Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo aumentar la cantidad de mujeres en la industria tecnológica

Varias iniciativas buscan hacer crecer el número de mujeres que trabajan en tecnología, tanto en nuestro país como en el mundo

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 08 de marzo de 2016 • 00:45
Varias iniciativas buscan aumentar la cantidad de mujeres en la industria de la tecnología, tanto en nuestro país como en el mundo
Varias iniciativas buscan aumentar la cantidad de mujeres en la industria de la tecnología, tanto en nuestro país como en el mundo.
0

La necesidad de que haya un mayor número de mujeres con perfiles técnicos dentro del campo laboral es un tema que se plantea en todo el mundo, puesto que no solo hay déficit de profesionales IT, sino que está comprobado que los grupos de trabajos en donde reina la diversidad suelen llegar a mejores resultados en comparación con aquellos en donde solo hay hombres, justamente porque las distintas perspectivas desde cuales se analiza un tema, enriquece todo el proceso de trabajo.

¿A qué se debe este fenómeno? "Al momento de elegir su carrera profesional, muchas chicas (y también chicos) no tienen a la programación, las ingenierías y las ciencias de la computación entre sus opciones. Esto se debe a la falta de visibilidad de qué significa trabajar en tecnología y cuál es el impacto que se puede tener siendo capaces de crear tecnología, y a la falta de roles femeninos y técnicos con los que identificarse", resume Carolina Hadad que, con 27 años, es Coordinadora de Desarrollo en la Dirección Nacional de Datos, de la Subsecretaría de Innovación Pública y Gobierno Abierto del Ministerio de Modernización de Argentina.

Qué pasa en la Argentina

Carolina Hadad, de la Dirección Nacional de Datos
Carolina Hadad, de la Dirección Nacional de Datos.

Los entrevistados coinciden: hay que mostrarle a las mujeres, desde que son estudiantes del nivel primario y secundario, los beneficios que ofrecen las carreras técnicas. También es preciso explicarles que no hay motivos por los cuales estas disciplinas sean exclusivas para hombres.

"Dentro de esta industria hay pleno empleo, y los sueldos son superiores comparado con otros sectores. Por otra parte, las mujeres tienen incentivos adicionales para inclinarse por estas carreras: muchas empresas permiten a su staff trabajar desde la casa, así las madres pueden estar más cerca de sus hijos. Además, como en muchos casos la efectividad se mide por objetivo, los profesionales tienen mayor flexibilidad en cuanto a la carga horaria, lo que le permite a las empleadas organizar mejor su día", explica Sebastián Mackinlay, Chief Operation Officer (COO) de Digital House, un centro de estudios que imparte programas de 5 meses de duración y de cursada part-time para formar desarrolladores de aplicaciones móviles y páginas web full stack. También hay cursos sobre marketing digital y diseño UX, entre otros vinculados con disciplinas digitales.

De acuerdo a una reciente encuesta realizada para Red Hat, sólo el 11% de los participantes de software de código abierto son damas. Sin embargo, Mackinlay nota que paulatinamente hay más interesadas en sumarse al mundo tech. Por ejemplo, del total de estudiantes de Digital House, el 15% son mujeres. En tanto, la cifra es del 10% en el ITBA, según explica Silvia Gómez, Directora del Departamento de Ingeniería Informática de dicho centro. Desde la UP, Patricia González, Secretaria académica de Facultad de Ingeniería, coincide con Mackinlay: "hay una leve suba en las ingresantes", explica.

Stella Loiacono, de IBM
Stella Loiacono, de IBM.

Stella Loiacono, Directora de Tecnología de IBM Argentina, adhiere con reparos: "El crecimiento es lento. Hay mucho por recorrer en el camino de incentivar a las mujeres para que participen del mundo técnico. Por eso es importante que se trabaje desde los primeros niveles de la educación para eliminar estos condicionantes internos", explica. De acuerdo al Reporte de Responsabilidad Corporativa de 2014, el 31,1% de la población de IBM Argentina son mujeres. Además, dentro de esta compañía hay una comunidad llamada Technical Council Argentina TCA-Women, que tiene el objetivo de formar un espacio para incentivar la tecnología como una opción laboral para las mujeres y un medio para permitir el desarrollo de las mismas en sus profesiones. Loiacono detalla que a través de este espacio se comparte información, se organizan evento y entrenamientos, entre otras actividades.

"Hoy en día todas las áreas y campos de conocimiento están cambiando gracias a la tecnología, incluyendo el Arte, la Economía y el Transporte, entre otros, y la programación es una herramienta para resolver problemas de forma automática. Es una disciplina interdisciplinaria, con mucha comunicación inter-equipos, por eso es importante que haya más mujeres programadoras ya que la falta diversidad en los equipos de trabajo limita las miradas y las formas de encarar un problema", reflexiona Hadad.

Victoria Martínez de la Cruz, Ingeniera de Software de Red Hat, es optimista: "Correr la voz de que hay mujeres trabajando en tecnología está haciendo que más chicas se animen, pregunten y se interesen por los proyectos. La visibilidad de estos temas da lugar al sentido de integración: uno no participa si no se siente parte de algo. Hoy en día, gracias a esta visibilidad, el ambiente tecnológico es cada vez más accesible y amigable para nosotras".

Movimientos mundiales

Victoria Martínez de la Cruz, Ingeniera de Software de Red Hat
Victoria Martínez de la Cruz, Ingeniera de Software de Red Hat.

Son cada vez más organizaciones de escala mundial que trabajan para promover la inserción de las mujeres en el ambiente IT. Por caso, Women Techmakers es una iniciativa de Google que realiza distintas acciones. De hecho, en marzo se llevó a cabo en Buenos Aires el evento Women in Motion, en donde presentaron a algunas de las máximas exponentes de liderazgo femenino en los distintas facetas de la industria tecnológica.

Empower Women es otra de los movimientos. Con sede en New York, Estados Unidos, y como parte de la Organización de las Naciones Unidas, trabaja para ayuda a las mujeres para que alcancen sus objetivos económicos y profesionales, más allá del área IT. Por su parte, Dot Diva incentiva al público femenino para que se inclinen por las disciplinas ligadas a la computación.

Surgida en el año 2001, EngineerGirl tiene por meta que niñas y mujeres se sientan identificadas con el mundo de la ingeniería. A tal fin, difunde noticias en donde las profesionales son protagonistas en cuestiones vinculadas con robótica y programación, entre otras disciplinas.

Girls in Tech es uno de los movimientos más dinámicos, que incluso tiene presencia en nuestro país. De hecho, Carolina Hadad es miembro de su directorio. En el website de esta organización se puede acceder a listado de conferencias, hackatones y encuentros informales de mujeres que realizan en todo el mundo. Esta organización se fundó en Silicon Valley en el 2007 y hoy está presente en más de 60 ciudades en todo el mundo.

Otra ONG es TechGirlz, que se enfoca en mostrar a las niñas las posibilidades laborales que ofrecen las disciplinas tecnológicas. Al igual que la mayoría de las organizaciones sin fines de lucro, se basa en donaciones para seguir adelante con su misión y sus actividades se llevan adelante en Estados Unidos.

LinuxChix Internacional es una iniciativa que surgió a partir de la necesidad de reunir a todas las mujeres que estén trabajando con tecnologías de código abierto para motivarlas y fomentar a que más profesionales se involucren en la "parte dura" de la tecnología. Martínez de la Cruz es la coordinadora de la versión local. "El grupo funciona desde hace un año -recuerda- y hasta ahora está conformado por 20 argentinas, que organizamos talleres, charlas técnicas y reuniones. En este sentido, notamos que cada vez más chicas se acercan a preguntar y compartir sus experiencias con otras mujeres."

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas