Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Murió un oficial que fue baleado al intentar identificar a un ladrón

El hecho ocurrió en un sindicato donde la víctima hacía horas extras

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 10 de marzo de 2016
0

ROSARIO.- El oficial Mauro Mansilla no sobrevivió a las heridas que le produjo el proyectil que lo alcanzó en la sien cuando intentaba identificar a un ladrón mientras realizaba horas adicionales en la proveeduría de la Asociación de Empleados de Comercio, en el microcentro de esta ciudad.

A Mansilla, que tenía 35 años y revistaba en la comisaría 3a, le habían disparado anteayer, a las 17.30, en Corrientes al 300. Según explicó el titular de la organización gremial, Luis Batistelli, una pareja le dijo al oficial que habían visto a una persona que los había asaltado días atrás. "El policía acompañó a la pareja para identificarlo y detenerlo; cuando llegaron a Corrientes 377 le dispararon en la cabeza", dijo.

Mauro Mansilla
Mauro Mansilla.

En el primer piso de ese domicilio funciona un centro de salud en cuya escalera se había escondido el presunto ladrón. Según la reconstrucción del homicidio realizada por los investigadores a partir de las declaraciones de los testigos, se determinó que cuando el policía intentó subir el ladrón le disparó tres tiros; uno de los proyectiles lo alcanzó en la cabeza.

"Venía bajando las escaleras y lo único que escuché fueron tres explosiones", dijo una mujer que estaba en el centro de salud; agregó que vio al atacante huir a pie.

El policía fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), donde fue operado y quedó internado en la sala de terapia intensiva, en gravísimo estado. Ayer por la mañana murió.

Con los datos aportados por los testigos, un grupo de policías inició un intenso rastrillaje para dar con el autor de los disparos, aunque hasta anoche los investigadores todavía no habían detenido a ningún sospechoso por este caso.

Por su parte, fuentes del Ministerio Público de la Acusación provincial informaron que fueron secuestrados los dispositivos que contenían las imágenes captadas por las cámaras de seguridad privadas y públicas de la zona. Los investigadores del caso trabajan sobre ese material para intentar identificar al hombre que asesinó al policía.

Además de revisar las imágenes de las cámaras de seguridad, los investigadores cruzaban las descripciones del agresor aportadas por la pareja que acompañaba al policía y la empleada del centro de salud. Esta mujer afirmó que el agresor se había hecho pasar por un paciente que se interesaba por consultar a uno de los médicos que atienden en la institución.

Una mujer destrozada

Betiana, la esposa del uniformado asesinado, en una entrevista difundida por la Radio La Ocho, relató que su marido era policía desde hacía ocho años y que tenían una hija.

Sobre la gravedad de la herida de bala que sufrió su esposo, la mujer recordó que Mansilla había llegado en muy mal estado al hospital. "No estaba para nada bien. Los médicos lo sabían desde el principio, pero no sabían cómo decírmelo. Nunca pensé en este final. Siempre me decía, cuando se iba: «Te saludo todas las mañanas porque no sé si vuelvo». Yo le respondía que no me dijera eso", dijo Betiana en el reportaje.

"Cada vez que mataban a un policía yo pensaba que eso nunca me iba a pasar... y ahora lamentablemente me pasó", afirmó la mujer. "No sé cómo seguir. Tenía una pequeña esperanza de que pudiera salir. El trabajaba entre ocho y doce 12 por día. Muchos servicios adicionales", concluyó la esposa de la víctima.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas