Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Investigan si el robo al intendente Garro fue un mensaje mafioso

El ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, no descartó que el robo al jefe comunalde La Plata pudiese representar una reacción a las decisiones tomadas por el gobierno bonaerense

SEGUIR
LA NACION
Viernes 04 de marzo de 2016
0

LA PLATA.- "Hay que determinar si fue un hecho delictivo o un mensaje mafioso al intendente, o a nosotros (el gobierno provincial) por los cambios que estamos haciendo". Con estas palabras, el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, profundizó el manto de dudas sobre el móvil real del violento asalto perpetrado anteayer en la vivienda del jefe comunal de La Plata, Julio Garro.

De esta manera, el funcionario provincial introdujo una mirada política al poner en escena el posible vínculo entre el episodio en cuestión -por el que está detenido un efectivo policial- y el reciente anuncio de la gobernadora María Eugenia Vidal, quien dispuso la obligatoriedad de presentar las declaraciones juradas de subcomisarios para arriba.

En esa misma dirección, el intendente platense calificó como "muy raro" el asalto en su casa, en un barrio privado en la vecina localidad de City Bell. Confirmó , además, que los delincuentes se refirieron a él cuando redujeron a su esposa. "Evidentemente sabían dónde estaban. Le dijeron que me conocían muy bien, y que con esto (el asalto) me iba a poner un poco más nervioso, pero estoy más fuerte que nunca".

Y agregó: "Esto es lo que a uno le llama la atención, al tener en cuenta que fue algo planeado, al saber que si ocurría un hecho delictivo en mi casa, lógicamente, la repercusión sería mucho mayor".

Por su parte, Ritondo, al arrojar un manto de sospecha sobre el episodio, marcó una diferencia entre el asalto en la vivienda de Garro y el robo sufrido días atrás por el intendente de Saladillo, José Luis Salomón, quien fue abordado por un grupo de delincuentes en moto a tres cuadras del Ministerio de Seguridad. Dijo al respecto que este último caso "fue más un hecho al voleo, de motochorros".

Anteayer a las 11, cabe recordar, dos delincuentes armados, que usaban guantes de látex y precintos plásticos, ingresaron en la vivienda del alcalde platense en el country Grand Bell, situado en el cruce de las calles 467 y 144, en City Bell.

En ese momento, en la vivienda estaban la esposa de Garro, las cuatro hijas del matrimonio -menores de edad-, la cuñada del jefe comunal y sus tres hijos. Luego de maniatarlas, las víctimas fueron encerradas en una de las habitaciones. De allí huyeron con 25.000 pesos, tres tablets y varias alhajas.

Según los videos de seguridad del lugar, el policía imputado había salido del country acompañado por los dos sujetos que llevaron adelante el asalto, a bordo de su camioneta Mercedes-Benz, de color negro, y a las pocas horas reingresó al barrio cerrado.

Se trata de Patricio Miguel Masana, de 32 años, quien cumplía funciones en la comisaría 1a de La Plata. El efectivo, con grado de subteniente, alquilaba una vivienda en el mismo country en el que vive el jefe comunal platense.

Por pedido de la fiscal Virginia Bravo, y la orden librada por el juez de Garantías Guillermo Federico Atencio, luego de ser vistas esas imágenes, se ordenó allanar el inmueble del policía -que compartía con su novia-, situado en el lote 232, a escasos metros de la vivienda de Garro. Fuentes judiciales precisaron que en una primera requisa realizada cuando Masana no estaba en la casa se hallaron 14.000 pesos y una pistola calibre 22 marca Bersa con balas de punta hueca.

Luego, cuando el subteniente llegó a su vivienda durante el allanamiento y quedó detenido, se le secuestró su pistola reglamentaria 9 mm y la camioneta Mercedes-Benz. Asimismo, se secuestraron en la vivienda 84.600 pesos y 10.500 dólares que había dentro de una caja fuerte, y hasta una máquina de contar billetes, por lo que se estima que manejaba grandes sumas de dinero. Los pesquisas también hallaron drogas sintéticas en la casa del policía: 187 pastillas de metanfetaminas y 62 cristales de cocaína.

Masana quedó imputado como partícipe del delito de robo agravado por el empleo de arma.

No obstante, para los investigadores está descartado que el policía haya ingresado en la vivienda de Garro, aunque tienen la casi absoluta certeza de que les brindó apoyo a los delincuentes. Es más, se sospecha que los delincuentes pueden haber entrado escondidos en el vehículo del policía.

Además, se apunta a determinar cómo un efectivo de baja jerarquía de la policía bonaerense puede alquilar una casa en ese exclusivo barrio privado, si se tiene en cuenta que debe abonar no menos de 30.000 pesos mensuales.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas