Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En Brasil, una condena complica al gobierno

El ejecutivo más importante del país fue sentenciado a casi 20 años de prisión

Miércoles 09 de marzo de 2016
0

RÍO DE JANEIRO.- La justicia brasileña alcanzó ayer un nuevo nivel. En un fallo que estremeció al mundo empresarial y podría complicar más al gobierno de Dilma Rousseff, el dueño y ex presidente del holding Organización Odebrecht, Marcelo Odebrecht, fue condenado a 19 años y cuatro meses de prisión por corrupción, lavado de dinero y asociación ilícita por pagar coimas a directivos de Petrobras y políticos oficialistas ligados a la petrolera.

"Hay un conjunto muy robusto de pruebas que permite concluir que el pago de sobornos de Odebrecht a agentes de Petrobras, con el destino de parte ellos al financiamiento político, no fue un acto aislado, sino una política corporativa del grupo", señaló en su sentencia el juez federal Sergio Moro.

"Marcelo Odebrecht fue el mandante de los crímenes", agregó en el dictamen Moro, que lidera las investigaciones en torno al escándalo del petrolão desde Curitiba.

Detenido en junio último, Odebrecht, de 47 años, comandó hasta diciembre la compañía familiar que lleva su apellido, considerada la empresa constructora y de ingeniería más grande de América latina, con importantísimos negocios en más de 20 países -entre ellos la Argentina-, en áreas de petroquímica, agroindustria e inmobiliaria, entre otras. Odebrecht es el ejecutivo de más peso alcanzado hasta ahora por la justicia brasileña y su sentencia podría desatar un feroz remolino político debido a los fuertes vínculos que tenía con los gobiernos de Dilma y del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva. Desde hace varios días se rumoreaba que el empresario consideraba trabar un acuerdo de "delación premiada" para revelar más detalles de la trama de corrupción a cambio de una reducción de su condena.

Según Moro, Odebrecht era parte de un "club" de grandes constructoras que a través de jugosos sobornos se garantizaron "sistemáticamente" contratos con Petrobras; los pagos ilegales hechos por la compañía sumaron más de 63 millones de dólares y ayudó a que unos 20 millones fueran desviados para el lavado de dinero en el exterior. Además del ex CEO del conglomerado, los ex directivos de Odebrecht Marcio Faria da Silva, Rogerio Araújo, César Ramos Rocha y Alexandrino de Salles Ramos de Alencar recibieron la misma condena. En tanto, fueron sentenciados a entre 6 y 23 años de cárcel los ex directores de Petrobras Renato Duque (Servicios), Pedro Barusco (Ingeniería) y Paulo Roberto Costa (Abastecimiento), así como el intermediario Alberto Youssef. Las penas de Barusco, Costa y Youssef deberán ser reducidas por los acuerdos que sellaron con las autoridades judiciales.

La sentencia establece también una indemnización mínima a Petrobras por 63 millones de dólares, el monto que se habrían pagado en sobornos.

La noticia de la condena de Odebrecht sacudió el ambiente empresarial y político, ya muy agitado desde el viernes pasado por el allanamiento ordenado por el juez Moro en la residencia de Lula, que además fue compulsivamente llevado a declarar. Un día antes, además, se había filtrado a la prensa el supuesto acuerdo de delación premiada que estaría negociando el senador Delcidio Amaral, del oficialista Partido de los Trabajadores (PT), con la justicia; en el documento revelado, Amaral apuntó que tanto la presidenta como Lula tenían conocimiento de lo que sucedía en Petrobras.

La forzada citación de Lula -que por unas horas llevó a pensar que sería detenido- motivó una gran movilización de la militancia del PT en defensa de su máximo líder. Hasta fin de mes hay programados actos organizados por sindicatos y movimientos sociales para "blindar" a Lula y mantenerlo como un posible candidato para las elecciones de 2018. El ex presidente presentó ayer un recurso ante la Corte Suprema para que se suspendan las investigaciones de corrupción en su contra hasta que se resuelva un posible conflicto de competencias entre dos tribunales.

Mientras tanto, en las redes sociales, diversos grupos cívicos aprovecharon la embestida judicial para reforzar su llamado a una "megamanifestación" el próximo domingo en todo el país en contra del gobierno, jaqueado por una grave crisis política y una profunda recesión económica. En las protestas se volverá a la carga con un proceso de impeachment a la presidenta en el Congreso, postura que es compartida por los principales partidos de la oposición.

Ayer, la presidenta evitó referirse a la condena de Odebrecht, pero invitó a Lula a cenar en el Palacio de la Alborada para coordinar una reacción conjunta.

Según la defensa, la sentencia fue "injusta"

Por medio de un comunicado, la defensa de Marcelo Odebrecht fijó su postura sobre la condena al empresario brasileño. El texto, que lleva la firma del abogado Nabor Bulhões, califica la condena de "manifiestamente inicua e injusta porque no encuentra base en las pruebas producidas en los autos de la acción penal".

Además, la nota señaló que apelarán la sentencia "en instancias superiores". Y explicó: "Los delatores eximieron a Marcelo Odebrecht; los coacusados lo eximieron; los testigos lo eximieron; y los documentos producidos no vinculan a Marcelo Odebrecht a ningún hecho ilícito investigado en la Operación Lava Jato. En efecto, con el debido respeto, la condena impuesta sólo puede ser concebida como un grave error judicial".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas