Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Yoko Ono, ausente con aviso de una retrospectiva de su obra en Lyon

Por razones de salud, la artista faltó a Luces del amanecer; en junio llegará a Malba

SEGUIR
LA NACION
Jueves 10 de marzo de 2016
Una instalación de Ono
Una instalación de Ono.

PARÍS.- Convaleciente de una severa gripe, la artista japonesa no pudo estar presente anteayer en la inauguración de la retrospectiva Yoko Ono. Luces del amanecer, que le consagra el Museo de Arte Contemporáneo de Lyon (MAC de Lyon) hasta el 10 de julio.

La viuda de John Lennon era esperada con impaciencia. Hospitalizada hace 10 días en Nueva York, la estrella de 83 años creía poder hacer el viaje. "La esperamos en Lyon, donde permanecerá varios días. Se trata de una exposición importante para ella y ha confirmado que vendrá a pesar de sus recientes problemas de salud", dijo entonces el portavoz del MAC de Lyon. Pero sus médicos decidieron lo contrario. "Le han desaconsejado enérgicamente todo desplazamiento antes de estar completamente restablecida", reconoció el director del museo, Thierry Raspail, en un comunicado. Los responsables de la exposición afirman que Yoko Ono viajará a Lyon en mayo próximo.

Calificada por su difunto marido como la "artista desconocida más célebre del planeta", hace poco tiempo que el mundo reconoce su talento como creadora. Después de la retrospectiva de Fráncfort en 2013 y en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMa) en 2015, el MAC de Lyon consagra 3000 metros cuadrados distribuidos en tres pisos a la exposición de sus obras, realizadas entre 1952 y 2016. Es decir, más de 60 años de creación.

Su retrospectiva, que llegará a Buenos Aires en junio , viaja como ella: sin cronologías, pasando de lo invisible a lo monumental, de sus pinturas-instrucciones a sus videos e instalaciones más célebres o más recientes. Imposible capturar el caleidoscopio Yoko Ono, que publica simultáneamente un nuevo álbum, Yes, I'm a Witch Too ("Sí, también soy una bruja").

Las "instrucciones" creadas por la artista incitan a todas las interpretaciones y pueden traducirse en numerosas formas. Más de 150 son reunidas desde 1964 en un libro, verdadera retrospectiva, titulado Grapefruit. Su primera "instrucción" data de 1955, "Lighting Piece": "Light a match and watch it till it goes out" (Enciende un fósforo y míralo hasta que se consuma).

Es una pena que, para el gran público, Yoko Ono sea apenas "madame John Lennon". La hipermediatización de su historia de amor con el músico eclipsó su creación. Para los especialistas, esa obra es hoy ineludible y de una extrema actualidad. "Quise que la exposición fuera fiel a su obra, en armonía con el principios de sus «instrucciones»", explica el curador de la muestra, Thierry Raspail.

Por esa razón, porque el arte visual contiene el sonido -o lo inverso-, la música de Yoko Ono no fue "aislada" en el espacio de la muestra para ser escuchada: por el contrario, sale por todas partes. La artista aceptó de buen grado realizar su propia playlist, que el visitante puede mirar, es decir escuchar, como otra de sus "instrucciones".

La retrospectiva en el MAC de Lyon incluye un imponente catálogo de 496 páginas magníficamente ilustradas, en edición bilingüe inglés/francés, con textos de Yoko Ono traducidos por primera vez al francés.

Pero la programación cultural en torno a la muestra no terminará allí. El museo también propone diferentes miradas de la obra de la artista, que la sitúan en el contexto donde comenzó a crear, subrayan el sitio histórico que ocupa y muestran su actualidad.

Te puede interesar