Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los dos frentes de la misma crisis

Sábado 05 de marzo de 2016
Frente a la casa de Lula, simpatizantes del ex líder chocaron con la policía
Frente a la casa de Lula, simpatizantes del ex líder chocaron con la policía. Foto: Reuters / Paulo Whitaker
0

RÍO DE JANEIRO

Brasil enfrenta el desafío de una crisis que se desdobla en dos frentes. Según los analistas, las medidas necesarias para salir de la recesión no son meramente económicas, sino que también se refieren a la crisis política. La clave para recuperar la confianza empresarial que garantice inversiones en medio de la incertidumbre sería una combinación de medidas de ambos ámbitos, el político y el económico.

El mayor impacto de la política sobre la economía corresponde a las cuentas públicas, que el gobierno intenta equilibrar desde principios de 2015. Muchas de las medidas de ajuste fiscal dependen de un Congreso convulsionado, que el año pasado no aprobó la totalidad de las propuestas del Palacio de Planalto.

El economista Paulo Levy, de Ipea, señala que cuanto más se tarde en atacar la crisis fiscal, peores serán las consecuencias.

"Cuanto más se posterguen las medidas de ajuste fiscal, fundamental para recuperar la confianza en la economía, será peor. La conducción de la política económica cometió errores, pero al no haber reconocimiento de esos errores, tampoco pueden corregirlos", dice Levy.

Para André Gamerman, economista de Opus Gestão de Recursos, los instrumentos técnicos para que el país se recupere existen. Pero la puesta en práctica de esas medidas choca de frente con el escenario político.

"Lo principal es revertir las expectativas. Para que eso ocurra, la prioridad número uno es resolver el embrollo político. La profunda inestabilidad actual tiene paralizado al país. Resuelto eso, lo siguiente es solucionar el déficit fiscal, cuyos orígenes, hay que recordarlo, van más allá de la situación política", señala Gamerman, que estima que en 2016 el PBI brasileño se contraerá entre un 3,5 y un 4%.

Las dudas sobre un juicio político a Dilma profundizan los interrogantes sobre el rendimiento de la economía. Para el economista Braulio Borges, un cambio del escenario político podría ayudar a estabilizar la situación. Su panorama para 2016 es de una contracción de 3%.

"Haya o no haya juicio político, cualquier cambio político que implique una estabilización podría redundar en un mejor desempeño económico del que se espera actualmente. Ese cambio es un ingrediente importante para las expectativas, y puede lograr que los empresarios inviertan y que la gente pague sus créditos", afirma Borges.

Sergio Vale, economista jefe de MB Associados, es más drástico. En su opinión el desenlace del proceso de juicio político de Dilma tendrá un efecto directo sobre el desempeño del PBI en 2016. "Si antes de mediados de año se produce un cambio de escenario político, el PBI caerá un 3,8%, y si la presidenta continúa, un 4,9%", señala.

Retomar el crecimiento, desde luego, dependerá también de medidas económicas, como la inversión en infraestructura y el estímulo del crédito. En los últimos meses, buena parte de las esperanzas recayó sobre el sector externo, ya que el dólar alto beneficia las exportaciones y reduce las compras al exterior, generando un efecto de sustitución de importaciones. Los efectos deberían percibirse primero en la industria, un sector que según Thais Zara, economista de Rosenberg Associados, debe ser el primero en obtener resultados positivos. "En algún momento, tal vez sea la industria la que termine siendo beneficiada", señaló.

Traducción de Jaime Arrambide

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas