Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La desaparición de 28 mineros hace temer un Ayotzinapa venezolano

La oposición, informada por testigos, advierte que los trabajadores de una mina de oro fueron asesinados; el incidente se asemeja al de los estudiantes mexicanos en el estado de Guerrero

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 08 de marzo de 2016
0

CARACAS.- Venezuela contiene el aliento mientras espera que las investigaciones policiales arrojen luz sobre lo que se teme que sea una nueva tragedia en el país de las tragedias.

Desde el sábado pasado, allá en la Gran Sabana, en el profundo sur del país, un grupo de familiares corta el tráfico en Tumeremo para exigir la búsqueda de 28 mineros ilegales, desaparecidos desde el viernes. En el pueblo temen que casi todos estos jóvenes hayan sido asesinados por la banda de "el Topo", que pretende hacerse con el control de un yacimiento de oro cercano a la zona.

"Lo que ocurre en Tumeremo no tiene precedente. La gente sabe dónde están los cuerpos, sabe cómo los desaparecen, pero nadie se atreve a denunciar", destacó ayer el diputado opositor Américo De Grazia, que hoy llevará al pleno de la Asamblea Nacional (AN) la nueva "masacre" en una territorio sin ley, disputado por garimpeiros (buscadores de oro brasileños), guyaneses y militares bolivarianos. Un caso que se empieza a comparar con la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en la localidad mexicana de Ayotzinapa.

La distancia con Caracas, más de quince horas por ruta, y la inaccesibilidad de la zona complican aún más una investigación que la revolución intentó evitar al principio. "Es absolutamente falsa la información que lamentablemente personajes de la derecha han estado mencionando con relación a veintitantos muertos", aseguró en primera instancia el gobernador de Bolívar, Francisco Rangel, que acusó de "terrorismo psicológico" a la oposición y exigió investigar los mensajes en Twitter de los diputados denunciantes.

Rangel se vio obligado a recular ayer ante la rebelión de las familias que nada saben de sus seres queridos desaparecidos. "No existe un dato preciso, más allá de ocho fotografías puestas en una pancarta. La zona es absolutamente escabrosa, muy difícil para hacer trabajo de búsqueda", declaró el gobernador, uno de los militares más poderosos del país.

Según la información oficial, la Guardia Nacional Bolivariana no ha encontrado ninguna evidencia de asesinato. Pero el propio Rangel ha deslizado que se podría tratar de un enfrentamiento entre bandas.

"No estoy pidiendo que hagan justicia. Lo único que estoy exigiendo en este momento es que por favor me entreguen el cuerpo de mi hijo para darle cristiana sepultura", le dijo a la agencia a AP Juan José Coello, padre del desaparecido Ángel Trejo.

El diputado De Grazia ha conseguido establecer la identidad de 17 de los desaparecidos, gracias a los testimonios de un superviviente que contó hasta 28 cadáveres. "(Los cuerpos) fueron picados con motosierra. Los descuartizaron para que fuera más fácil cargar los cadáveres al camión de volteo", aseguró el parlamentario.

En Tumeremo se cuentan distintas historias. Según testimonios de los familiares, la banda de "el Topo" disparó a los mineros ilegales para hacerse con el control del rico yacimiento aurífero, una acción en la que contaron con ayuda de agentes de policía, según las mismas fuentes.

El mafioso mantiene a sueldo a varios miembros del Servicio de Inteligencia Bolivariano (Sebin), según Coello, padre del desaparecido Trejo y director de Radio Bonche.

"Un grupo de mineros artesanales de una mina llamada Atenas denunció que un grupo fue masacrado por un grupo armado, causando la supuesta matanza. Tenemos a los familiares en una protesta que ya mantiene paralizado a todo el sur del estado, incluso la comunicación con Brasil", insistió Carlos Chancellor, alcalde de la localidad.

La situación se complicó aún más ayer cuando familiares y vecinos impidieron que los fiscales que investigan el caso entregaran a la Guardia Nacional a dos testigos de los hechos. Entre los desaparecidos se encuentran los tres hermanos Ruiz Montilla, de 31, 27 y 24 años. Su madre, Yosleida Montilla, es uno de los familiares que se han erigido como voceros de las víctimas.

"¿Dónde están los mineros desaparecidos? Hasta ahora no hay una información oficial; siempre el gobierno está tratando de negar las cosas. Los venezolanos queremos saber la verdad", exigió ayer el gobernador de Miranda, Henrique Capriles, tras las primeras reacciones oficialistas que vinculaban la denuncia de la masacre con un intento de ensombrecer los fastos del tercer aniversario de la muerte de Hugo Chávez.

El presidente, Nicolás Maduro, anunció hace dos semanas la reactivación del Plan Arco Minero del Orinoco, que contempla la explotación de 200 millones de toneladas de bauxita y de 44.000 toneladas de oro y diamantes. El plan, que pretende hacer frente a la caída del precio del petróleo, fue presentado a 150 empresas transnacionales, pese a las críticas de líderes indígenas de la zona y ONG.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas