Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un paso atrás en el camino de Jaguares

La derrota y el pobre rendimiento frente a Sharks en Durban mostraron las dificultades que lleva aparejadas el Súper Rugby

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 06 de marzo de 2016
0

DURBAN, Sudáfrica.- Los rostros de los jugadores de Jaguares no necesitaban preguntas. Desnudaban insatisfacción por la actuación y, claro, por el resultado, aunque el signo más molesto remitía a lo primero. La noche en el Kings Park tiró al cesto dos pronósticos: Sharks no fue todo lo que se esperaba y los argentinos no lograron dar un paso adelante después de la primera victoria, sobre Cheetahs en Bloemfontein. Peor aun: el paso fue hacía atrás. Pero nada de lo que ocurrió ayer en Durban tiene que borrar la idea con la cual la franquicia argentina llegó al Súper Rugby: esto recién empieza y acostumbrarse a las numerosas novedades que ofrece este torneo no será sencillo. No lo era antes de comenzar y no lo es ahora.

El fastidio de jugadores y staff tuvo que ver con algo que se escuchó al unísono: era un partido ganable. Lejos de acoplarse al ritmo que es marca registrada del torneo, Sharks planteó los 80 minutos como un test-match, máxime en el segundo tiempo, en el cual utilizó el kick al fondo mucho más que lo que ya prevían los argentinos, que no le encontraron la vuelta a ese planteo.

Se dice, con razón, que nunca un partido es igual a otro. Para Jaguares, esa máxima se rompió. En aspectos vitales del juego, el de anoche de Durban fue idéntico al de ocho días atrás en Bloemfontein. Dos amonestados (uno atrás del otro), 10 minutos con dos menos, reiteración de faltas (12), problemas en la obtención y en el control y un scrum que no funcionó y, que además, cometió cuatro infracciones, aunque aquí hubo interpretaciones -otra vez- discutibles del árbitro.

Foto: LA NACION

Lo mejor de los argentinos vino de lo peor. En los 10 minutos que jugaron con dos hombres menos (amarillas a Rodrigo Báez y Pablo Matera por haber tratado de impedir el try), mostraron una enorme actitud, un redoble a la hora de tacklear y un try fantástico, con un kick perfecto de Santiago González Iglesias al fondo para el que Santiago Cordero voló desde el fondo y llegó antes que todos. Esa jugada significó pasar al frente por 15-13 e irse así al descanso.

El partido parecía claro tras la vuelta al ruedo. Jaguares debía aguantar los primeros 7 minutos con dos menos y, después, si hacía bien lo básico, el triunfo estaba al alcance de la mano. Pero se cumplió sólo lo primero. Al volver Báez y Matera, el equipo volvió a desconcentrarse y nunca más tuvo el control del trámite.

¿Qué pasó? Algo que en Bloemfontein había maquillado la victoria. Poca obtención y sin calidad, pérdidas de pelota en las situaciones de contacto, desatenciones y, especialmente, faltas. Hubo, en un momento, una seguidilla de errores en scrums y lines. Sharks olió sangre y fue a buscar el triunfo. Sin riesgos, yendo frontalmente y ejecutando kicks al fondo para que los argentinos empezaran bien atrás los ataques.

Tan preso de su desorden quedó Jaguares, que en todo el segundo tiempo ni siquiera tuvo una chance de penal o drop y, mucho menos, de try. Sólo Cordero, cada vez más jugador, y Boffelli, de enorme futuro, parecían capaces de dibujar algo en medio del desconcierto.

Los penales terminaron dando la victoria a los sudafricanos. El apertura Joe Pietersen, reemplazante del ausente capitán y figura Pat Lambie, convirtió dos y casi estiró la ventaja al final, con el único que falló.

Los números no siempre dicen todo. No es medida para este partido que Jaguares haya ganado por 2-1 en tries. Pero sí que dentro de la floja actuación y más allá de la caída, la franquicia argentina demostró anoche y en Bloemfotein que tiene con qué dar pelea en el certamen. Porque la idea está clara y, aun siendo superado, siempre da la sensación de que con la pelota puede hacer algo más. Lo transmite el equipo.

Este mes en Sudáfrica dejó a Jaguares múltiples enseñanzas. Desde el cansancio físico y mental que producen los viajes largos y las concentraciones hasta el ritmo y la dureza que ofrece el Súper Rugby, más las interpretaciones de los árbitros. Costará adaptarse a todo y para eso está también este primer año de experiencia. Raúl Pérez, el entrenador principal, decía que se está haciendo una amplia evaluación a cada jugador para ver cómo rinde en todos los aspectos.

Ahora viene el largo viaje de regreso (el plantel llegará hoy a la noche a Ezeiza) y el reencuentro con los afectos y lo cotidiano. Llegará también el otro gran momento esperado por los jugadores: el debut en la Argentina, el sábado 19, contra Chiefs en Vélez, un lugar de gratos recuerdos para el rugby argentino. El objetivo será el de todo 2016: progresar en el juego. Para eso es este primer año en el Súper Rugby.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas