Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Odebrecht, un gigante brasileño

El empresario fue condenado hoy a 19 años de prisión por el escándalo de Petrolão

SEGUIR
LA NACION
Martes 08 de marzo de 2016 • 12:32
Marcelo Odebrecht
Marcelo Odebrecht. Foto: Archivo
0

RÍO DE JANEIRO.- Estos son tiempos difíciles para la Organización Odebrecht, el conglomerado industrial más grande de Brasil, con negocios que se van desde la construcción hasta la petroquímica, pasando por la ingeniería, la agroindustria y la infraestructura. La condena hoy del ex presidente de la compañía, Marcelo Odebrecht, a 19 años y cuatro meses de prisión, afecta muy negativamente a la imagen de la constructora más grande de América latina, involucrada de lleno en el escándalo de coimas en Petrobras.

Fundada en 1944 en Salvador, Bahía, por el ingeniero pernambucano Norberto Odebrecht, la compañía se dedicó en sus orígenes a la construcción, ramo en el que tenía una histórica ventaja ya el padre de Odebrecht había sido uno de los pioneros en la utilización del concreto armado en el país. Hoy, sin embargo, su principal foco está en el área de petroquímicos a través de la firma Braskem, la mayor empresa latinoamericana del sector y una de las cinco petroquímicas más grandes del planeta, creada por Emilio Odebrecht, hijo del fundador del grupo; de los 47.000 millones de dólares que la compañía facturó en su último balance, el 55% fue aportado por su unidad petroquímica.

La diversidad de sus negocios le ha permitido expandirse por todo el mundo, donde actualmente cuenta con unos 170.000 empleados, más allá de ser el mayor empleador privado de Brasil. Con operaciones en 21 países, es la compañía brasileña más internacionalizada, y logra exportar a unas 70 naciones.

Odebrecht posee una fuerte presencia en toda América latina, en países como la Argentina (desde 1987), México, Colombia, Venezuela, Perú, Ecuador, Panamá, Paraguay, Cuba y República Dominicana, además de Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña, Austria, Portugal, Emiratos Árabes Unidos, Angola, Ghana y Mozambique.

En esta etapa global, la compañía estaba presidida por el nieto del fundador, Marcelo Odebrecht, de 47 años, hasta que fue detenido el 19 de junio por su presunta participación en el "cartel de las constructoras" que, de acuerdo a las investigaciones que lleva adelante el juez federal Sergio Moro sobre Petrobras, habrían pagado jugosos sobornos a directivos de la petrolera estatal para ganar contratos en licitaciones de obras. Odebrecht ha siempre negado todas las acusaciones en su contra, que se basan principalmente en testimonios de otros empresarios y ejecutivos de Petrobras que llegaron a acuerdos con la Justicia para brindar detalles del esquema y delatar a otros participantes.

El golpe de todas estas acusaciones ha sido muy duro para la imagen de Odebrecht tanto en Brasil como en el exterior -en varios países ya se han iniciado también investigaciones sobre sus negocios-, y ha puesto en duda la continuación de la buena racha de crecimiento que tenía hasta ahora, así como la obtención de contratos para el futuro.

Odebrecht ha realizado obras emblemáticas como el estadio Maracaná de Río de Janeiro, el aeropuerto de Miami, el puente Vasco da Gama en Lisboa y el puerto cubano de Mariel; ha levantado más de 80 hidroeléctricas en todo el mundo, participado del tendido de redes de metro en ciudades como San Pablo y Recife, y construido rutas, autopistas, avenidas, líneas férreas, escuelas, hoteles y refinerías.

En la Argentina llevó adelante la hidroeléctrica Pichi Picún Leufú, en Neuquén; realizó la Autopista del Oeste que une Buenos Aires con Luján; construyó la planta potabilizadora Juan Manuel de Rosas en El Tigre, y la refinería de reformado catalítico continuo para YPF en Ensenada, e integra el grupo empresarial a cargo del proyecto para el soterramiento del ferrocarril Sarmiento.

Para la defensa, "un grave error judicial"

Nabor Bulhões, abogado de Odebrecht, afirmó que "la sentencia condenatoria proferida es manifiestamente inicua e injusta porque no encuentra base en las pruebas producidas en los autos de la acción penal, como anticipadamente demostró la defensa en sus alegaciones finales, cuya fundamentación pasó lejos de la decisión ahora divulgada". En esta línea, sostuvo que "los delatores eximieron a Marcelo Odebrecht; los coacusados eximieron a Marcelo Odebrecht; los testigos eximieron a Marcelo Odebrecht; y los documentos producidos no vinculan a Marcelo Odebrecht a ningún hecho ilícito investigado en la Operación Lava Jato".

Según Bulhões, "la condena impuesta sólo puede ser concebida como un grave error judicial", y aseguró que "la defensa continuará luchando por su libertad y por su inocencia ante las instancias superiores, estando, más que convencida, segura de que la justicia prevalecerá con su completa absolución".

.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas