Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un obsesivo del trabajo y heredero de un imperio

LA NACION
Miércoles 09 de marzo de 2016
0

RÍO DE JANEIRO.-Perteneciente a una de las mayores dinastías empresariales brasileñas, Marcelo Odebrecht era hasta su caída en desgracia por el escándalo en Petrobras uno de los principales ejecutivos del país, representante del Brasil potencia, que hoy, al igual que él, está en decadencia.

Es nieto del pernambucano descendiente de alemanes Norberto Odebrecht, fundador en 1944 de la constructora que se transformaría en la Organización Odebrecht, un gigantesco holding con empresas que van desde la petroquímica hasta la agroindustria y la infraestructura. Cuenta con 170.000 empleados en 21 países (entre ellos, la Argentina, desde 1987). Tercer miembro de la familia en presidir el grupo -su padre, Emilio, lo hizo entre 1991 y 2001-, era apodado simplemente "Odebrecht III".

Marcelo Odebrecht nació en 1968 en Salvador (Bahía), donde pese a la cómoda situación familiar empezó a trabajar desde joven en los canteros de obra de la compañía, mientras estudiaba ingeniería civil. Obsesivo del trabajo y con aires soberbios, desde chico se diferenció de su carismático abuelo y su extravertido padre por ser una persona reservada, con una aguda inteligencia y gran ojo para las oportunidades. Cuando en 2008 se convirtió en el CEO del grupo, Odebrecht pasó de facturar 10.000 millones de dólares entonces a casi 50.000 millones.

Mantuvo siempre los fluidos vínculos que forjaron su abuelo y su padre con el poder político, y por su mansión del barrio Morumbi, en San Pablo, pasaron funcionarios y empresarios. Desde que fue detenido por el petrolão en junio pasado, acomodó su celda como si fuera una oficina, para seguir el caso. Sólo interrumpía su rutina de "trabajo" para hacer ejercicios (step, flexiones y abdominales), comer su dieta especial (sufre de hipoglucemia) y recibir las visitas de su esposa, Isabela Martínez; sus tres hijas, y sus abogados.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas