Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Utilizado por empresas líderes

El Instituto de la Construcción en Seco (Incose) acompaña al sector con capacitación y asesoramiento que ofrece el sistema

Sábado 05 de marzo de 2016
0

Con más de 20 años de trayectoria el Instituto de la Construcción en Seco (Incose), acompaña las empresas líderes del sector en el área, capacita, asesora y promueve las ventajas de los diversos sistemas que ofrece este tipo de edificación. Para la coordinadora del Incose, María Gabriela Malagraba, la construcción en seco con perfiles de acero galvanizado liviano surge en Estados Unidos, con gran desarrollo en Europa, impulsado por el retrofit o remodelación de edificios para adecuarlos a los nuevos requisitos de ahorro energético. Y, en el país, se afianzó hace 40 años, al crearse la primera placa de yeso y su uso se extendió por la velocidad de ejecución.

Para la vivienda es un sistema ideal porque se levanta la estructura y se reviste exteriormente en tiempo récord, y luego, se construye por dentro. Es fácil de aplicar en divisorias interiores y entre departamentos en edificios de altura, con un rápido retorno de la inversión porque los inmuebles estarán listos para comercializarlos en un plazo mucho más corto. Y en promedio, "un tabique en seco pesa el 20% respecto de un muro tradicional, reduce así, las cargas estructurales y se ahorra entre el 6 y 10% en el costo de la estructura de un edificio. Este ahorro es mayor, cuanto más alto es", comentó la representante, que destacó que suma rapidez, limpieza y aislación acústica y térmica, características que impulsaron su uso en arquitectura comercial, hospitalaria y hotelera, cumpliendo las exigencias de habitabilidad y confort requeridos.

Algunas obras íconos son la actual ampliación del Museo de Arquitectura, íntegramente en este sistema, o los edificios Château, Quartier Oro, Torre El Faro y Repsol YPF; la ampliación del Hospital Pedro Elizalde, Alemán o Austral y los interiores del Museo Malba y la Fundación PROA con revestimientos, paredes o cielos rasos en seco.

Materiales

"Los materiales que conforman este proceso constructivo industrializado y multicapa como perfiles, placas de yeso, de cemento y aislaciones, entre otros, reemplazan aquellos utilizados en la construcción húmeda, evitando así los tiempos de fraguado. Esta construcción se divide en portante y no portante, es decir, resuelve paredes interiores, cielos rasos, techos, entrepisos, revestimientos, viviendas enteras, fachadas y cubiertas", explicó.

Respecto de la construcción tradicional, los sistemas de la construcción en seco son más rápidos. Su ejecución puede resolverse en 1/3 de tiempo, es mucho más limpio porque reduce los desperdicios de obra, de reparaciones o refacciones y los aislamientos acústicos y térmicos son de hasta el doble de los esperables con la construcción tradicional, "porque alternan los espesores de las aislaciones que se colocan dentro de las paredes y varían la cantidad de placas de yeso y tipos de revestimientos que irán en cada cara. Conserva los ambientes frescos en verano y cálidos en invierno, ahorra energía y disminuye los gastos de energía y gas", expresó la coordinadora.

Más liviano y flexible

Estos sistemas son más livianos y flexibles que los pesados de mampuesto. Así se realizan diseños curvos, cavidades, cielos rasos flotantes o voladizos pronunciados. Y la humedad residual de la construcción tradicional no existe y el espacio puede habitarse inmediatamente después de terminado.

En la actualidad, hay una amplia oferta de placas de yeso (resistentes al fuego; a la humedad; perforadas; para aplicar en cielorrasos expuestos a la intemperie o de alta resistencia a los impactos). No hay diferencia en el costo directo (materiales y mano de obra) por m2 de una obra tradicional v. construcción en seco. Para la profesional, quizá este último sistema, presente un precio final, algo menor. Lo importante es que el tiempo de ejecución con la construcción en seco, es de hasta un tercio menor.

Finalmente, desde el Incose afirman que es fundamental la capacitación porque "la improvisación no va de la mano de la calidad, y como Instituto generamos información técnica y de acceso gratuito, para buscar la calidad en las construcciones", concluyó Malagraba.

Para sugerir algunos ejemplos, se puede indicar que, en Chile el consumo aproximado de placas de yeso por habitante año es de 1.6; en la Argentina de 0.7 y en Uruguay de uno.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas