Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La oposición lanza su plan final para sacar a Maduro del poder

Presentó una hoja de ruta que incluye un referéndum revocatorio, una enmienda para reducir el mandato y marchas para exigir la renuncia del presidente

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 09 de marzo de 2016
0

CARACAS.- La oposición venezolana presentó ayer al país, por fin, su hoja de ruta para sacar a Nicolás Maduro de la presidencia en este mismo año.

Convencidos de que la revolución usará todos sus poderes para impedirlo y tras varias semanas de discusión interna, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) sumó las propuestas de sus distintos sectores: un referéndum revocatorio que provocaría la caída del "hijo de Chávez" y la realización de nuevas elecciones; una enmienda constitucional que reduciría de seis a cuatro años el mandato presidencial; una cruzada nacional para exigir el cese del mandatario, y, si nada de esto funcionara, la declaración de una Asamblea Constituyente para darle vuelta al sistema político actual.

Una compleja partida de ajedrez a jugar en distintos tableros y con el mismo árbitro: la revolución. El documento, titulado "Hoja de ruta del cambio 2016. Con el pueblo, con la Constitución, ¡vamos con todo!", no aclara los tiempos de cada proceso, más allá de la promesa de que serán aplicados este año. La alianza opositora justificó su iniciativa ante las "violaciones" del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en su constante blindaje contra la Asamblea Nacional (AN) y por la crisis devastadora que sufre el país y que achacan al modelo económico y social chavista.

"Aprendimos que calle y movilización en los espacios institucionales servirán de soporte para los cambios que tengan lugar y que haya respeto a sus resultados", dijo Jesús Torrealba, secretario de la MUD. La oposición pretende calentar la calle con movilizaciones en todo el país para explicar su propuesta, cuyo primer paso será la presentación de un proyecto de enmienda constitucional ante la AN. Antes de llegar al hemiciclo se someterá a consulta pública.

Todo un reto para la oposición. Desde las elecciones presidenciales de 2013, y tras las protestas antigubernamentales de 2014, venezolanos de ambas tendencias se han apartado de forma ostensible de las movilizaciones. La MUD las suele evitar y el chavismo las engorda acarreando funcionarios y seguidores y con el control televisivo.

El primer examen se celebrará el sábado, con una gran marcha convocada en la capital. Ayer, a las pocas horas de conocerse la iniciativa de la MUD, el oficialismo programaba su habitual contramarcha. Con el lema "No a la agresión imperialista contra Venezuela", Tareck El Aissami, gobernador de Aragua, citó a sus seguidores con la excusa de protestar contra el decreto prorrogado por Barack Obama. El dirigente regional, uno de los líderes emergentes del chavismo, acusó a la oposición de iniciar la ruta al "golpe de Estado" amparada en la decisión de Washington.

La MUD ha decidido crear comandos de campaña y ha puesto en marcha el Movimiento Democrático de Expresión Popular. "Convocamos al pueblo a exigir la renuncia de Maduro", subrayó Torrealba.

La primera labor encomendada a sus diputados es la redacción y aprobación de una ley de referéndums, que actualmente se basa en las resoluciones del Consejo Nacional Electoral (CNE). "Henrique Capriles ya inició su recorrido por el país para impulsar el apoyo a la propuesta", subrayó Julio Borges, jefe de la bancada opositora. Una carrera contra reloj que debe acabar en este año, porque en el que viene la Constitución dicta que si Maduro fuera revocado su sustituto sería el vicepresidente.

Capriles lo sabe y de ahí el apuro: primero necesitan aprobar la ley, luego el 1% de firmas para activar el revocatorio, después recoger el 20% de las firmas del censo (casi cuatro millones) durante tres días y que éstas sean aprobadas para acabar en la celebración de un referéndum en el que hay que obtener más votos contra Maduro que los casi 7.600.000 que cosechó el presidente en 2013. Si todo se da en los próximos nueve meses, habría que ir a unas elecciones presidenciales adelantadas.

El revocatorio es una de las "estrellas" de la Constitución bolivariana de 1999, un examen a mitad de mandato que el líder de la revolución ya superó en 2004 con la famosa campaña del "Uh, ah, Chávez no se va".

Torrealba aclaró que la protesta para exigir la renuncia de Maduro, aunque debe ser intensa, tiene que ser pacífica: "No queremos encapuchados, no queremos una piedra, no queremos una botella lanzada".

La respuesta de Maduro fue inmediata, al aprovechar una concentración en Miraflores: "Déjenlos a ellos con su locura. Eso sí, si se pasan de la raya se van a encontrar con un pueblo unido. ¡Ustedes no salen de Maduro, porque no es Maduro, es un pueblo!".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas