medio que hoy, frente a la edición en papel en Estados Unidos de la tercera saga con el Batman de El regreso?, la promesa de una cuarta, el estreno de Batman vs. Superman y el pronto estreno de la segunda temporada de Daredevil, vuelve a estar vigente.

El salvaje

Criado en Vermont a base de cine negro, autores como Raymond Chandler, cine épico barato y cómics de superhéroes, Miller es fundamental cuando se piensa en la buscada adultez de los superhéroes en el cine o las series actuales. Ni el Batman dark de Burton, por muy infantil que se lo vea ahora, hubiera sido una posibilidad sin el Caballero de la noche de Miller. Muchas ideas que fueron vistas por millones en la saga de Batman dirigida por Nolan aparecieron en Miller y su obra.

Incluso el murciélago oscuro, que hoy es regla, no lo era cuando Miller cambió las tablas. Tampoco la fantasía de que Miller barrió con el Batman pop y camp de los años 60. Él mismo lo niega: "Hubo autores que venían haciendo muchas cosas con Batman, cosas que ya no tenían el tono light que uno asocia a la serie de TV. Pero hay que entender algo básico: Adam West, el personaje de la TV, tiene tanto mérito como el Caballero de la noche, mi cómic. Era un encanto. Era una visión clara de un personaje. Aquí la lección: Batman es una pieza irrompible de la ficción. Es un diamante. Lo podés tirar contra la pared, lo podés presionar con una fuerza enorme, y no se va a romper. Siempre funciona. Es Batman."

En toda la obra de Miller, desde las continuaciones del Caballero de la noche hasta los films de Sin City, están la violencia y los estereotipos del cine negro. Miller: "Uso mucho lenguaje de los 40 porque amo esas películas. Incluso lo hice cuando, en los 80, escribí y dibujé Ronin, una serie más de acción oriental con influencias europeas. Vienen de todos lados las voces. Pero uno tiene que tener un buen oído para escribir, eso seguro. Esa forma de mis personajes, que hablan de una manera brutalmente americana, es simplemente yo escuchando todo lo que me rodea".

En su blog durante la fiebre de los "indignados" en Wall Street, Miller los acusó, entre muchas cosas, de violadores y criminales (él se define como liberal). Hoy no habla del episodio. Hasta creó un cómic llamado Holy Terror!, que originalmente sería Batman vs. Al-Qaeda. Crudo pero intenso y realmente poderoso, aunque uno no concuerde ideológicamente: Miller es, antes que inteligente, una real aplanadora de ideas, y siempre lo fue.

En su retorno: ¿qué piensa Miller de Batman después de tanto cine? "Es el más puro de los héroes. Quería que fuera Robin Hood, no el epítome del antihéroe. No un comando paramilitar. Mi Batman es revolucionario en el sentido de tirar abajo un sistema policial corrupto. El forajido debía traer justicia, ésa era la idea. Era un Batman creado por alguien enojado."

Miller quiere hacer un nuevo Sin City, ambientado en la Segunda Guerra Mundial, y más cómics del encapotado. Pero tiene en claro una idea: "El mundo, con el tiempo, se vuelve increíblemente hermético a la hora de pensar en héroes. Es difícil imaginarlos en un mundo como el actual. ¿Qué representaría un héroe hoy? ¿Hay chances de siquiera crear algo así?".

El historietista recuerda que El regreso del caballero de la noche fue recibido con sentimientos encontrados por DC Comics, la compañía que lo editó en 1986 y hoy lo usa de base para el film Batman vs. Superman. Dice Miller: "Tenían miedo. No puedo culparlos". Pero también disfruta lo que él define como el instante más extravagante de su carrera presentando ideas: "Entré a la oficina de Jenette Kahn, una editora en aquellos 80 en DC, y le dije: «Quiero hacer a Batman más viejo y más malo, y volviendo de su retiro». Ella respondió: «Suena bien». Miller ha confesado que odia a Superman en más de una ocasión: "¿Quién no odiaría a Superman? Vuela, todos lo quieren, es el perfecto e invencible boyscout. ¿Querrías que fuera tu vecino alguien así?".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas