Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Piden la reconstrucción del crimen

Como los familiares de las dos turistas argentinas, los abogados defensores de los dos acusados desconfían de la investigación; creen que la confesión de uno de los detenidos fue "bajo presión"

SEGUIR
LA NACION
Lunes 07 de marzo de 2016
Los familiares de Eduardo Rodríguez, uno de los acusados
Los familiares de Eduardo Rodríguez, uno de los acusados. Foto: LA NACION / Omar Sotomayor

Mientras los peritos argentinos que viajaron a Ecuador se disponen a realizar los estudios a los cuerpos de las turistas argentinas asesinadas en Montañita, los familiares de Marina Menegazzo y María José Coni y los de los acusados detenidos, Alberto Segundo Mina Ponce y Aurelio Eduardo "el Rojo" Rodríguez, comparten el mismo pedido: que se haga una reconstrucción del crimen para entender la investigación hecha por la justicia ecuatoriana.

"Es raro, porque tanto nosotros como el abogado defensor que contrató la familia de Alberto Segundo Mina Ponce queremos básicamente lo mismo: que se haga una reconstrucción del hecho para que nos empiecen a cerrar las cosas, porque no nos cierra absolutamente nada", contó desde Guayaquil a LA NACION Felipe Coni, el hermano de María José.

Coni explica que si bien el gobierno de Ecuador los atendió "muy bien", la investigación realizada y algunas declaraciones de funcionarios en la prensa les llaman la atención. "Nos parece extremadamente raro que salga el presidente [Rafael] Correa a decir que son víctimas de su propio éxito. En todo caso son víctimas de su propio apuro por intentar cerrar algo que no lo está. Hasta hace dos días estaban los peritos trabajando en la escena del crimen. Están apareciendo cosas que ni siquiera están en el expediente", relató Felipe.

Con respecto al pedido de reconstrucción del crimen, Coni dijo: "Puede resultar «chistoso», pero no concuerda nada. Un día aparece una prueba, al otro un taxista. Después encuentran cosas de las chicas en una lavandería. Y al otro día, parece que uno de los acusados vendió sus cámaras y el celular de María José. No nos cierra nada".

Debido a la desconfianza que suscita la investigación, los familiares de las chicas asesinadas comenzaron su propia investigación. Por ejemplo, ellos mismos fueron a Montañita a entrevistar a posibles testigos. Sin embargo, por el momento están esperando a que los peritos de la Policía Federal Argentina que viajaron a Ecuador trabajen tranquilos. "No queremos entorpecer. Ahora lo que esperamos es saber si los cuerpos son realmente de las chicas, porque no tenemos ninguna certeza, por el momento, de que sean ellas", indicó Coni.

Ayer, LA NACION habló con los abogados de los dos acusados: Héctor Vanegas, contratado por la familia de Mina Ponce, y Atilio Alfonzo Pilco, el defensor de Rodríguez. Ambos pusieron el foco en las inconsistencias de la investigación y dejaron deslizar la creencia de que la inculpación de sus clientes responde a tapar a sectores vinculados al narcotráfico.

Vanegas, quien todavía no pudo reunirse con Mina Ponce porque fue contratado recién anteayer, no entiende varias cosas de la investigación. Por ejemplo, "las tres declaraciones que dio Segundo fueron todas confusas y en ellas no estuvo presente un abogado particular que lo defendiera. Han participado solamente abogados del Estado. Por lo tanto, la familia sospecha que ha sido presionado, que lo han obligado a admitir una responsabilidad que no tiene", explicó.

Casos "polémicos"

"La familia señaló que efectivamente hay una amenaza de parte de unos narcos colombianos realizada antes de que ocurriera esto. Creen que lo que está diciendo él no es verdad y que lo dijo bajo presión", agregó.

También le llama la atención que no se hayan podido identificar los cuerpos. "Me resulta sumamente extraño que la familia no haya podido reconocer los cadáveres. En materia criminal, el cadáver no es irreconocible inmediatamente, guarda rasgos físicos incluso varios días después de fallecido. Por eso quiero ver el estado del cadáver", sostiene.

Según el abogado, la resolución de causas en 24 horas es una costumbre de la justicia ecuatoriana. "En Ecuador ha habido casos muy polémicos. Creo que a veces hay un apresuramiento por parte de la policía por querer encontrar una resolución inmediata y, por eso, se han cometido errores. En varios casos en los que participé como abogado estos errores han significado enjuiciar a gente inocente y tenerla presa muchos meses hasta que se logró demostrar el error", indicó Vanegas.

Al igual que la familia de las argentinas, está realizando su propia investigación de lo ocurrido. "En esta investigación parto de cero. No le hago caso a nada de lo que ya ha hecho la fiscalía. Voy a hacer mi propia investigación", sostuvo.

Pilco, el defensor de Rodríguez, coincide en varios puntos con Vanegas. "Los familiares están pidiendo la reconstrucción de los hechos. Incluso los familiares de las víctimas. No sé qué esperan."

Pilco es taxativo: "Montañita está llena de narcos y eso lo sabe todo el mundo".

También, para el abogado, es conocido que "se están encubriendo narcos".

Toma de muestras forenses

Hoy, a las 14, en Ecuador, los peritos realizarán la toma de muestras biológicas de los cuerpos de las víctimas. Luego las trasladarán a Buenos Aires para hacer el análisis de ADN en comparación con el material genético que aporten las madres de las chicas. El resultado tardará por lo menos 10 días.

El análisis de ADN es solamente una parte de los estudios que practicarán. El resto constará de la observación de las huellas dactilares que se van a obtener de los cuerpos. Los resultados de estos dos métodos corroborarían o refutarían si los cuerpos pertenecen o no a las dos chicas mendocinas.

El jueves pasado habían llegado a Guayaquil los cuatro especialistas de la Policía Federal Argentina para auxiliar a la justicia ecuatoriana en la identificación de los cadáveres. Fue un pedido de los familiares de Marina Menegazzo y María José Coni, que aún no reconocieron los cuerpos.

Te puede interesar