Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crecen las divisiones en el Frente Amplio

La defensa al vicepresidente desató una crisis interna

SEGUIR
Corresponsal en Uruguay
Domingo 06 de marzo de 2016
0

MONTEVIDEO.- La coalición de izquierda que gobierna Uruguay quedó envuelta en una crisis interna y en un choque frontal con la oposición, luego de la decisión del Frente Amplio (FA) -por votación dividida- de respaldar al vicepresidente Raúl Sendic, que está envuelto en un escándalo sobre su currículum presentado ante el Parlamento.

Además, la izquierda uruguaya acusó a la oposición y a algunos medios de llevar adelante una "campaña destinada a menoscabar la imagen y credibilidad" de dirigentes y para "debilitar la institucionalidad democrática del país". Eso fue votado por sectores liderados por el ex presidente José Mujica y otros, pero los seguidores del ministro de Economía, Danilo Astori, no acompañaron la declaración.

El malestar oficialista es contra la oposición por las denuncias ante la justicia por supuestos actos de corrupción -durante el gobierno de Mujica- en la empresa petrolera Ancap, de la que Sendic fue presidente entre 2010 y 2013. Además, se suma el escándalo sobre el supuesto título de licenciado de una universidad cubana que el vicepresidente aseguraba tener.

Medios de prensa locales demostraron que Sendic no era licenciado, y que esa licenciatura nunca había existido en Cuba. El vicepresidente lo admitió en primera instancia, pero luego insistió en que había hecho una carrera en esa materia y que ahora esperaba documentos para demostrarlo.

La oposición retrucó ayer mismo. El senador y ex candidato presidencial del Partido Nacional Luis Lacalle Pou dijo que a "la institucionalidad la perjudica la mentira, la falta de ética y la complicidad de un gobierno".

El otro líder blanco, Jorge Larrañaga, señaló que "el vicepresidente Sendic quedó preso de su mentira" y que "el Frente Amplio, al solidarizarse con él, quedó encerrado en su relativismo cómplice".

Por su parte, el senador colorado Pedro Bordaberry calificó de "vergonzosa" la declaración del oficialismo, mientras que el senador del Partido Independiente Pablo Mieres declaró que la posición del oficialismo era "muy grave por la acusación a la oposición y a la prensa de afectar la estabilidad democrática".

Incluso algunos dirigentes y militantes del FA también expresaron su indignación por la forma en la que el oficialismo respaldó a Sendic.

El FA llegó al gobierno uruguayo en 2005 y hace un año comenzó el tercer mandato, pero ahora luce muy debilitado.

El politólogo Adolfo Garcé señaló el jueves pasado, al analizar el primer año del actual gobierno del presidente Tabaré Vázquez, que la situación política del oficialismo muestra que el sistema uruguayo se mueve hacia la alternancia en el poder.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas