Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Qué es la epilepsia, el trastorno que padece la hija de Harrison Ford?

Georgia, de 25 años sufrió tres episodios epilépticos fuertes, hasta que hallaron la causa de sus convulsiones y hoy está sometida a un tratamiento eficaz

Miércoles 09 de marzo de 2016 • 17:34
Harrison Ford y su hija Georgia en una de las últimas galas de Hollywood
Harrison Ford y su hija Georgia en una de las últimas galas de Hollywood. Foto: Archivo
0

Después de varios años de lucha, el actor Harrison Ford, de 73 años, reveló por primera vez un drama familiar que lo tiene preocupado. Su hija Georgia, de 25, tiene epilepsia y tardó tiempo en recibir el diagnóstico adecuado.

El actor que protagonizó numerosas películas como Indiana Jones o Star Wars, lo reveló en la gala de FACES (Find A Cure for Epilepsy and Seizures, en español Encontrar una Cura para la Epilepsia y las Convulsiones).

Pero, ¿qué es la epilepsia y cómo se manifiesta?

Harrison Ford y su hija Georgia en una de las últimas galas de Hollywood
Harrison Ford y su hija Georgia en una de las últimas galas de Hollywood. Foto: Archivo

La epilepsia es un trastorno cerebral en el cual una persona tiene crisis epilépticas o convulsiones repetidas durante un tiempo. Estas crisis epilépticas se caracterizan por ser episodios de actividad descontrolada y anormal de las neuronas que puede causar cambios en la atención o el comportamiento.

Médicamente, la epilepsia ocurre cuando los cambios permanentes en el tejido cerebral hacen que el cerebro esté demasiado excitable o irritable. Como resultado de esto, el cerebro envía señales anormales, lo cual ocasiona convulsiones repetitivas e impredecibles.

La epilepsia puede deberse a un trastorno de salud o a una lesión que afecte el cerebro o la causa puede ser desconocida (idiopática). Pero dentro de las causas comunes de epilepsia podemos encontrar: por un Accidente cerebrovascular (ACV), el mal de Alzheimer, lesión cerebral traumática, infecciones, anomalías congénitas, trastornos metabólicos, tumores cerebrales y vasos sanguíneos anormales en el cerebro.

Las crisis epilépticas por lo regular empiezan entre las edades de 5 y 20, pero pueden suceder a cualquier edad.

Síntomas

Los síntomas varían de una persona a otra. Algunas personas pueden tener simples episodios de ausencias. Otras tienen pérdida del conocimiento y temblores violentos. El tipo de convulsión o crisis epiléptica depende de la parte del cerebro afectada.

Por ejemplo, Ford describió que su hija Georgia padeció tres ataques epilépticos. El primero ocurrió durante un pijama party, cuando su hija era una niña. Los médicos en ese momento le recetaron medicamentos para las migrañas agudas.

Unos años después sufrió otro ataque muy fuerte en la playa en Malibú, en Los Ángeles. Y el tercero ocurrió en Londres, donde finalmente dieron con el diagnóstico correcto y Georgia pudo ser tratada médicamente.

La mayoría de las veces, la convulsión es similar a la anterior. Algunas personas con epilepsia tienen una sensación extraña antes de cada convulsión. Estas sensaciones pueden ser hormigueo, sentir un olor que realmente no existe o cambios emocionales. Esto se denomina aura.

Tratamiento

El tratamiento para la epilepsia incluye tomar medicinas, cambios en el estilo de vida y en ocasiones cirugía. Si la epilepsia se debe a un tumor, vasos sanguíneos anormales o sangrado en el cerebro, la cirugía para tratar estos trastornos puede detener dichas crisis.

Las medicinas para prevenir las convulsiones, llamadas anticonvulsivos, pueden reducir la cantidad de crisis futuras.

La epilepsia que no mejora después de haber probado dos o tres fármacos anticonvulsivos se denomina "epilepsia resistente al tratamiento". En este caso, el médico puede recomendar una cirugía para extirpar las células cerebrales anormales que causan las convulsiones o colocar un estimulador del nervio vago (ENV). Este dispositivo es similar a un marcapasos cardíaco. Puede ayudar a reducir la cantidad de convulsiones.

Expectativas y tratamiento

Es probable que algunas personas con epilepsia puedan reducir o incluso suspender sus medicamentos anticonvulsivos después de no tener ninguna convulsión durante varios años. Ciertos tipos de epilepsia en la niñez desaparecen o mejoran con la edad, por lo regular a finales de la adolescencia o hacia los 20 años.

Para muchas personas, la epilepsia es una afección de por vida. En estos casos, es necesario continuar con los fármacos anticonvulsivos.

Fuente: Organización Mundial de la Salud y Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas