Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A San Lorenzo todo empieza a costarle el doble

El empate frente a Gimnasia se suma al de la Libertadores en una semana poco productiva

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 06 de marzo de 2016
0

LA PLATA.- Diseñado para ser ambicioso y ganar, San Lorenzo se instaló en el empate a partir de la derrota en Quito. Una caída que siempre tiene sus atenuantes al considerarse el factor altura, pero que parece haberle afectado la confianza. Volvió de Ecuador y Huracán, nada menos, le igualó con un jugador menos en el final. El último miércoles, Toluca consiguió el 1-1 apenas reanudó el juego después del penal de Ortigoza. Y anoche sumó un 0-0 con un rendimiento de mayor a menor, con un entusiasmo y claridad que fueron disminuyendo.

A diferencia de otros partidos, esta vez no le funcionaron los cambios ofensivos a Guede. Los ingresos de Ortigoza, Romagnoli y Cauteruccio no alcanzaron para darle más armado y profundidad. Contó con ocasiones San Lorenzo, pero no puede mentirse y dejar de reconocer que Torrico realizó varias intervenciones importantes y fue la figura.

El Ciclón dejó escapar la posibilidad de escalar a la punta y pasarle la presión a Rosario Central, que tiene un nivel lo suficientemente bueno para aprovechar este tipo de concesiones. De repente, tras el 4-0 a Boca por la Supercopa Argentina y el auspicioso comienzo de torneo se diluyó. Debe recuperar terreno cedido en la Copa Libertadores y en el torneo local. Ahora tendrá un viaje a Porto Alegre para enfrentar el miércoles a Gremio, un rival que le trae buenos recuerdos del título que obtuvo en 2014, pero que viene de dar un aviso como local: vapuleó 4-0 a Liga de Quito.

Ayer reapareció Mercier, superado el litigio con el técnico, que no lo vio en buena forma de regreso de las vacaciones para la pretemporada. Hubo descanso para Mussis, un volante central que es capital en el sistema de Guede. Como el equipo, Mercier empezó de manera aceptable y luego fue perdiendo peso en el juego. Lo favoreció el ingreso de su histórico socio, Ortigoza, pero igual no fue el mediocampista que era el termómetro del equipo durante la época de Bauza.

Es cierto que Gimnasia, un rival duro para cualquiera, lo es más en La Plata, donde había sumado 12 de los últimos 15 puntos, sin derrotas.

En los últimos cuatro partidos oficiales, San Lorenzo hizo sólo dos goles (uno de penal), pero Guede no se inquieta: "Tuvimos oportunidades. Me voy conforme y tranquilo con el equipo".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas