Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Afirman que el país está cerca del pico máximo de dengue

Ayer, el ministro de Salud de la Nación, Jorge Lemus, informó que ya son casi 10.000 los casos confirmados

SEGUIR
LA NACION
Jueves 10 de marzo de 2016
0

Las autoridades sanitarias del país se reunieron ayer para revisar el estado de situación de los brotes de dengue en las jurisdicciones y el escenario esperable para las próximas semanas. "Estamos comenzando la etapa en que la epidemia hará su pico", indicó Jorge Lemus, ministro de Salud de la Nación, que presidió la reunión del Consejo Federal de Salud (Cofesa).

Varios ministros provinciales y especialistas en infectología convocados recordaban el colapso de los servicios de salud que provocó el virus hace siete años, cuando se superaron los 25.000 casos. Hoy, el 93,3% de los casos que se confirman son autóctonos (los pacientes tienen antecedentes de viaje reciente a alguna zona con alta circulación del virus).

"Al menos hasta el mes de mayo transitaremos un escenario favorable para la supervivencia de los mosquitos", comentó Zulma Ortiz, ministra de Salud de la Provincia de Buenos Aires.

En los 135 municipios provinciales se confirmaron hasta ayer 418 casos de dengue clásico (no grave o hemorrágico) con algo menos de la mitad (204) de casos autóctonos, además de cuatro casos confirmados de enfermedad por el virus del zika y uno de fiebre chikungunya.

"En este momento, es crucial que se involucre cada individuo y cada familia en la prevención del dengue", insistió Ortiz.

El escenario con el que se está trabajando es un ascenso en el número de casos por lo menos hasta fin de mes, que alcanzaría su pico máximo inmediatamente después de Semana Santa, con el movimiento turístico interno y a los países de la región con circulación viral, como Brasil, Paraguay o Bolivia.

Luego deberían comenzar a disminuir los casos, pero eso dependerá de las complicaciones climatológicas que puedan generar las lluvias con el fenómeno de El Niño.

"No sé si habrá tantos casos confirmados como en 2009 al finalizar la epidemia. Hasta la última actualización de las notificaciones que envían las jurisdicciones ya hubo casi 20.000 casos informados y nos estamos acercando a los 10.000 casos confirmados", explicó Lemus a LA NACION. "Recién después de Semana Santa sabremos si alcanzamos o no el ápice de la epidemia", indicó.

Descacharrado y aislamiento

Durante la reunión del Cofesa se acordó reforzar la presencia del Estado en las jurisdicciones e insistir en el descacharrado y el aislamiento de los pacientes.

"Estamos todos los días con más casos", comentó Eduardo López, miembro de la Comisión de Expertos en Dengue del Ministerio de Salud de la Nación. Insistió en la importancia de que el Estado, a través de las brigadas locales, concurra rápido a las direcciones y alrededores de las personas con síntomas, para fumigar y disminuir la población de mosquitos que podría reproducirse, que se les enseñe a los vecinos qué es el descacharrado y que la población consulte más precozmente.

"Todo cuadro de fiebre, con dolor muscular, similar a una gripe, pero sin tos, es dengue hasta que se demuestre lo contrario", sostuvo López, que también es jefe del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

Ahí se están recibiendo entre ocho y 10 consultas diarias desde todos los barrios porteños y el conurbano. En el Consultorio de Infectología (Mansilla 3120) se les extrae una muestra de sangre para analizar. El resultado está en 24 horas. "A este ritmo, este mes atenderemos más de 300 casos sospechosos", indicó López.

Además, aprovechó para aconsejar que los padres les pongan repelente a sus hijos porque muchos de los chicos se infectan en la plaza u otro espacio abierto.

"El Estado tiene que inducir e informar más activamente a la población con brigadas en el terreno para llegar con el descacharrizadodentro de las casas porque se trata de un mosquito domiciliario. Hay que trabajar todos los días para que la población tome conciencia de que tiene una canilla que pierde o un florero con agua atractivo para que el mosquito se reproduzca -sostuvo el especialista-. Lo peor que nos puede pasar como sociedad es que nos parezca normal que haya un caso más de dengue. Eso abre una puerta peligrosa para los virus del zika y la chikungunya, y la aparición de otro serotipo de dengue con casos más graves."

Una campaña protagonizada por taxistas

Large

Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

Ayer, los taxistas de la ciudad empezaron a repartir folletos elaborados por el Ministerio de Salud de la Nación para prevenir el dengue, el zika y la chikungunya. En los flyers se explica cómo prevenir la proliferación del mosquito Aedes aegypti, transmisor de estas enfermedades. "Los taxistas se convierten en agentes sanitarios naturales para aprovechar el contacto que tienen con toda la población, incluso con los sectores más críticos", dijo Luis Scervino, titular de la Superintendencia de Servicios de Salud.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas