Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se dilata el plan para reubicarlos

SEGUIR
LA NACION
Domingo 06 de marzo de 2016
0

Nadie considera que los manteros se irán, así porque sí, de un día para el otro. Que renunciarán a las cuantiosas regalías que ofrecen sus puestos ambulantes, como en la avenida Avellaneda. Nadie cree, tampoco, que ahuyentarlos con la policía sea la solución estratégica que termine con tanta ilegalidad. Hace falta más, bastante más todavía: un plan, un lugar donde reubicarlos y un control eficiente con nuevas reglas de juego. Una podría ser que el espacio público sea siempre respetado. Y que nunca se negocie.

Enfrente hay un adversario acostumbrado a salirse con la suya; una red clandestina rica y organizada, con escalafones y cargos para la logística y el reparto de la mercadería ilegal. Redes que involucran a talleres clandestinos, que falsifican marcas, que tienen estrecha relación con algunos policías y que proliferan año tras año.

La Ciudad, hoy al mando de la Federal, tiene más argumentos para marcar territorio. Encomendó operativos, allanó depósitos ocultos en casas familiares y hasta decomisó toneladas y toneladas de objetos para la venta callejera. Pero no alcanza.

Lejos, todavía, está el milagro; la salida pacífica para un histórico conflicto que enardece a comerciantes y vecinos. La clave: cómo reubicar a más de 4000 puesteros que son empujados a cortar las calles para resistir a los desalojos. Ocurre que, para algunos, ser "mantero" es el único medio de subsistencia. Y para otros, un negocio millonario.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas