Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El dobles: cómo el "otro deporte" privó a la Argentina de la celebración anticipada

Sin una pareja estable desde hace tiempo, el equipo nacional no logró asegurar en Polonia el pase a los cuartos de final, etapa en que ya espera Italia; la chance del triunfo en la serie con los polacos quedó en manos de los singlistas

SEGUIR
LA NACION
Domingo 06 de marzo de 2016
0

GDANSK, Polonia.- Guillermo Vilas y José Luis Clerc. Javier Frana y Cristian Miniussi. Lucas Arnold Ker y David Nalbandian o Agustín Calleri. Nalbandian y Calleri. Luis Lobo y Guillermo Cañas, o Lobo-Javier Frana. En numerosas series de Copa Davis, la Argentina lució interesantes combinaciones y formaciones de dobles. Con menos participación en la competencia por la Ensaladera, pero destacada presencia en el circuito ATP, se sumaron más especialistas como Mariano Hood, Daniel Orsanic, Sebastián Prieto, Pablo Albano, Martín Rodríguez o Gastón Etlis, entre otros. Se suele decir que el doble es "otro deporte" en el juego de las raquetas. En la Davis, al menos, es un punto que suele ser decisivo, sobre todo cuando los choques son parejos.

Desde el primer momento, y sobre todo cuando Jerzy Janowicz abandonó la serie por una maltrecha rodilla, se sabía que, en la teoría, el duelo de dobles sería el más espinoso para la Argentina. Porque los polacos Marcin Matkowski (algo excedido de peso, pero con una movilidad excelente) y Lucasz Kubot ostentan muchos kilómetros recorridos en el tour y un gran oficio. Así fue como ante unos 4000 espectadores en el Ergo Arena, los locales vencieron a Carlos Berlocq y Renzo Olivo (que debutó en la competencia) por 6-3, 6-4 y 6-4, y tras un viernes redondo para los albicelestes, los locales descontaron en la serie. Hoy, desde las 8 de nuestro país, se disputará el cuarto punto, entre Leonardo Mayer y -en principio- Michal Przysiezny. De ser necesario, en el quinto punto, el equipo capitaneado por Daniel Orsanic estará representado por Guido Pella.

"Tengo sensaciones extrañas: malas por una derrota, pero buenas porque creo que tuvimos chances. Ellos jugaron bien en los break-points. Es algo muy grande jugar para el país, se siente un poco más la presión. El quiebre del primer set con mi saque fue importante en el partido porque le dimos confianza. Estos jugadores no te dan tiempo ni ritmo. No me arrepiento de nada, dejamos todo con Charly. No pude dormir mucho anoche, sentía un cosquilleo especial", contó Olivo, que se convirtió en el 79° jugador argentino en jugar la Davis. Formado en canchas duras y bajo techo de Europa de la academia francesa de Patrick Mouratoglou, el rosarino tuvo un rendimiento correcto. "No bajaron nunca el nivel. Algunos pueden pensar que ellos fueron mucho mejores, pero adentro de la cancha no notamos tanta superioridad. El score fue bastante mentiroso, aunque no le quito méritos a los polacos", amplió Berlocq, que luego de algunos problemas personales, jugó su primer partido oficial en 105 días: su última actuación había sido el 21 de noviembre pasado, en los cuartos de final del Challenger de Montevideo.

Foto: LA NACION

Matkowski (35 años, 15° del mundo en dobles y 16 títulos en el tour) y Kubot (33, 28° y 13 trofeos, incluido el Abierto de Australia 2014 con el sueco Robert Lindstedt) demostraron su superioridad. Sobre la veloz superficie formada por placas de madera y pintura acrílica, se mostraron coordinados y cada vez que cubrieron la red, volearon con agresividad. Martillaron contra la pareja nacional, que si bien se entrenó con anticipación en las canchas cubiertas y duras de Pilará, tenía un solo antecedente en conjunto: en la qualy de Hamburgo 2015. Los argentinos mostraron compromiso y no bajaron los brazos hasta el último punto, pero los polacos tienen más batallas (con la de ayer, suman cuatro victorias consecutivas en la Davis) y le rompieron el servicio a Olivo dos veces y una a Berlocq. La dupla argentina tuvo cuatro chances de break-point, pero no pudo concretar ninguna.

La conformación de una pareja estable de dobles en el circuito que pueda replicarse en la Copa Davis es un asunto que no pasa inadvertido para Orsanic. "Es difícil planificar que dos jugadores argentinos jueguen en el tour con continuidad, porque depende mucho del ranking de singles, ya que deben coincidir en los torneos", dijo el capitán, un ex doblista que alcanzó la 24» posición del ranking y ganó ocho títulos ATP. "No tener tenistas fijos que juegan el dobles en el circuito es una limitación desde hace años, no es de ahora -detalló-. Yo he hablado con otros capitanes a los que les pasó lo mismo. Me gustaría que hubiera más jugadores que participaran del dobles, pero es delicado. Casi solamente dedicándose al dobles hay pocos. Guillermo Durán (27 años, actual 54° del tour)es una alternativa que analizamos, pero es un chico que por ahora se siente más cómodo sobre polvo de ladrillo y está en una etapa de evolución". Otras alternativas pueden ser Máximo González (32, 59°), Horacio Zeballos (30, 61°) y Facundo Bagnis (26, 152°). De todos modos, será tema de análisis para otro momento. La Argentina buscará hoy ganar la serie ante Polonia, para permanecer en el Grupo Mundial -lo que no es poco- y ponerse a pensar en Italia, el rival que ya espera en cuartos.

Con un poquito más de aliento local

GDANSK, Polonia (De un enviado especial).- Después de una primera jornada en la que apenas 2500 personas asistieron al Ergo Arena (con capacidad para unas 11.000), el capitán de Polonia, Radoslaw Szymanik, se mostró un poco más agradecido por el apoyo de aproximadamente 4000 espectadores. "Estamos jugando en un pabellón muy grande y las butacas libres se notan. Hoy, al menos, el público alentó más, hizo mucho ruido. Espero más gente mañana", dijo Szymanik, que adelantó que hará un cambio en el equipo, aludiendo al ingreso de Lucasz Kubot, aunque no confirmó si lo hará por Michal Przysiezny contra Leonardo Mayer o por Hubert Hurkacz, en un hipotético quinto punto, frente a Guido Pella.

Italia, en la espera

Sobre polvo de ladrillo y bajo techo en el Adriatic Arena de Pesaro, Italia cerró 3-0 la serie ante Suiza, que no contó con Roger Federer ni Stan Wawrinka, y se clasificó para los cuartos de final por la Copa Davis. Su rival, del 15 al 17 de julio, será el ganador de la Argentina y Polonia: en caso de que el equipo albiceleste hoy triunfe, la serie se desarrollará en Italia. La clasificación italiana se concretó con la victoria en dobles de Simone Bolelli y Andreas Seppi sobre Marco Chiudinelli y Henri Laaksonen por 6-3, 6-1 y 6-3.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas