Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El jugador que faltaba

La Kia Carnival regresa al segmento de las van para pisar fuerte. Con un motor turbodiésel 2.2 de 197 CV, mucho confort y equipamiento de primer nivel, puede llevar hasta 11 personas, lo que la hace única en el mercado

SEGUIR
LA NACION
Sábado 05 de marzo de 2016
Con líneas renovadas, esta vieja conocida es una excelente opción para las familias numerosas
Con líneas renovadas, esta vieja conocida es una excelente opción para las familias numerosas. Foto: Marcelo Gómez
0

El segmento de las van es sin duda uno de los menos atendidos de nuestro mercado. Con una oferta escasa y una demanda apreciable, son pocas las alternativas para las familias numerosas o el transporte de pocos pasajeros; de hecho, los monovolúmenes pasaron a ocupar ese espacio que dejaban vacante las propias terminales.

Kia tuvo una buena presencia en él hasta que en 2011 interrumpió la comercialización de la Carnival debido a las trabas a las importaciones y a las cuestiones impositivas. Pero ahora, con los cambios económicos, la firma coreana comenzó nuevamente a importar de origen la tercera generación de este referente del segmento. Sin duda, llega para ocupar un lugar preponderante en este mercado en el que sólo encuentra como competidores a la Chrysler Town & Country (de medidas similares pero notoriamente más cara), el Volkswagen Sharan (de menor valor, pero con no tantas plazas) y la Hyundai H1 (de precio similar pero mucho más voluminosa). Y lo hace completamente renovada y en dos versiones, Full y Premium (que probamos).

Los portones son eléctricos
Los portones son eléctricos. Foto: Marcelo Gómez

La Carnival se destaca a simple vista por su diseño y dimensiones. Y en eso mucho tiene que ver la política de la automotriz de dotar a sus modelos de una identidad nueva y uniforme. Con 5,115 m de largo, 1,985 m de ancho, 1,74 m de alto y una distancia entre ejes de 3,06 m su imagen en el tránsito se hace notar. También lo hace su nuevo frente, con una parrilla amplia y con mucha presencia, a la que se unen ópticas largas y estilizadas para conformar un conjunto armonioso; los antiniebla verticales insertados en el paragolpes le dan un toque distinto que se completa con una toma de aire angosta y larga bien abajo.

El auxilio, bajo la segunda hilera de asientos
El auxilio, bajo la segunda hilera de asientos. Foto: Marcelo Gómez

El perfil se nota más aerodinámico que la anterior generación y va ganando en altura hacia atrás. En éste sobresalen los dos amplios portones laterales, las barras de techo, los grandes espejos con luces de giro y los detalles en cromado, que se completan con las importantes llantas bitono de aleación de 18" (el auxilio se encuentra debajo de la segunda fila de asientos, es temporario y cuando se lo cambia debe ponerse el original en el baúl ya que no entra en el compartimiento del recambio; eso sí, trae una funda para envolverla y no ensuciar el interior). En la parte de atrás el amplio portón incorpora parte de las ópticas y también destacan los detalles en cromado, todo lo cual conforma una silueta sobria y elegante.

Sobre los portones laterales, hay que destacar que tienen apertura y cierre eléctrico tanto desde el interior como desde el exterior, y al igual que el trasero todos cuentan con sistema inteligente que detecta cualquier contacto y detiene su movimiento.

Foto: Marcelo Gómez

Por otra parte, las versiones que llegan a nuestro país lo hacen sin techo panorámico, un plus que, sin duda, le hubiera quedado muy bien y le hubiera sumado un detalle más.

En el interior lo primero que sobresale es la calidad de los materiales y terminaciones. Tapizados en cuero, revestimiento acolchado en varios sectores, detalles en símil madera, cromados y plásticos en dos tonos sólidos y texturados forman un conjunto realmente elegante.

En la consola de destaca la central de entretenimientos con pantalla táctil de 5" con radio, lectora de CD, entrada auxiliar, conectores USB y conexión Bluetooth y el climatizador multizona, que incorpora autodefog (desempañador automático) e ionizador y que permite manejar tanto la temperatura de las plazas delanteras como las de las posteriores. El instrumental es analógico y completo, con relojes de fácil lectura y display de la computadora de viaje de 3,5" también muy claro que, como contra, sólo permite configurarlo en inglés o coreano.

En ruta se muestra aplomada y firme
En ruta se muestra aplomada y firme. Foto: Marcelo Gómez

La posición de manejo es inmejorable, con una butaca muy cómoda y envolvente que puede regularse a gusto (incluye ajuste lumbar) y un volante revestido en cuero bien ergonómico y con todos los controles incluidos y que se puede acomodar tanto en altura como en profundidad.

Al contar con cuatro filas de asientos permite establecer múltiples disposiciones interiores. Para empezar, la cuarta hilera se pliega y guarda debajo del piso, lo cual permite ampliar el espacio del baúl, que así llega a 359 litros (de lo contrario, es nulo). Asimismo, las segunda y tercera filas (ambas reclinables) se pueden rebatir y deslizar hacia adelante o atrás para brindar más comodidad a los pasajeros, permitir una subida más fácil al vehículo o ganar espacio de carga, mientras que las plazas centrales de ambas líneas también se pueden rebatir para funcionar a la manera de bandeja o también de pasillo si se las levanta de costado. Así, permite transportar hasta 11 personas, teniendo en cuenta que en la última fila por sus dimensiones sólo pueden viajar niños.

La pantalla es un poco pequeña
La pantalla es un poco pequeña.

El equipamiento es de lo más completo del mercado: espejos laterales eléctricos con desempañador y rebatibles electrónicamente; luces de LED delanteras y traseras; faros antiniebla delanteros; sensores de estacionamiento delanteros y traseros; 16 posavasos; control de velocidad crucero; espejo convexo para pasajeros; encendido por botón; cámara de retroceso y más. Sin embargo, uno de los faltantes más llamativos es el del navegador (desde Kia afirmaron que los concesionarios pueden mandar a instalarlo y que este faltante se debe a los problemas que encontraron en Corea para acceder a la cartografía local); también puede mencionarse que la pantalla táctil resulta quizás un poco pequeña para esta nave.

Gran autonomía

El motor turbodiésel CRDI 2.2 de cuatro cilindros, 16 válvulas, con doble árbol de levas a la cabeza e inyección directa por common rail, eroga una potencia de 197 CV a 3800 rpm con un torque de 45 kgm entre 1750 y 2750 rpm resulta potente y económico. Con registros que marcan una aceleración de 0 a 100 km

h en 10,3 s y una marca de 32,1 s de 0 a 1000 m, tiene una destacada elasticidad, con promedios de 7,3 s para llegar de 80 a 120 km/h en modo Power y alcanzar una velocidad máxima final de 190 km/h. Al CDRI lo acompaña una transmisión automática de seis cambios muy precisa y con buenas relaciones y transiciones muy suaves especialmente en las marchas altas y que además incluye modo Power, muy útil cuando se necesita un poco más de potencia para hacer, por ejemplo, un sobrepaso.

Las plazas centrales, convertidas en mesas
Las plazas centrales, convertidas en mesas. Foto: Marcelo Gómez

Además, ofrece el modo Eco que controla automáticamente la potencia del motor, la transmisión y el aire acondicionado para optimizar el consumo de combustible. De hecho, viaja muy cómoda a bajo régimen sin por eso afectar su performance. Y respecto del consumo, aquí otro punto muy favorable de esta nueva Carnival: en ciudad muestra valores cercanos a los 10 l cada 100 km, mientras que en ruta a 120 km

h llegan casi a 8 l cada 100 km/h, lo que sumado a un tanque de 80 litros le permite tener una excelente autonomía.

Placer seguro

Es bien conocido el gran confort de marcha que muestra la mayoría de los vehículos de origen asiático. Y esta Carnival es una prueba cabal de esto: manejarla tanto en ciudad como en ruta resulta un placer. Suave y ligera, es de fácil conducción en el tránsito intenso a pesar de sus dimensiones y no se siente en las habituales imperfecciones de nuestras calles. En ruta, en tanto, se muestra estable, aplomada y bien agarrada, respondiendo muy bien en curvas a velocidad y adaptándose perfecto a los desniveles del camino. Esto se debe en parte gracias a la excelente amortiguación (de tipo Mc Pherson en las ruedas delanteras y multilink con amortiguadores de alto rendimiento en las traseras) y a las ruedas de buen rodado (18") y ancha pisada (235) que se unen a una dirección asistida progresiva de gran precisión y respuesta. Además, es extremadamente silenciosa.

Por tratarse de un auto netamente familiar o de pasajeros, la seguridad es un elemento clave. Y la Carnival en ese sentido tiene una ventaja considerable. No sólo por su equipamiento, con seis airbags (frontales, laterales y de cortina), ABS, control de estabilidad electrónico (ESC), asistente de arranque en pendiente, fijaciones Isofix y cinturones de tres puntos en 8 de las 11 plazas (los centrales son de cintura), sino porque las pruebas realizadas por varias calificadoras internacionales (la National Highway Traffic Safety Administration y el Insurance Institute for Highway Safety, ambos de los EE. UU.) le dieron la máxima calificación posible tanto para adultos como para niños.

Finalmente, otro plus para esta verdadera perla coreana que se vende a US$ 56.990: ofrece garantía de 5 años o 100.000 km, sin duda una de las más extendidas del mercado.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas