Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Canapino y una fugaz zozobra que no cambió el destino

Con Chevrolet, se impuso con autoridad en Neuquén; la suciedad del circuito casi le amarga el festejo; ya tiene seis victorias en el TC y acecha a Pernía

SEGUIR
LA NACION
Lunes 07 de marzo de 2016
0

CENTENARIO, Neuquén.- En las dos últimas dos curvas del trazado estuvieron la emoción y la adrenalina. La suciedad del circuito fue determinante para que una competencia que enseñó paridad en los relojes, pero que no hizo vibrar a los espectadores, provocara interés: la tierra sobre el asfalto fue la clave, el factor que generó que el auto de Agustín Canapino (Chevrolet) se desacomodara y Mariano Werner (Ford) se pusiera a la par, siendo la única oportunidad en la que el entrerriano puso en aprietos al arrecifeño en los 25 giros. Una situación fortuita que sacudió la somnolencia que dominó a la segunda carrera del Turismo Carretera en 2016. Una victoria que se festejó en familia, con la fórmula que compone Canapino junto con su padre Alberto, exitoso preparador y quien decidió brindarle todo su apoyo cuando su hijo optó por dedicarse al automovilismo; una dupla que ya sabe de la consagración con el título de 2010, en una definición que también tuvo entre los principales protagonistas a quienes dirimieron la prueba desarrollada en el autódromo Parque, de la provincia del Neuquén. El podio lo completó Facundo Ardusso (Dodge).

"En el relanzamiento, después del ingreso del auto de seguridad, le dije a mi equipo que por afuera no lo iba a atacar, porque el auto de [Facundo] Ardusso me llegaba a la cola en la Curva 2 y podía perder el segundo puesto. Pero la tierra nos sorprendió y aunque estuve cerca del sobrepaso, si no levantaba lo chocaba y nos perjudicábamos los dos", admitió Werner, que después de las frustraciones en el debut en Viedma, observó con buenos ojos los puntos cosechados.

La definición del escolta sorprendió, porque Canapino, en varios tramos, le hizo saber al Jet Racing de las dificultades para llevar el auto, por una vibración que apareció anteayer y puso en jaque la resistencia del motor. "Era la misma que sentí en Viedma, donde el impulsor se rompió en la vuelta de honor. Sufrí mucho la carrera. Me favorecía que salirse de la huella significaba mucho peligro, entonces realizar un sobrepaso era riesgoso. Habrá que acostumbrarse a los ruidos de estos motores que son nuevos; quizá la vibración sea por problemas en la transmisión, porque lo desarmamos por completo y no apareció nada. Si vibra, que no se rompa, aunque si no vibra es mejor", confesó el vencedor, que suma seis triunfos en 113 carreras y marcha segundo en el certamen, con 68 unidades, a tres del puntero, Leonel Pernía (Chevrolet).

La paridad y la escasa lucha hicieron que entre los 10 puestos de vanguardia sólo hubiera un sobrepaso: el del campeón Martínez sobre Juan Urcera; el resto, incluido Matías Rossi, que no pudo despegar de la posición 20a en la que largó, corrió casi en fila, dándole forma a un tren en el que Canapino siempre fue la locomotora. Un puñado de despistes y alguna maniobra destacada, como la que compusieron Pernía, Fontana y Silva, en la vuelta 19, es todo lo que ofreció una carrera de escaso voltaje, en donde el sistema de puntuación (apenas tres puntos es la diferencia entre el 1° y el 2°), la geografía y los circuitos -la tierra impide salirse de la huella para intentar la superación; en Neuquén los pilotos coinciden que hay dos lugares para ensayar una maniobra de riesgo-, y la rigurosidad de los comisarios deportivos para sancionar ante el mínimo roce, son factores que tampoco acompañan para que el TC resulte un espectáculo atractivo para el público.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas