Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El doble discurso del magnate inmobiliario para América latina

Pide sancionar a las empresas de su país que trabajan en la región, pero él invirtió millones

Martes 08 de marzo de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
Donald Trump, precandidato republicano
Donald Trump, precandidato republicano. Foto: AFP

"Es un hipócrita", dijo sin medias tintas el director del Departamento de Economía de la Universidad George Mason, de Virginia, Donald Boudreaux, en referencia a las millonarias inversiones de Donald Trump en América latina, que no coinciden con sus polémicas propuestas para sancionar a las compañías norteamericanas que invierten en México.

El magnate que se presenta como el aspirante más firme a obtener la nominación del Partido Republicano suele criticar a compañías como Ford por construir plantas al sur del río Grande. "Están privando de fuentes de trabajo a miles de norteamericanos", dijo. Y advirtió que en caso de acceder a la presidencia impondrá "impuestos de un 35% a cada auto, camión y repuesto que se fabrique en esas plantas e intente venderse en Estados Unidos".

Sin embargo, el emporio del magnate, basado fundamentalmente en el rubro inmobiliario, la construcción y el turismo, tiene torres y hoteles en 23 ciudades del mundo e inversiones en América latina por 3000 millones de dólares. Sus construcciones incluyen Trump Tower en India, Estambul, Filipinas, Corea del Sur, Panamá, Río de Janeiro y Punta del Este, entre otras ciudades.

"¿Hay algún inconveniente en que su empresa invierta en el exterior?... ¡No! Pero sí hay problema con que sus posturas sean hipócritas y engañen al electorado norteamericano sobre cómo funciona la economía", agregó Boudreaux en diálogo telefónico con LA NACION.

"Las Trump Tower construidas en América latina y otros países privan de trabajo a los obreros norteamericanos de la misma forma que lo puede hacer una planta de Ford en México. Pero es así como funcionan las empresas en busca de ganancias", señaló el experto.

En las redes incluso circulan las fotos de las corbatas marca Donald Trump que se venden en Estados Unidos, y del lado del reverso se puede leer made in China.

"Es obvio que es mucho más barato fabricar algunos productos en China, México y otros países. Pero el sector manufacturero norteamericano es aún muy vibrante y fabrica muchísimas cosas, utiliza mucha mano de obra local, comercia con los extranjeros y eso nos hace más ricos", aseguró Boudreaux.

Las fuentes contactadas por LA NACION en América latina y que conocen al magnate marcan también la diferencia entre su discurso público, sus decisiones empresariales y sus vínculos personales. Afirman que su trato es "muy agradable, carismático y hasta cálido", y sospechan que su retórica proteccionista "es sólo para la campaña", según una fuente que optó por el anonimato.

El propio Trump en una entrevista con LA NACION en Nueva York hace tres años reconoció que su discurso polémico y de alto perfil en los medios le sirve para "crear valor". "Si yo voy a Uruguay o a cualquier otro lugar a comprar tierra, necesito una aprobación del gobierno y me la dan, porque me conocen", dijo. Sin embargo, advirtió: "Pero me encantaría tener un perfil bajo".

El aspirante republicano ha tenido contacto hace algunos años con el presidente Mauricio Macri y también con su padre, Franco. "Creo que son una gran familia", señaló. De hecho, Trump y el padre del presidente estuvieron explorando en su momento algunas inversiones conjuntas en Estados Unidos.

Para los expertos norteamericanos, el polémico discurso económico de Trump no es sólo "de campaña". "Creo que en caso de que llegue a la presidencia va a tratar de convertirlo en acciones políticas -dijo Boudreaux-. Pero Estados Unidos es miembro de la Organización Mundial de Comercio y también en el Congreso hay gente mucho más sensata que él. Así que no va a poder llegar muy lejos con sus medidas."

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas