Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo resucita Rossi sus chances en el TC

Después de un mal cierre de 2015, el piloto encontró, con un mejor motor, ritmo y balance en su Chevrolet

SEGUIR
LA NACION
Sábado 05 de marzo de 2016
0

CENTENARIO, Neuquén.- En el automovilismo, el piloto de experiencia y con múltiples éxitos no está exento de las equivocaciones. Las 200 carreras en el Turismo Carretera no estará entre los mejores recuerdos que pueda enseñar Matías Rossi en el futuro, aunque la cifra fuera presentada con cierta pomposidad por la categoría. En el autódromo de Viedma, el piloto de Chevrolet tuvo un inicio de temporada oscuro, con errores que quien lleva pintado el N°2 en los laterales no acostumbra a ofrecer. Apenas dos semanas después de protagonizar un domingo negro, y nuevamente en una ciudad sureña, el campeón de 2014 regresó en plenitud para demostrar que el hombre está intacto y que la máquina también vuelve a ser demoledora, como en el arranque de 2015, un año que lo tuvo como actor principal hasta las competencias finales del calendario. "Estoy feliz por la vuelta y el rendimiento del auto, que tiene ritmo, balance, y un motor competitivo, algo que no pude aprovechar en la apertura del año", explicó a la salida de la revisión técnica el piloto que marcó el mejor tiempo (1m 29s548/1000), mientras los fanáticos esperaban para que su firma quedara grabada en las remeras y posters que atesoraban en las manos. Hoy tendrá que revalidar el tiempo en la clasificación definitiva, la que ordenará las series de mañana.

Es demasiado exigente Rossi, se castiga con dureza cuando sus errores impiden que la estructura en la que se mueve, Donto Racing, pierda oportunidades de reflejar el trabajo de taller, ahí donde los secretos mejores guardados empiezan a enderezar el rumbo cuando el auto no aparece. "En Viedma no fue el piloto, el auto estaba", ironiza entre risas, aunque admitiendo que sus yerros (en la serie golpeó a Agustín Canapino al querer arriesgar en una maniobra; en la final, donde largó en el puesto 23, le dejó una huella al auto de Pedro Gentile) impidieron que el Chevrolet luciera recuperado, después de aquellas últimas competencias en 2015, en las que entregó todas las oportunidades de defender el título. "Tocamos cosas en el auto que no tocamos en aquel momento", explica, aunque sin dar detalles, sobre por qué ahora luce entre los mejores y antes se presentaba indomable en las carreras de Comodoro Rivadavia y La Plata, las que decidieron el campeonato del año pasado. "Nunca pensé en cambiar por dos carreras, porque tengo el mejor Chevrolet de los últimos cuatro años", fue la defensa encendida al chasis de Alcides Piatti y a los motores de Johnny Laboritto, aunque ahora la planta impulsora la entrega Lucas Alonso, quien no es top entre los motoristas, pero que satisface con resultados al equipo.

Mientras muchos analizaban los tiempos y el clima -la alta temperatura sorprendió; el viento no afectó, aunque el trazado se ensucia con rapidez-, Rossi miraba más lejos. Específicamente, a la carrera de Olavarría, donde se correrá con pilotos invitados. "No me gustaría tener que elegir a otro nombre, considero que sería poco atractivo para la categoría que fuera tan acotado el tema de los pilotos. Si no me lo aprueban no lo voy a entender, aunque soy optimista", señaló y, aunque se reservó el apellido, el as de espada con el que desea matar es Esteban Guerrieri.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas