Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Osvaldo, ese gran misterio de Boca

Jugó poco y nada desde su regreso; de la lesión y de su recuperación el club no habla

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 09 de marzo de 2016
0

Fue hace poco más de un año: el 26 de febrero de 2015. Daniel Osvaldo cumple el sueño de su vida profesional y debuta en Boca. La Bombonera se estremece con la presencia del delantero, que promete pagar tanta expectativa con goles. Un cabezazo suyo sentencia el 2-1 sobre Montevideo Wanderers, por la Copa Libertadores. Los hinchas corean su nombre. Tras el encuentro, en su salida del vestuario, una lluvia de flashes lo encandila. Es su gran noche. Todo es alegría.

17 de febrero de 2016. Daniel Osvaldo, de regreso en Boca, sufre. Por una decisión personal que nadie contradijo, el Nº 9, fracturado en el pie derecho, decide infiltrarse para jugar un partido que él considera trascendental: contra San Martín, en San Juan, por el Torneo Transición, y apenas una semana antes del debut del equipo en la Libertadores. Según su criterio, aquella noche era necesario sostener en su cargo a Rodolfo Arruabarrena, entonces director técnico, que validó su presencia dentro de la cancha a pesar de los riesgos. El equipo gana, pero las consecuencias son lógicas: su lesión en el quinto metatarsiano del pie derecho se agrava. El jugador regresa a Buenos Aires llorando y con un dolor inmenso.

¿Cuál es la gravedad de la lesión? ¿En cuánto lo perjudicó haber jugado en suelo cuyano? ¿Por qué nadie se lo impidió? ¿Cómo fue su trabajo y su evolución en estas semanas? Al fin y al cabo, lo más importante: ¿cuándo estará Daniel Osvaldo otra vez al 100 por ciento de su condición física y a disposición del nuevo cuerpo técnico, de los Barros Schelotto, para volver a vestir la camiseta azul y oro? Preguntas lógicas, pero que en Boca nadie responde. Misteriosamente.

Quizá sea necesario una retrospectiva para buscarle una explicación a este presente. En el mercado de pases estival, ante la necesidad de incorporar delanteros, la dirigencia de Boca priorizó la buena relación de Carlos Tevez con Osvaldo en detrimento de otras alternativas. No sólo dejó ir a Jonathan Calleri, el goleador del equipo en 2015 con 10 tantos, en una salida muy desprolija que terminó con ex All Boys en San Pablo, de Brasil. Además, por la llegada de Osvaldo, quedaron descartados dos nombres con presente exitoso y, sobre todo, futuro promisorio: Marcelo Larrondo (goleador de Rosario Central) y Facundo Carrillo (ex romperredes de Estudiantes de La Plata, hoy en Mónaco). Y la edad: 30 años contra 27 y 24, respectivamente. La idea era repetir con la camiseta azul y oro la buena dupla que el Apache y el rockstar habían conformado en Juventus.

Pero la ilusión se desmoronó como un castillo de naipes. Por retrasos en las negociaciones, Osvaldo se sumó tarde a la pretemporada y se demoró en su puesta a punto. Llegó con lo justo a la final de la Supercopa Argentina, en la que pese al 0-4 sufrido ante San Lorenzo, cumplió una buena actuación. Apenas cuatro días después llegó la lesión, en el 0-1 frente a Atlético Tucumán en la Bombonera. Después, el silencio.

Un halo de misterio rodea la situación. Por decisión compartida con la dirigencia, Osvaldo tiene apariciones públicas esporádicas y nulo contacto con la prensa. Pero tampoco ofrecen respuestas desde el cuerpo médico de la entidad de la Ribera. "Es más difícil hablar con ellos que escalar el Himalaya", grafica un empleado del club. Lo único que se sabe es que el delantero hace trabajos kinésicos. Recién anteayer volvió a aparecer en público con ropa deportiva. Realizó trotes y repitió ese trabajo ayer, bajo la supervisión del profesor Javier Valdecantos.

El nuevo cuerpo técnico ya le anticipó que no contará con él hasta que no esté completamente recuperado. Podría volver ante Lanús, pero nadie lo garantiza. Todo es misterio.

2

goles marcó Osvaldo en los últimos 9 meses. Uno en Boca (28/5) y otro en Porto (4/10).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas