Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El cierre de la ruta de los Balcanes eleva el riesgo de una crisis humanitaria en Grecia

Los refugiados no podrán pasar por ese corredor luego de que Eslovenia decidió aplicar controles fronterizos, como Croacia, Serbia y Macedonia; crece la presión sobre la UE

Jueves 10 de marzo de 2016
0
Un grupo de inmigrantes ilegales camina bajo la lluvia en Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia
Un grupo de inmigrantes ilegales camina bajo la lluvia en Idomeni, en la frontera entre Grecia y Macedonia. Foto: AP / Vadim Ghirda

LJUBLJANA, Eslovenia.- La llamada ruta de los Balcanes quedó cerrada ayer luego de que Eslovenia decidió no dejar pasar a más refugiados por su territorio, una medida destinada a desanimar a los nuevos migrantes ilegales, pero que aumenta el riesgo de una crisis humanitaria en Grecia.

"La ruta [de los Balcanes] para la inmigración clandestina ya no existe", afirmó el primer ministro esloveno, Miro Cerar, luego de que su país comenzó anteanoche a aplicar restricciones fronterizas a los migrantes indocumentados y sin visados. Croacia y Serbia imitaron a Eslovenia, en tanto Macedonia no permitió entrar a ningún inmigrante desde Grecia a partir del lunes.

En el caso de Serbia, entre 1500 y 2000 migrantes quedaron bloqueados en su territorio sin poder continuar la ruta. La vecina Hungría envió efectivos de refuerzo a su frontera, en la que ya hay barreras alambradas de púas.

Ahora, salvo excepciones "humanitarias", sólo podrán entrar a Eslovenia los refugiados que quieran solicitar el asilo en ese país, lo que representa una ínfima minoría entre las 850.000 personas que llegaron el año pasado a las islas griegas, que se han convertido en la puerta de entrada a Europa.

Los países de la Unión Europea (UE) no quisieron decretar oficialmente el lunes en Bruselas el cierre de esta ruta, en donde se creó un corredor "humanitario" por donde pasan desde hace varios meses los migrantes que buscan llegar al norte de Europa.

La decisión de Eslovenia aumenta un poco más la presión sobre la UE y Turquía para finalizar un acuerdo que busca encontrar una solución a esta crisis. Con el preacuerdo que alcanzaron -criticado por la ONU, ONG y algunos gobiernos europeos-, Turquía aceptaría la readmisión en su territorio de todos los migrantes que lleguen ilegalmente a las costas griegas, incluidos los solicitantes de asilo sirios. A cambio, la UE se comprometería a llevar desde Turquía a un número de refugiados sirios equivalente al de migrantes expulsados de ese origen.

El gobierno austríaco aplaudió la decisión eslovena, que -señaló- desalentará a los migrantes. "Se elimina el incentivo para que la gente busque llegar a Europa", estimó el canciller Sebastian Kurz.

"La política de «invitación» dio falsas esperanzas y explica que hoy haya personas bloqueadas en Grecia", añadió Kurz, en una alusión clara a la canciller alemana, Angela Merkel, que abrió las puertas de su país a los refugiados sirios.

Bajo presión

El cierre de la ruta de los Balcanes aumenta el riesgo de que estalle una crisis humanitaria en Grecia, en donde más de 36.000 inmigrantes se encuentran bloqueados. Alrededor de 13.000 siguen varados en Idomeni, en la frontera con Macedonia, en condiciones infrahumanas.

"Grecia está bajo presión", admitió el primer ministro esloveno, Miro Cerar. "Hasta ahora no cumplió con sus compromisos, o apenas. Ahora, Grecia debe moverse, y vamos a ayudarla todos", señaló.

La UE ofreció la semana pasada 700 millones de euros de ayuda humanitaria a sus países miembros confrontados con la llegada masiva de migrantes, entre ellos Grecia.

Las autoridades griegas buscarán ahora "convencer a los refugiados bloqueados en su territorio de que vayan temporalmente a centros de acogida", indicó una fuente gubernamental.

Atenas, que recibirá una ayuda financiera de la UE, decidió contratar a 5000 desocupados para afectarlos a los centros de acogida.

Los dirigentes europeos deben analizar y finalizar el plan de acción con Turquía, con lo que espera poder cambiar la situación actual, desde aquí hasta una cumbre en Bruselas el 17 y 18 de marzo.

El acuerdo incluye también aumentar de 3000 a 6000 millones de euros la ayuda prometida por la UE a Turquía para que pueda acoger a los refugiados en su territorio.

Ayer, en Estrasburgo (Francia), los eurodiputados cargaron las tintas contra este proyecto de acuerdo, al acusar a los dirigentes de la UE de haber "cedido al chantaje" de Ankara.

"Vemos acusaciones injustas contra Turquía. Es como si el dinero fuera donado a Turquía, como si ésta mendigara", lamentó, por su parte, el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Cavusoglu.

Agencias AFP y Reuters

36.000

Inmigrantes

Están bloqueados en Grecia en centros de acogida y campos de refugiados

110.000

Inmigrantes

Llegaron a Grecia en lo que va del año, más del 90% de los ingresos ilegales registrados en toda la UE

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas