Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Elena Roger: "Artista es aquel que muestra su verdad"

Comprometida con causas ecológicas, dice que no deberían existir fronteras y que ser vegetariana es una manera de protestar. Actriz, cantante y bailarina, la argentina referente del musical en el mundo, que se lució como Evita y Édith Piaf, interpreta ahora a una mujer de honestidad brutal

Foto: Martín Lucesole
SEGUIR
LA NACION
Domingo 13 de marzo de 2016
0

"Lotte y Kurt tenían un matrimonio abierto, creían en el amor libre -asegura Elena Roger sobre la relación que unía a Kurt Weill con su musa-. Ella creía en la honestidad, en la importancia de ponerlo todo sobre la mesa. Huía de la hipocresía, ésa en la que a veces viven ciertas parejas. Relaciones que ocultan, que engañan, que se meten los cuernos. Honestidad, es muy lindo eso."

Más allá de los amantes y los fracasos, de los éxitos, las diferencias y las creencias, Lotte Lenya y Kurt Weill encontraron en la música la más profunda conexión y de eso habla Lovemusik, el espectáculo que Elena Roger protagoniza junto a Esteban Meloni y Diego Mariani con dirección de Jonathan Butterell. Dos artistas que vivieron al extremo y que encontraron en Bertolt Brecht la pluma para la génesis de obras tan revolucionarias y emblemáticas como La ópera de los tres centavos y Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny.

La expectativa de ver a Elena transformada en esta mujer que supo reinventarse es enorme. Tras sus celebradas actuaciones como Evita y Édith Piaf, la Roger es, a sus 41 años, un referente del musical a nivel mundial.

Muchos se atreven a decir que Lotte es la Piaf alemana.

Es cierto, tienen puntos en contacto. Compartieron una misma época. A Lotte no la conocía, empecé a saber de ella luego de meterme con la obra. La primera vez que me llegó el material estaba haciendo Piaf, pero en ese momento había decidido frenar un poco porque sabía que en 2012 iba a estar un año entero en Broadway [presentó Evita, junto a Ricky Martin]. Cuando decidí hacer Lovemusik comencé a investigar sobre esta mujer tan intensa. Es muy interesante porque tanto Lotte como Piaf marcaron un camino, fueron precursoras. Leí biografías, me gusta mucho hacer el trabajo de investigación. También me ayudó lo que me contó John Kander [uno de los creadores de Cabaret]. Estuvo hace unos meses en Buenos Aires. Nos encontramos en el Museo Evita y me comentó algunas anécdotas de Lotte, con quien había trabajado en Cabaret en su versión original [en 1966, interpretó a Fraulein Schneider].

De contextura frágil y sin alcanzar el metro y medio de altura, Elena es capaz de transformarse en un gigante. Su voz y su presencia lo copan todo y, como bien dice su buena amiga Ana Moll, "se luce aunque haga de árbol".

Pero lo de Elena no es sólo lucir ni agigantarse en los escenarios. "Necesito decir que en cada espectáculo busco algo que contar. Es una búsqueda que también hago con mis discos. Recuerdo que estaba haciendo Mina. Che Cosa Sei? [2003] cuando Cecilia Rossetto me dijo: «Qué bueno esto, la verdad es que está genial. Pero en el próximo espectáculo tenés que pensar qué querés decir» -recuerda e imita la voz de la Rossetto-. Me hizo pensar mucho acerca de qué quiero hablar, lo que quiero contarle al público. Muchas veces uno hace cosas por diversión, que está bien, pero también uno tiene el poder de hablar de determinadas cosas, de plantear cuestiones a la sociedad, de abrir cabezas."

En una oportunidad llegaste a decir que el arte tiene que perturbar.

Y es así. Artista es aquel que dice lo que quiere decir, el que muestra su verdad. Mirá el caso de Bertolt Brecht y Kurt Weill, lo que mostramos en la obra, lo que ellos hacían. Fueron prohibidos y siguieron hablando, haciendo el arte que sentían. Opinaban, se atrevían a pensar distinto.

Foto: Martín Lucesole

¿Hay tolerancia de pensar distinto?

Es una pena que otra persona no soporte que uno piense distinto. La variedad tiene que estar, está bueno pensar distinto. Hay una gran teoría que dice que no existe ni lo bueno ni lo malo, que cada uno lo mide según su vara. Sería tan hermoso que cada uno pudiera expresarse, sin tener que detenerse a pensar acerca de lo que te puedan decir. No digo que te alaben, pero, si son críticas, que sean constructivas, no que te tiren mala onda porque sí. Es cierto que uno con el tiempo aprende a no leer ciertos comentarios, ni a escucharlos. Si hay algo que pueda llegar a molestarme, lo paso por arriba. Trato de poner ese escudo.

Cuando cantaste en la sala La Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner, el 25 de mayo último, recibiste muchas críticas de los grupos opositores.

Cantar el himno en el CCK me pareció histórico. En ese momento, consideré de importancia tener un centro cultural de esa magnitud, la recuperación de ese edificio. Tenía un alcance importante, canté junto a la Orquesta Sinfónica Nacional [dirigida por el maestro Pedro Ignacio Calderón]. Era algo cultural, fuera del partido político que fuera. No soy de un partido o de otro. Hablamos de un centro cultural que nos pertenece a todos. Me llenó de orgullo hacerlo y me encantó. Qué tengo que ver yo con cómo manejó el CCK el gobierno anterior o cómo lo maneja el actual. No está en mis manos. Sólo canté el himno. También tengo mi opinión sobre el himno. ¿Qué es un himno? En esta época, ¿no deberíamos terminar con el asunto de las fronteras? Hay tantas cuestiones, es interminable.

¿Tu ideología es más ambiental que política?

Sí, tengo más ideología ambiental. Eso no quiere decir que no pueda reconocer que hay cosas que hizo el gobierno anterior con las que estoy de acuerdo y otras con las que no. Los gobiernos tienen que trabajar para el pueblo, ellos son nuestros empleados. Está bien reconocer lo que está bien y lo que está mal, mantener ese equilibrio. El problema es cuando idolatramos a alguien, porque el concepto se transforma y pareciera que nosotros trabajamos para ellos. Me parece interesante la propuesta que hace el Partido de la Red. Ellos proponen desde la web que los ciudadanos puedan debatir y votar en la plataforma sobre diferentes proyectos. Vos elegís qué te interesa y qué no. Te informás y votás.

En el último tiempo diste varias muestras de tu compromiso con el medioambiente, como la construcción en Ushuaia de la primera casa autosustentable de América latina, que encaraste junto a tu pareja Mariano Torre y que registraron en el documental que presentaron en el Green Film Fest.

Siempre estuve comprometida. Con Mariano nos complementamos muy bien y nos cebamos mucho [juntos crearon la Fundación NAT, Naturaleza Aplicada a la Tecnología]. Queremos que el documental esté muy pronto en la web. La experiencia de Nave Tierra que llevamos adelante con el apoyo del arquitecto especialista en el tema Michael Reynolds fue un gran desafío. Es la primera casa earthship oficial de América del Sur. Hoy, el prototipo de la casa forma parte de un circuito turístico cultural.

También en enero de este año, cantaste en la cubierta del Esperanza, el barco más grande de Greenpeace. Hiciste varios temas de tu disco Tiempo Mariposa que dan cuenta de tu amor por la tierra...

Sí, me pasó que me mandaron un video que todavía no vi, que hablaba mal de Greenpeace, de las zonas oscuras de la organización. Todos tenemos muchas caras. El rey de España cuando mató al elefante era socio de WWF [Fondo Mundial para la Naturaleza]. Cuando canté en el barco lo hice por una causa que aún defiendo, que es la ley de bosques. Busco que se haga efectiva. Los bosques nativos son muy importantes para la humanidad, no sólo para los argentinos. En este momento, con la moda de la soja se producen grandes desmontes. Las topadoras arrasan con todo, destruyen miles de hectáreas de bosque, destruyen la fauna, la flora. Se habla tanto de los pueblos originarios, pero no los cuidamos. No hay respeto. Y las consecuencias ya las estamos padeciendo, inundaciones, cambio climático. Santa Fe tuvo una sensación térmica de 60 grados. Como humanidad debemos empoderarnos. Lo importante no pasa por tener un auto, un televisor, es poder seguir viviendo de la Tierra. Sin depender tanto de los demás, de los que tienen el poder de darnos de comer.

Somos lo que comemos

"Los dos somos vegetarianos", define su posición y la de Mariano, su pareja y padre de Bahía, la hija de ambos que pronto cumplirá dos años y medio.

¿Son muy cuidadosos con la comida?

La idea de ser vegetariano tiene que ver claramente con la salud. Los alimentos que nos llegan no son buenos. Vos podés tener un superauto, pero si le ponés nafta que no corresponde, lo fundís. Nosotros no paramos de tirarle porquerías a nuestro cuerpo. Recuerdo que cuando era chica, mi mamá decía orgullosamente que nuestras vacas tenían amplios terrenos para pastar y caminar, lo que hacía que tuviéramos buena carne magra. Hoy las vacas están en corrales porque la soja ganó terreno. Pensemos en los pollos, llenos de hormonas. Eso comemos y les damos a nuestros hijos. Lo mismo pasa con los agroquímicos que encontramos en las verduras. Ser vegetariano es una manera de protestar, de estar vivos, de decir yo no estoy de acuerdo con esta matanza y maltrato indiscriminado de animales. No pido que todo el mundo haga eso. Tampoco miro mal a quien come un churrasco. Podés comerlo a mi lado. Pero yo no me quiero sumar a esa matanza. Esta es mi verdad y elijo vivir de esta manera.

Y con tu hija, Bahía, ¿cómo manejas su relación con los alimentos?

Cuando le preguntás qué va a comer, dice arroz con lentejas. Con Mariano tomamos la decisión de que Bahía coma en el futuro lo que ella quiera. Cuando está en casa come lo mismo que nosotros, si va a lo de mi mamá y ella le puede preparar lo que nosotros le hacemos, todo bien, y si no comerá otra cosa. No nos cerrarnos, ni vamos a los extremos. No se trata de la no libertad, al contrario, queremos ser padres que le den libertad de elección. La educamos y le ofrecemos toda la información necesaria acerca de la variedad de alimentos. Uno puede comer bien sin meterse en esto de la matanza de animales. Si ella algún día necesita, quiere probar y le encanta que maten a la vaca, que lo haga. Este es mi camino. No puedo pretender que sea el de ella también. Un día descubrí que yo quería esto y mi mamá me miró con ojos raros, pero lo aceptó.

¿Aún soñás con tener una casa en el campo, con una huerta?

En mi casa de Barracas tengo una huertita. Planté varias cosas en macetitas. Este año vamos a empezar a construir una casa con sistema de recolección de agua, estamos estudiando cómo hacer los paneles solares. Va a llevar un tiempo. Pero queremos hacerla. Para nosotros es muy importante construirla de esta manera. De alguna forma, para mostrar que no es necesario irte al campo para tener una vivienda sustentable. Queremos ver la manera de contar con paneles solares y la energía sobrante poder subirla a la Red. El cambio es hoy. Es importante pensar qué tipo de ser humano soy. No podemos dejar todo a las próximas generaciones, nos compromete a todos.

No todos están en las mismas condiciones de asumir este compromiso.

Sí, las realidades son diferentes. No le puedo pedir a un tipo que trabaja 12 horas y no gana un mango que vaya a buscar verdura orgánica, lo entiendo, pero después pienso, si esa persona en vez de trabajar 12 horas, trabajara 8 horas en su huerta... Hay lugares, como las villas, que tienen espacios con tierra. Entonces, me pregunto, cómo puede ser que haya gente que se muera de hambre. ¿Nadie les enseña a cultivar? Y no, claro que no. Nos enseñaron que tenemos que trabajar para algo, para llegar a algo, conseguir el televisor, el auto. Y en el camino la vida se nos va. Terminamos siendo esclavos de un sistema, creyendo que se nos paga, pero en realidad se nos va la vida en los trabajos, porque cuando nos jubilamos ya estamos destruidos. Conozco muchos casos, mi papá es uno de ellos, a los 57 años con la crisis de 2001 sufrió un ACV. Mucha otra gente sufrió un infarto o quedó medio torcida. Mi papá desde ese tiempo que no puede trabajar. La vida se le fue en una empresa. No es justo. Nos estresamos por el trabajo, nos hacen creer que está bien. Es cierto, antes nos corrían los leones [ríe]. Hay mucha gente de mi generación que a los 40 deja su trabajo y se va de la ciudad a hacer algo totalmente distinto, a trabajar la tierra, a ponerse un barcito, buscan cambiar de diferentes formas.

En permanente búsqueda y aprendizaje, Elena se atreve a pensar en el mundo que le va a dejar a su hija, pero sobre todo, dice: "Pienso en la hija que le voy a dejar al mundo. Es una frase, un pensamiento que alguien nos dijo una vez a Mariano y a mí y que adoptamos."

La nonna

Fue de su abuela, Amalia Castellani, una mujer con título de condesa, de quien heredó el amor por el italiano, por las arias, por lo discos que escuchaba y abrazaba como propios. Elena era capaz de cantar Un bel di vedremo, de Madame Butterfly, y sorprender a los que tenía a su alrededor, como lo hizo cuando en Feliz Domingo cantó a capella el aria de La Sonnambula, de Bellini, y le valió la llave para ganar el viaje a Bariloche. Fue gracias a la Nonna que comenzó a leer la letra de las canciones de las mismas partituras en italiano. Elena, aquella niña inquieta que imitaba a Gene Kelly, no se cansa de decir que fue de su familia que mamó el amor por el arte, ese que se colaba día tras día por los sonidos del bandoneón de su tío abuelo Fausto o las pinceladas que daba otro de sus tíos.

¿Heredaste los discos de tu abuela?

En los Estados Unidos me compré un tocadiscos, ahora están medio de moda otra vez. Viene en una valijita portátil. Es muy lindo. Me gusta que cuando colocás los discos grandes, varias pistas quedan por fuera. Volví a sentir la púa caer. Me traje a casa todos los discos de mi abuela.

En una oportunidad confesaste tu deseo de comenzar a pintar.

Uno quiere hacer de todo, y sí, me gustaría pintar. No para vender, sino por gusto. A Bahía le encanta. Lo que sí intento es escribir a mano cada vez más, porque el uso de la computadora nos quitó eso y hay que practicar. El ejercicio de escribir con lápiz o lapicera activa algunas zonas del cerebro.

Sin fecha de estreno previsto, Elena espera que este año llegue a los cines Nadie nos mira, la película de Julia Solomonoff que protagoniza junto a Guillermo Pfening. "Me encanta hacer cine. Soy una persona muy afortunada. Tuve la suerte de trabajar con tres de las mejores directoras argentinas, Paula Hernández [Un amor], Lucía Puenzo [Wakolda] y ahora con Julia."

¿Hay algún otro proyecto para cine?

El año pasado iba a filmar, pero por ahora el proyecto quedó en espera. Estoy armando algo muy lindo con Escalandrum, la banda de Pipi Piazzolla. Hace tiempo que venimos trabajando juntos. Canto tangos de Astor. Me gusta e interesa mucho lo que estamos armando. Para la segunda mitad de este año tenemos ganas de armar una serie de shows y después lanzar el disco. También estoy pensando en mi trabajo solista. Quedé muy contenta con lo que pasó con Tiempo Mariposa. Estoy muy orgullosa de ese disco, creo que es mi mejor trabajo, el más adulto.

Ahora, Elena piensa en Lotte, en aquella mujer a quien el propio Brecht, en 1955, le dijo: "Cualquier cosa que tú hagas, Lenya, es suficientemente épica para mí". Y no hay duda de que la magia y la naturalidad con la que Roger compone sus personajes hace que Lotte vuelva a lucirse en el escenario.

Foto: Martín Lucesole

1974

Nace el 27 de octubre, hija de Ricardo y Mimí. Con dos hermanos, crece en Barracas (barrio en el que actualmente vive)

2003

Estrena el espectáculo que creó junto a Valeria Ambrosio Mina... Che Cosa Sei?

2006

Andrew Lloyd Webber la elige como Evita en su producción en Londres

2013

En septiembre nace Bahía, su primera hija. En árabe el nombre significa hermosa

2016

Con Lovemusik regresa a los escenarios porteños

Asistentes de producción: Camila Pepa y Caro Rohde. Asistente de fotografía: Lucas Pérez Alonso. Backstage: Diego Belaunzaran Colombo. Maquilló karina cots para id estudio con productos Givenchy. Peinó Yamila Ferrari. Agradecimientos: Pablo Ramirez, Fabian Zitta, Nikka N. , Sylvie Geronimi.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas